• Carta abierta a Rafael Felgueroso: ¿Se pueden fiar los ciudadanos de la Sra. Moriyón?

    http://psoegijon.es/carta-abierta-a-rafael-felgueroso-se-pueden-fiar-los-ciudadanos-de-la-sra-moriyon/

    Si sus socios y antiguos amigos no se fían de la Sra. Moriyón, ¿se pueden fiar los ciudadanos? ¿Se pueden fiar sus compañeros de partido? ¿Se fía usted, Sr. Felgueroso? Pues, usted mismo.

    Yo tengo que reconocer que no me fiaría ni un ápice. En política la lealtad es una regla fundamental. Quien tiene el hábito de usar a los demás para sus intereses sin ningún rubor, lo seguirá haciendo. Sin duda. Habitualmente se creen con ese derecho.

    Me pide usted que rectifique. ¿El qué? ¿Ha leído usted bien mis declaraciones?  Si las hubiese leído se habría dado cuenta de que no había ninguna valoración ni presunción sobre el posible fallo judicial. Lo que yo hacía entonces, y hago ahora, es una valoración estrictamente política, sobre unos usos y unas formas de actuar.

    Sr. Felgueroso, más allá del fallo judicial, es muy poco edificante que la máxima responsable municipal del Ayuntamiento de Gijón se encuentre bajo sospecha y envuelta en líos judiciales como consecuencia de sus malas relaciones con sus antiguos  socios y amigos. Da respigos que esté al frente de la máxima institución de la ciudad alguien capaz de llevarse expedientes de pacientes y esgrimir como coartada un documento firmado por la esposa del fundador y actual diputado nacional de FAC.

    Y no, Sr. Felgueroso, no he sido yo, ni el PSOE, el que ha introducido el insulto, la insidia, las mentiras y las medias verdades, la persecución y las amenazas en la vida municipal. Sí, he dicho, las amenazas. No hemos sido los socialistas. No. Han sido sus compañeros de partido, la Sra. Moriyón y el Sr. Couto. Y si tiene usted mala memoria o una memoria selectiva no se preocupe, no tendré ningún problema en hacerle llegar un extenso dossier de prensa que lo demuestra.

    Pero dado que habla de la sentencia déjeme que le señale alguna cosa que sí tiene valor político y que sería necesario aclarar. Por ejemplo, la confirmación de la sustracción de 27 historias clínicas, que eran propiedad del centro sanitario y no de la Sra. Moriyón. O que, como se aprecia en la sentencia, se pueda concluir que la alcaldesa ha mentido en sus declaraciones de bienes y actividades ¿Va a corregir ahora su declaración de bienes? ¿Va a pedir perdón por llevarse unos documentos que no eran suyos?

    Sin duda el listón que le quedó a la Sra. Moriyón, al acceder a la alcaldía de Gijón, era muy alto. No le vamos pedir que emule lo que le es imposible de emular, pero ser la máxima representante de una ciudad exige rigor, integridad y responsabilidad.

    Pero más que el rigor, o la solidaridad, a la señora alcaldesa parece atraerle, de una forma que no puede evitar, la salsa rosa. No sabe separar lo privado de lo público, como demostró al montar su particular “show” en el salón de recepciones municipal para intentar confundir sus responsabilidades personales con un debate político, que nada tiene que ver con sus fallidos negocios.

    Por cierto, Sr. Felgueroso, alude usted en su declaración a una “impresentable actuación” mía “y desde hace mucho tiempo” en la redes sociales. Me temo que está mal informado. Ya ve, no creo que mienta. Simplemente está mal informado. Yo no poseo ningún perfil en las redes sociales. No encontrará ni una sola opinión mía en ellas. Si me quiere seguir me hallará en algunos artículos en los medios de comunicación, en ruedas de prensa y en la página Webb de mi partido. No en las redes. La próxima vez intente usted estar mejor informado, para no dejarme a mi la baza de decirle que miente. Claro que para ello debe hacer un esfuerzo mayor en el trabajo municipal y dedicarle, como mínimo, el tiempo que dedica a sus actividades privadas.

    Ángel  Calvo Cuesta.

    Vicesecretario de la Agrupación Socialista de Gijón.

Comments are closed.