• Opinión - Alberto (portada)

    Una pista para hacer barrio

    • Artículo de Alberto Ferraao publicado hoy en El Comercio

    El gobierno de FORO, capitaneado por Carmen Moriyón, permanece impávido e impasible ante las demandas de la ciudadanía y culpabiliza de su apatía, y con ello de la parálisis del Consistorio, a la labor ejercida con responsabilidad y coherencia por parte de la oposición. La imposibilidad del gobierno de FORO de llegar a acuerdos para aprobar unos presupuestos, o unas modificaciones del prorrogado, ajustados a las necesidades de la sociedad, es culpa del gobierno de FORO. De nadie más. Nuestro Ayuntamiento no puede jugar con el dinero de todos los gijoneses y gijonesas. No puede haber interrogante alguno en un presupuesto municipal porque en esas cifras está el dinero de todos y de todas. Hacerlo, y acompañar a una gobernanza que se mueve a golpe de improvisación, es una irresponsabilidad que no nos podemos permitir, es firmar un cheque en blanco que condiciona el futuro de nuestra ciudad.

    La alcaldesa y el grupo de concejales de FORO conforman un gobierno apático, sin capacidad para cumplir con la ejecución presupuestaria en un municipio con grandes necesidades y con una ciudadanía activa que precisa y demanda servicios e infraestructuras. Infraestructuras como la pista polideportiva cubierta de Cimavilla, una instalación comprometida para el vecindario gracias al apoyo, en agosto de 2015, hace ya tres años, del PSOE en el Pleno municipal. Una pista necesaria para el barrio y para el alumnado del centro educativo, que desde las filas socialistas reclamamos con todas nuestras fuerzas, como lo hacemos con otras inversiones aparcadas por el arrítmico baile del gobierno de FORO, parado durante años y queriendo correr sin sentido en los últimos meses, sin saber a dónde quiere ir y cómo lo quiere hacer. Reclamamos la pista polideportiva porque Cimavilla necesita un lugar cubierto con capacidad para realizar actividades que hagan barrio, que hagan ciudad. Porque los centros educativos precisan de una instalación fundamental como es un patio de recreo digno, en donde los pequeños y pequeñas disfruten de un tiempo que permite el juego y el aprendizaje. Porque hace falta una instalación deportiva que favorezca la actividad física, la identificación colectiva y la dinamización social. La reclamamos, como también reclamamos una política sin ambigüedades, donde  existan proyectos presupuestarios coherentes y viables, donde se lleven a cabo los acuerdos del Pleno y se tengan en cuenta las necesidades presentes y futuras de la ciudadanía, alejándose de improvisaciones e interrogantes.

    FORO gobierna. Que lo haga. Que deje de echar culpas y evitar responsabilidades. Estamos en tiempos alejados de absolutismos y verdades universales, en momentos en donde se debe abogar por diálogos y acuerdos que permitan el consenso, y se debe hacer sin interrogantes, sin chisteras de las que no se sabe si van a salir conejos, palomas o el vacío al que está acostumbrado FORO.

     

     

     

     

     

  • Olmo

    Un deporte en igualdad de condiciones

    • Artículo del secretario de Movilización y Acción Política, Olmo Ron Prada publicado en La Nueva España de Gijón

    El pasado 3 de mayo en la Agrupación Municipal Socialista de Gijón tuvimos la ocasión de escuchar a varias representantes del deporte femenino de nuestra ciudad. En cualquier ámbito de la vida la sociedad en conjunto reclama igualdad real, pero curiosamente cuando nos referimos al deporte esto no sucede, y no  hay atisbo de  cambio al respecto. Debemos ser conscientes de la necesidad de que toda la población se implique para remediar esta injusticia.

    Uno de los principales problemas que hay que afrontar es la visibilidad y actividad de los equipos femeninos, esto es esencial para que los patrocinadores colaboren económicamente y que esa actividad deportiva sea factible. Por ello es necesario que desde los medios  de comunicación se encuentren espacios, para informar y transmitir sus actividades deportivas.

    No se nos escapa que sería imposible pensar que los deportistas profesionales tuvieran que entrenar después de una jornada laboral, o que después de una semana de trabajo les exigiéramos que tuvieran un rendimiento del 100% a la hora de competir. Efectivamente la remuneración económica en algunos deportes profesionales no es como para dedicarse exclusivamente a la actividad deportiva, pero es indiscutible que la diferencia salarial entre hombres y mujeres que realizan la misma práctica deportiva es abismal, por ello las instituciones deben de tomar medidas.

