• Como idiotas

    Dos son los ministros que nos tratan a los españoles como idiotas. Uno es el Sr. Wert y la otra la Sra. Fátima Báñez, ministra de empleo y seguridad social.

    La Sra. Fátima nos abruma con su desprecio. Es la misma que nos aconseja que nos encomendemos a la virgen del Rocío. Hay que reconocer que a ella le funcionó y, a pesar de su inutilidad, le trajo trabajo (El problema para todos nosotros es que ha sido como ministra de empleo y así  nos va).

    Mientras el paro crece y crece. Es cierto que algún día se llegará tocar suelo. Cuando todos estemos en paro, cuando vuelvan a sus países miles y miles de inmigrantes que habían encontrado en España un futuro y cuando nuestros jóvenes hayan emigrado en su mayoría, entonces la oiremos proclamar el milagro. No crecerán las cifras del paro. No crecerán porque ya no será posible.

    Para solucionar el paro la ínclita ministra fue la autora de la Ley de la Reforma laboral, la que permite sin coste que empresas como TENNECO que ganan dinero, puedan cerrar y mandar sus trabajadores al paro, la misma que nos deja a los trabajadores sin derechos, la misma que permite a Rajoy presumir en Japón de la bajada de los salarios de los españoles. ¿Habrá presumido también de los números del paro?

    Pero la Sra. Fátima Báñez presume de reforma laboral. En un año el paro creció en más de un millón de personas pero eso es un dato insignificante. La Ley es un éxito sin paliativos. No hay duda. Se ve en todas partes. Ella misma es un ejemplo de ese éxito.

    El éxito de la ministra es directamente proporcional al número de miles de parados que día a día aumentan en este país, E inversamente proporcional al desprecio que siente por todos nosotros.

    Por cierto, y hablando de Gijón, los datos de la evolución de desempleo en estos dos años son alarmantes. A la falta de compromiso del gobierno nacional para hacerles frente hay que sumar la dejadez y falta de impulso político de la Sra. Moriyón y la extrema derecha de la ciudad.

  • Seguros para delincuentes.

    ¿Cuándo se hace un seguro? Un seguro se hace cuando tenemos algo que creemos necesario asegurar, por ejemplo una casa, un coche, la vida… ¿Entonces qué seguro quiere hacer el FORO de Cascos para sus concejales, directivos y otros?  ¿Por qué es necesario asegurar a quienes cometen delitos? Cómo se puede querer contratar una póliza que da una cobertura de hasta 6 millones de euros a quienes, entre otras cosas, comenten acoso sexual, mobbing, difamación, humillación, incumplen las leyes de protección de datos, discriminan a trabajadores por su orientación sexual, religiosa o ideológica, etcétera, reservando hasta 150.000 € para restituir la imagen de los delincuentes.

    Como los ejemplos son siempre la mejor explicación, imaginémonos que en el futuro se entiende que la concesión a dedo de obras en la EMA, o la gestión a la carta del urbanismo gijonés no se ajustan a la ley y hay responsabilidades económicas. (No vamos a poner otros ejemplos más pedestres, aunque sean parte de la biografía personal de alguno de los concejales del FORO de Cascos) Pues eso es lo que se quiere cubrir con este seguro

    Este tipo de pólizas son simplemente una indecencia: no se puede destinar ni un euro de dinero público para asegurar responsabilidades que son exclusivamente privadas. Los socialistas no necesitamos, no queremos este tipo de pólizas. Hechas simplemente para cubrir la desvergüenza de delincuentes de cuello blanco.

  • Se quieren quedar con la EMA.

    Se veía venir. La perfecta campaña de descrédito de la EMA y de sus antiguos responsables, las mentiras, medias verdades y datos sacados de contexto, a los que es tan adicto el concejal del ramo y su periódico de cabecera, tenían sus objetivos.

    Primero deshacerse de la “Mesa de Contratación de la EMA” y de todos los filtros y controles que la empresa tenía a la hora de la contratación y del seguimiento de las obras (Hasta cuatro personas tenían que firmar cada certificación) Y así, una vez deshechos de todos estos engorros, y nombrados dos secuaces de confianza, ya pueden  dar las obras “a dedo”, a quien convenga: ya no es importante el presupuesto más bajo.

    Ahora ya sabemos uno de los motivos por los que se echó a alguno de los técnicos e ingenieros de la EMA.