    Pongo como ejemplo la medida adoptada por la selección de futbol de Nueva Zelanda, en ella equiparará  el salario entre hombres y mujeres. ¿Por qué nuestras instituciones no son capaces de entender algo que es lógico, como lo es que ante una misma actividad un hombre y una mujer deben de tener los mismos derechos?

    De la misma manera hay que buscar una fórmula en la que aquellas deportistas que se vean obligadas a compatibilizar su actividad deportiva con la laboral, ésta se vea favorecida con reducción de jornadas laborales, ayudas fiscales o favorecer la contratación de deportistas profesionales.

    Otra problemática a las que se enfrentan muy a menudo nuestras deportistas, es la utilización de espacios e instalaciones deportivas, en la que en muchas ocasiones su cesión está orientada a favorecer a los equipos masculinos. Tanto desde el Ayuntamiento de Gijón como desde Gobierno del Principado de Asturias deben asegurar que sus instalaciones puedan ser usadas en equidad en cuanto a fechas y horarios.

    Como sociedad tenemos la obligación de no poner ningún tipo de excusa para la equiparación real de derechos entre hombres y mujeres, y no podemos dejar que el deporte sea un reducto de la discriminación de género.

     

  • Opinión - Lara (portada)

    La concejala de Cultura, ¿no sabe o no quiere?

    • Artículo de la concejala del PSOE, Lara Martínez, publicado hoy en El Comercio

    Pocas responsabilidades habrá tan vocacionales como aquellas que tienen que ver con la gestión de la cultura. Pocas responsabilidades habrá donde la trayectoria más valiosa de quien las ostenta deriva de su “ser” y no de su “hacer”. Donde es imposible ponerse al día en los conocimientos porque lo más valioso son las experiencias, donde de nada vale el ejercer si detrás no hay un creer, donde de nada sirve gestionar si en el ánimo no está cooperar. Para casi todo en esta vida puede uno actualizarse, excepto para sentir.

    Y Gijón necesita sentimiento, pulso, empuje, actualización, altura de miras y aspiraciones. Gijón debe responder a los retos inmediatos y a los de futuro, a las cuestiones locales y a las globales, estar a la altura de problemas resolubles y plantear dilemas complejos. Sólo en la tensión de la dificultad se encuentra el camino hacia la mejora. Conformarse no es una opción. Mantenerse tampoco. Sólo en el diccionario de la mediocridad aparecen estos términos.

    Y Gijón lleva años conformándose. Cuando quien gobierna aspira solo a mantener el statu quo, condena a Gijónal más irremediable de los atrasos. Vivimos una época en la que el riesgo de caer en un estilo franquiciado de ciudad es más que elevado. Esos principios rigen la planificación actual de muchas ciudades y las abocan a convertirlas en ficciones físicas y no en construcciones sociales. Es decir, cuando la Sra. López Moro, concejala de Cultura de la ciudad, a final de este mandato exhiba como su mayor logro la rehabilitación de dos edificios de usos culturales del centro de la ciudad, demostrarásus limitados conocimientos en la materia y la escasa ambición que ha caracterizado su mandato. Una ciudad como la nuestra no puede ser concebida como un tablero en el que rellenar casillas con contenedores culturales carentes de usos definidos y ajenos a la realidad social en la que se enmarcan.

    Quiero para mi ciudad un futuro en el que se tengan en cuenta nuevas perspectivas culturales, en el que tengan espacio nuevas formas de gestionar cultura, diferentes modos de entender el ejercicio de la ciudadanía, en el que la energía educadora y las creatividades sociales generen espacios de intercambio intelectual inesperados y en el que la ciudad no sea sólo un espacio físico sino una realidad social. Y todo ello pasa por decisiones mucho más terrenales, por el trabajo y la asunción de responsabilidades convencidas y convincentes. Por repensar el modelo actual de la Fundación Municipal de Cultura, por redefinir la función social de la Universidad Popular, por afrontar una programación en el Teatro Jovellanos en la que la creación de públicos recupere su protagonismo, por repensar el modelo de gestión cultural y turística de la ciudad, por afrontar el futuro de los museos de la ciudad con políticas del siglo XXI, por entender que las bibliotecas ya no son espacios de culto, sino lugares para una ciudadanía informada y global, por buscar soluciones a problemas acuciantes como la brecha digital o el acceso a la cultura… Mientras quienes llevan las riendas de la cultura institucional en esta ciudad no entiendan que estos son algunos de los desafíos más importantes en el corto plazo estaremos perdiendo el tiempo.