    El otro objetivo de futuro de esta “troupe” será mejorar la gestión de la empresa “privatizándola”. Después del buen trabajo hecho, de la devaluación y descrédito de la empresa, ésta se vende a un precio comedido a unos “amigos” de Madrid o del País Vasco, e incluso, si hay suerte, igual pueden seguir al frente de la empresa. ¿Nos suena? Lo han hecho con todas las grandes empresas públicas nacionales, sobre todo con las que iban muy bien económicamente. Es la vieja escuela de la extrema derecha, ellos son España y como tal tienen derecho a todo. Todo es de ellos.

    Los socialistas hemos defendido durante décadas los derechos de los gijoneses y estemos en el gobierno o en la oposición seguiremos haciéndolo. Estaremos alerta.     

     

  • Los presupuestos de Rajoy para el 2013 nos recuerdan de que Gijón no existe.

    Los asturianos, y los gijoneses en particular, no somos una prioridad para el PP”

    En esta extraña carrera hacia el desastre social, Rajoy y los suyos han abandonado a  Asturias a su suerte. Y si Asturias es dejada de lado, Gijón es peor tratada aún.

    Resultarían cómicos los esfuerzos de Mercedes Fernández y de Ángeles Ahuja para explicar lo inexplicable, como han hecho estos días, sino fuese un tema tan doloroso socialmente hablando.

    Resulta dramático ese afán por defender los peores presupuestos para Gijón de toda la democracia. De contarnos las maravillas de la nada, mientras que otros que han devorado los presupuestos públicos y tienen déficits impresionantes, que se ha comido los bancos, las cajas y todo lo que tuviese algo que ver con lo público, siguen teniendo un trato preferente (véase Valencia, por ejemplo)

    Dos son las lecciones que los asturianos y gijoneses debemos sacar de todo esto: una, que no vale con cumplir con los requisitos y con la buena gestión, que el PP prima a los despilfarradores, y dos, que para el PP todos los españoles no somos iguales, los hay de primera y de segunda, y algunos de ninguna parte, que es como nos consideran a los ciudadanos de Gijón. Y esta consideración no solo es por su defensa de los grupos económicos más poderosos, y la persecución continua de los menos favorecidos, como se ve repetidamente en cada una de las medidas que toman, sino también por la discriminación que el PP realiza sobre algunos territorios.

    Asistimos a un proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2013, auténticamente decepcionante, injusto e insolidario. En él que se aplazan ‘sine die’ los accesos al Puerto de Gijón, con las “graves consecuencias negativas” que esto tendrá para la actividad económica portuaria, para la ciudad y para Asturias en general. En el que se aplaza, ahora hasta el 2015, el Centro Inserción Social de Instituciones Penitenciarias, con un presupuesto de diez millones de euros, que supondría una movilización importante de recursos. En el que la construcción de la Depuradora del Este sigue a paso de tortuga, y se acabará cuando se acabe, es decir, ya se verá. En el que no hay un solo euro para el Plan de Vías, y ni se anuncia ni se espera un proyecto “irrenunciable” para Gijón como es la nueva estación intermodal, entre otras muchas cosas… Es decir, Gijón no existe para el PP.

    Un presupuesto que además reduce las becas en 48 millones euros, con lo que menos gijoneses podrán estudiar gracias a ellas. Recorta en 200 millones los programas de ayuda a la dependencia, que se suman a los 600 millones menos del presente ejercicio, por lo que habrá menos personas dependientes atendidas, también en la ciudad, y que para rematar recorta en un 34,5 por ciento menos la partida de programas de fomento de empleo, con 2.000 millones de euros menos. El PP nos lleva al desastre, está desmantelando el estado de bienestar y acabando con los mecanismos de protección e igualdad social que nos habíamos dado a lo largo de estas últimos décadas.

    Y para coronar esta situación, en nuestra ciudad siguen siendo el sostén de un gobierno inútil, del que, por más que lo quieran eludir y con ello engañar a todos los gijoneses, son corresponsables.

    Dado este panorama los socialistas gijoneses nos comprometemos, a través de nuestro grupo parlamentario, a  presentar enmiendas durante la tramitación ordinaria del presupuesto. Esperamos que la responsabilidad prime en otros grupos políticos y permitan la mejora de este desafuero.

    .

    Ángel Calvo Cuesta.

    Vicesecretario General PSOE Gijón.

  • La regasificadora debe ponerse en marcha.