    En el pleno del pasado miércoles, la concejala de Cultura de esta ciudad tuvo una excelente oportunidad de poner sobre la mesa cuáles son las directrices que rigen la política cultural de Foro para Gijón. No supo. Cuando la responsable de los asuntos culturales de la ciudad no es capaz de mantener un debate serio sobre las cuestiones más importantes en esta materia es que algo grave está pasando.

  • Opinión - César (portada)

    Hablar y no hacer

    • Artículo del concejal socialista, César González, publicado hoy en El Comercio

    Pasan los meses y nos acercamos a la recta final del mandato sin mayor novedad. El gobierno forista sigue en su permanente huida hacia no se sabe dónde y ni siquiera ha sido capaz de elaborar un Plan Económico-Financiero que aclare el escenario presupuestario al que nos enfrentamos en un futuro inmediato, incumpliendo su compromiso de presentar dicho documento en el mes de marzo. Ahora nos dicen que para julio.

    Así todo, nadie puede esperar que ese plan saque de la atonía a un gobierno caracterizado por convertir en papel mojado sus propios presupuestos, incumpliendo de paso la Ley de Estabilidad Presupuestaria, una ley que está asfixiando a los ayuntamientos y que, por cierto, cuenta con el apoyo explícito del único parlamentario de FORO en el Congreso de los Diputados.

    Proyectos como la pista polideportiva de Cimavilla, los accesos a Nuevo Roces, la escuela infantil del Cabrales, la remodelación de las calles Río de Oro, Pablo Iglesias y Manuel Llaneza, el campo de fútbol femenino o el centro de servicios para Los Campones han tenido reflejo presupuestario en varios ejercicios y seguimos esperando por ellos. Sería recomendable que la concejala responsable del ramo revisara los datos de ejecución de inversiones en los últimos años.

    Tampoco cumple con lo prometido a sus socios de Podemos cuando esquilma la partida para renta social hasta 1,6 millones de euros. Ni lo hace, por poner algún ejemplo, con los vecinos y vecinas con los que se comprometió a reformar el Hogar de Ceares, a construir una escuela infantil en El Llano, a adquirir los campos de fútbol de Francisco Eiriz o a remodelar los patios de La Camocha. Ni lo hace con los y las trabajadoras de seguridad del Botánico, de conservación de viaria o del servicio de notificaciones municipal (son solo los ejemplos más recientes) cuando permite a las empresas adjudicatarias campar a sus anchas y la única solución a los recurrentes incumplimientos es la finalización de los contratos.

    Ni siquiera la prolija fábrica de argumentarios de FORO puede ocultar tanto incumplimiento, aunque la responsabilidad es compartida con aquellos que a izquierda y a derecha, desde Podemos y Ciudadanos fundamentalmente, sirven de muletilla para sostener a quien prioriza la contención del gasto y la amortización de la deuda siguiendo la senda marcada por Montoro. Del dicho al hecho…

  • Opinión - César Herrerías (portada)

    Contaminación, ecologismo y ecología industrial

    • Artículo de César González Herrerías publicado en La Nueva España

    En la facultad de biología de la Universidad de Oviedo nos explicaban las diferencias existentes entre la ecología industrial, como disciplina científica, y el ecologismo, como ideología política. La ecología industrial propone un modelo de economía circular y sostenible que implica una menor presión sobre los recursos naturales y una reducción de la contaminación generada en los procesos industriales a través del uso de todas las tecnologías disponibles.

     El ecologismo, por su parte, constituye una ideología, esto es, un conjunto normativo de creencias y valores en base a los cuales se construye una visión de la realidad y una estrategia para transformarla. La ecología, como ciencia, debe ser objetiva. El ecologismo, como ideología, posee un ineludible carácter subjetivo. Desde una óptica ecologista, la movilización ciudadana es fundamental para poner de manifiesto la existencia de un problema de contaminación que afecta a la salud pública. Pero si además de llamar la atención de las instituciones, aspiramos a encontrar una solución factible que no comprometa a la actividad económica, es necesario aplicar los fundamentos de la ecología industrial, de la ingeniería, de la ciencia en definitiva.

    Desde esta perspectiva, la solución al problema de la contaminación en Xixón pasaría en primer lugar por un análisis técnico de la situación,  basado en datos objetivos, que incluya tanto factores medioambientales como económicos y sociales. Es preciso identificar con claridad las instalaciones y procesos contaminantes, realizando estudios de prospección tecnológica con el fin de determinar si existen alternativas viables que conduzcan a su modernización y la consecuente reducción de emisiones.

    Posteriormente habrán de buscarse vías de financiación ventajosas para la implantación de dichas tecnologías o el desarrollo de otras nuevas mediante la puesta en marcha de proyectos de I+D+i. Esta premisa de objetividad en el análisis debe ser válida para el gobierno y  la administración, pero también para el resto de partidos políticos y las organizaciones ecologistas.

     La administración debe garantizar la existencia de una red de estaciones de medición en correcto funcionamiento, cuya ubicación refleje los valores reales de los agentes contaminantes. Asimismo, debe emplear todos los mecanismos legales para garantizarel cumplimiento de la normativa medioambiental por parte de las empresas, disponiendo de los medios técnicos y humanos que sean necesarios.

     Los partidos políticos y organizaciones ecologistas, por su parte, habrán de adoptar el compromiso de avanzar para llegar a acuerdos dejando a un lado criterios electoralistas e intereses particulares. Por último debemos ser capaces de convencer a las empresas de que aplicar los criterios de sostenibilidad ambiental para la mejora de sus procesos productivos no supone una amenaza para su actividad, sino una ventaja competitiva que ofrece una oportunidad real de crecimiento.

    Hay quienes relegan a un segundo plano las cuestiones de tipo social y medioambiental. Otros aspiran a capitalizar el descontento vecinal con fines partidistas. Pero frente a estas posiciones existe una propuesta ecosocialista que parte del convencimiento de que es posible conjugar el desarrollo industrial con la justicia social y la protección del medioambiente.

  • Iván_c

    Reflejo del trabajo realizado

    • Artículo del secretario general del PSOE Gijón, Iván Fernández Ardura, publicado hoy en El Comercio

    Hay noticias que son noticia para la gran mayoría de la sociedad, pero para otra minoría es el reflejo del trabajo realizado. Hay partidos que se basan en números y hay partidos que se basan en realidades. Hay partidos que buscan medallas individuales y otros que buscan logros para la sociedad, sin medallas, porque su medalla es seguir trabajando por la ciudadanía e intentar satisfacer, dentro de las posibilidades, sus necesidades. Eso es  trabajar para la sociedad, para sus necesidades. Se puede llamar a los medios para vender medidas que se prolongan indefinidamente en el tiempo como puede ser el metrotren, para fotografías de actos de marketing como nos acostumbra la Alcaldesa, o bien se puede trabajar, trabajar con preocupación por la gente, con empatía, trabajando con el único fin de lograr las medidas que se consideran más adecuadas para las diversas realidades que afectan a las personas, teniendo siempre en cuenta la disponibilidad económica existente.

    Nuevo Roces es un barrio de Gijón, un barrio de nuestra ciudad. Joven, recién creado, que precisa, necesita y demanda infraestructuras adecuadas para seguir construyendo esa ciudad por la que veló y sigue velando el Partido Socialista, por esa ciudad con infraestructuras de proximidad, de cercanía, que cubran las necesidades de las personas. Por eso a la Escuela de Infantil y al Centro de Salud, se une la creación de un Centro Educativo que satisfaga las necesidades formativas del barrio. Un centro necesario para las personas, para los niños y las niñas, para las familias, para la conciliación y la calidad de vida.

    Es momento de alegría, no de medallas. Es momento de sonreír por las familias de un barrio vivo. Es momento de satisfacción por el trabajo realizado. Es momento de empezar a seguir trabajando por las personas, porque el presente ya es pasado y el siguiente reto es el mismo que el de ayer, trabajar por y para las necesidades de la sociedad.

  • Santos Opinión 1

    Plan de vías, no es momento de celebraciones

    • Artículo del secretario de Economía e Innovación, Santos Tejón, publicado hoy en La Nueva España

    Dentro de poco vamos a asistir a la firma del convenio para el nuevo plan de vías que pretende resolver una de las grandes carencias de Gijón, la falta de una de estación terminal intermodal.

    Entiendo que se han dado pasos por un compromiso por parte de las administraciones desde que la ministraPastordijera que Gijón había perdido el norte haciendo un desafortunado juego de palabras a costa de la sociedad Gijón al Norte. Entre tanto nuestra ciudad ha perdido un tiempo valioso.

    Por medio han quedado interminables discusiones sobre el modelo a implantar, esto unido a los problemas presupuestarios y a los planes de infraestructuras bloqueadoshan tenido paralizados los planes de conexión ferroviaria durante 7 años desde que se inauguró la eterna estación provisional. Sin cuestionar el actual plan que se ha puesto sobre la mesa tengo claro que los gijoneses no podemos esperar más, tenemos que empezar ya a trabajar sobre este plan, por medio nos queda 7 años entre la aprobación del proyecto y la ejecución del mismo en el caso más optimista.