    Un gobierno del PSOE incluyó en los planes energéticos nacionales la construcción de una regasificadora en el puerto de El Musel. Resulta que ahora que la instalación está construida, un gobierno del PP hace todo lo posible para que no entre en funcionamiento y no ejecuta una obra sencilla que conecte la planta con la red nacional de gasoductos que pasa por Llanera, por cierto, son solo 11 km. de conducciones. El mismo gobierno del PP que apoya de forma decidida la regasificadora del puerto de Bilbao.

    La paradoja es que, esté en funcionamiento o no la instalación, la empresa propietaria, Enagás, ya está recibiendo compensaciones que pagaremos los contribuyentes. Si es la ciudadanía la que paga, ¿acaso no es preferible que la planta esté en marcha a que esté parada?

    Según los datos de la propia empresa, la inversión realizada es de unos 380 millones de euros y con la entrada en funcionamiento se crearían 120 puestos de trabajo, al mismo tiempo que se abriría un tráfico anual de unos 80 buques metaneros que significarían más actividad e ingresos para el puerto de El Musel.

  • Pedro Barbillo y el estilo Cascos.

    Al final son todos de la misma escuela, la escuela del simple matonismo: irrumpir en una rueda de prensa organizada por otro concejal (Ramón Gallego, concejal del PSOE) y usuarios de las piscinas afectados por el plan de cierre veraniego, con el único fin de afearles que hagan público su descontento es, por una parte, muy mala educación y, por otra, matonismo. Una forma de amenazar a quienes están en desacuerdo por los recortes en el deporte base, mientras sube, por cierto, el presupuesto del Patronato Deportivo Municipal

    Éste es el estilo de quien dirige el deporte local. No debería extrañar porque es el estilo FAC: o estás conmigo o contra mí. Se ve que los valores del deporte no han llegado ni a él ni a su partido.

  • FICXIXON: LOS CAPRICHOS SE PAGAN

    En un alarde de “matonismo cultural” FAC decidió dar un giro copernicano al acreditado Festival Internacional de Cine de Gijón.

    Esto no sólo significó una importante y negativa repercusión mediática, que hizo correr ríos de tinta dentro y fuera de nuestras  fronteras, sino que convirtió el 50 ANIVERSARIO del Festival en un descalabro que pasó con más pena que gloria para dolor de muchos incondicionales perjudicando, además, la imagen de la ciudad de Gijón.

    Los peores augurios que, en su momento, manifestamos, se han visto reflejados en la Memoria de Gestión del Ejercicio 2012 del Teatro Jovellanos en el que aparecen, de forma incontestable, los malos resultados, tanto de asistentes y proyecciones como económicos,  producto de la arbitrariedad con que se llevó a cabo el lamentable “nuevo proyecto”

    Algunos datos que reflejan lo antes dicho:

    –          La aportación directa del Ayuntamiento de Gijón al Festival de Cine estaba presupuestada en 136.700 € para la compensación de pérdidas a la que se añadían 150.000 € para la ¿celebración? de su cincuentenario. En suma 286.700 €.

    –          El resultado final fue una pérdida de 669.996,28 €, lo que supone un incremento del 130%

    –          No se puede achacar dicha pérdida, como pretenden, a los recortes en patrocinios y subvenciones ya que este capítulo supuso un menor ingreso de 178.000 € (de los que 70.000 € pertenecen a la no concesión de la subvención del Ministerio de Cultura por no haber sido presentada en plazo la petición de la misma)

    –          Por el contrario, si se puede achacar a la disminución del número de espectadores que se retrotrajo a cifras del año 2004 lo que produjo una disminución en taquilla de 27.400 € respecto al ejercicio 2011

    –          Sí se puede achacar, también, a un mayor gasto en Personal. Fácil conclusión si se entiende que hubieron de ser contratadas tres personas para lo que antes hacía una.

    –          Sí se puede achacar, también,  a una desesperada captación de voluntades a través de contrataciones, tanto de películas como de artistas, a los que no se les discutió ni el cuanto ni el cómo, como venía siendo habitual en ejercicios anteriores.

    –          En resumen: MUCHO MÁS DINERO MUNICIPAL PARA MUCHO MENOS Y MUCHO PEROR FESTIVAL DE CINE.

    Desgraciadamente, este es sólo un ejemplo más de los caprichos del hormiguero que nutren de improvisación y falta de criterio muchos ámbitos de la realidad gijonesa.

  • ¿Se pueden fiar los ciudadanos de la Sra. Moriyón?

    Si sus socios y antiguos amigos no se fían de la Sra. Moriyón, ¿se pueden fiar los ciudadanos?

    Nosotros tenemos que reconocer que no nos fiamos ni un ápice. En política la lealtad es una regla fundamental. Quienes tienen el hábito de usar a los demás para sus intereses sin ningún rubor, lo seguirán haciendo. Sin duda. Se creen con ese derecho.

    Más allá del fallo judicial, desde el punto de vista político, es muy poco edificante que la máxima responsable municipal del Ayuntamiento de Gijón se encuentre bajo sospecha y envuelta en líos judiciales, como consecuencia de sus malas relaciones con sus antiguos  socios y amigos. Da respigos que esté al frente de la máxima institución de la ciudad alguien capaz de llevarse expedientes de pacientes y esgrimir como coartada un documento firmado por la esposa del fundador y actual diputado nacional de FAC. Alguien capaz de mentir en su declaración de bienes.

    Sin duda el listón que le quedó a la Sra. Moriyón, al acceder a la alcaldía de Gijón, era muy alto. No le vamos pedir que emule lo que le es imposible de emular, pero ser la máxima representante de una ciudad exige rigor, integridad y responsabilidad. Pero más que el rigor, o la solidaridad, a la señora alcaldesa parece atraerle, de una forma que no puede evitar, la salsa rosa. No sabe separar lo privado de lo público, como demostró al montar su particular “show” en el salón de recepciones municipal para intentar confundir sus responsabilidades personales con un debate político, que nada tiene que ver con sus fallidos negocios.

  • A Tocateja.

    El PP pagaba. A tocateja.

    Hasta que se vio obligado a cesar al Sr. Tesorero, el de la contabilidad B de Bárcenas, pagó 724.204 €, a pesar de que el susodicho Luís ya no trabajaba para el partido. ¿Qué le pagaba? ¿Su silencio?
    La Omertá le ha costado mucho dinero y en muchas ocasiones a la derecha. ¿Cuántos más hay que Bárcenas? ¿Alguno o alguna serán además ministras?
    En estos tiempos tan duros el PP no tiene problemas de tesorería, puede pagar finiquitos, sobresueldos, llevar a cabo campañas electorales ostentosas, pagar viajes a sus tesoreros a paraísos fiscales y todo ello en diferido. Sin responsables, sin vergüenza y sin respeto por los españoles. Como máximo con respeto al que dirán los alemanes de Ángela

  • Lucía y el P.G.

    En una entrevista realizada en El Comercio del 2 de junio de 2011, pocos días antes de ser nombrada concejala de urbanismo del Ayuntamiento de Gijón, Lucía García Serrano decía: “en el programa de FAC manifestamos nuestra intención de que bajo ningún concepto queremos colaborar a parar la actividad económica del sector de la construcción… Sería muy irresponsable paralizarlo y empezar de nuevo, con lo que ello supone. Si hay temas con los que no estamos de acuerdo, como los relacionados con la zona rural, trataremos de retomarlos…”

    Son declaraciones con una cierta sensatez que contrastan con las actuaciones y declaraciones de estos tiempos. ¿Qué existe detrás de este ataque frontal contra el PGO, que pone contra las cuerdas a un montón de empresas de la construcción gijonesas y podría suponerle un coste económico (quiebra dicen algunos) importantísimo al Ayuntamiento de Gijón? ¿Todo esto a cambio de qué?

    Una gestión con sentido común de los problemas judiciales ya surgidos, o que pudiesen surgir en el futuro, puede llevarnos a dar con una respuesta sensata, consensuada por todos los grupos políticos municipales, que aporte al Ayuntamiento de Gijón seguridad jurídica. Incluso esta respuesta puede perfectamente abrir la posibilidad de modificar el Plan General actual y adaptarlo a los nuevos momentos de crisis económica.

    No creemos en actuaciones “inocentes” cuando se trata de FAC. Ya lo hemos visto en su gestión del proyecto de restauración de fachadas y esperemos que esta nueva postura no oculte “extraños intereses” Pero la responsabilidad no es solo de FAC, también la tiene el PP. Con su dejar pasar, terminan siendo los certificadores finales y colaboradores necesarios de la ineptitud de FAC.

    En fin es preciso recordarles a todos, y más concretamente a la concejala de urbanismo y a la señora alcaldesa, que un grave “error” de gestión del PGO, estando como están reiteradamente avisadas, supone, supondrá, responsabilidades. Graves responsabilidades individuales si sus intereses de grupo político perjudican gravemente el bien común.

Página 1 de 212