    No tenemos nada que celebrar por esta firma, el acuerdo de las administraciones soló supone un acuerdo, necesario eso sí, que debemos vigilar para que se cumpla financieramente (814 millones estimados) como en plazo (finalización en 2024). De su cumplimiento depende no solo la interconexión futura de nuestra ciudad con el resto de España tanto en tren como en autobús, sino también la movilidad interna del municipio y el plan urbanístico, tendremos que trabajar sobre obras a medio ejecutar que ya nos condicionan futuros planes de movilidad como la recuperacióndel metrotrén como vía de vertebración entre las zonas Este y Oeste, teniendo en cuenta la integración total de los barrios del oeste tras el soterramiento de las vías.

    Debemos ser rigurosos y no darnos palmadas en el hombro antes de tiempo, de nada sirve decir que se va a vaciar de agua los túneles del metrotrén si vamos a tener que esperar otros siete años más a ver completado los planes de conexión hasta Cabueñes. Falta también saber cómo se resolverá el precio de venta de los terrenos del “Solarón” ya que condicionará la liquidez del municipio.

    El problema es que no podemos ser tan optimistas como el gobierno de FORO porque no sería la primera vez que los ministros populares han dado plazos de finalización que no se han cumplido antes de una convocatorio electoral, curiosamente no hay ningún compromiso de inversión hasta después de las elecciones generales.

    En definitiva, no tenemos nada que celebrar hasta que los trenes de alta velocidad vuelvan a llegar al corazón de Gijón, para resolver la actual inacción queda mucho trabajo por delante y confiar en que las buenas palabras sean compromisos.

     

     

     

  • Opinión - Alberto (portada)

    Día Mundial del Teatro

    • Artículo del secretario de Educación y Cultura de la Agrupación Socialista de Gijón, Alberto Ferrao, publicado en El Comercio

    El teatro es teatro gracias a personas que interpretan, dirigen, componen, decoran, iluminan, maquillan…y a personas que lo disfrutan en una butaca. Porque el teatro es eso, personas. Unas ensayando, representando o pisando las tablas desde el amateurismo, otras emocionándose viendo una obra escénica. Son parte del teatro. Como lo son aquellas que viven de su trabajo dentro de la escena, que tienen en ella sus años de formación, su manera de vivir, su sustento económico. Las profesionales del teatro. En Asturias cerca de cuarenta compañías profesionales construyen sueños y emociones, y también actividad económica. La cultura, y en ella el teatro, no solo es creación, producción y consumo, también es generadora de tejido empresarial y riqueza económica – en 2016, 114.099 empresas culturales españolas generaron un 3% del empleo y más de veintiséis mil millones de euros – y generadora social, con fuerza para conseguir comunidades más justas, mejorar los niveles de calidad de vida y aumentar el bienestar de la ciudadanía. La cultura, y en ella el teatro, tiene una dimensión holística que crea tejido económico, industrial y social, pero sobre todo es un derecho contemplado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

    El teatro proviene del griego, Theátron, lugar para contemplar. Contemplemos como FETEN y Danza Xixón, con un equipo humano excepcional, siguen creciendo tras la convicción de los ayuntamientos socialistas de la capacidad formativa que tienen las artes escénicas. Contemplemos el Circuito de Artes Escénicas, nacido de un gobierno autonómico socialista, donde cuarenta y cuatro equipamientos, cuatro en Xixón, programan cientos de funciones profesionales por Asturias. Contemplemos como el buen hacer de las compañías escénicas gijonesas mantienen la calidad de sus producciones satisfaciendo a todos los espectadores.

    Frente a esto contemplemos  como al  gobierno local de derechas, encabezado por FORO, se le acaban las inercias del pasado, destapando sus carencias para capitanear acciones que estimulen la economía, la creación o la valoración de la cultura como eje dinamizador de cambio social. Sin políticas culturales para un modelo de ciudad activo, dinámico y creativo, donde la accesibilidad universal a la cultura sea un objetivo irrenunciable, generando cohesión social y sentido de pertenencia con mayor presencia de la industria cultural de proximidad, donde la gestión coordinada de equipamientos aúne fuerzas y recursos, y donde la cultura sea un factor de desarrollo económico y social, no solo un espacio de consumo.

     

  • Opinión - Begoña (portada)

    8M: Gestos y realidad

    • Artículo de la concejala, Begoña Fernández, publicado hoy en El Comercio con motivo del Día Internacional de la Mujer

    El 8M paramos las mujeres y los hombres que consideramos necesaria y justa la lucha feminista por alcanzar una igualdad real entre mujeres y hombres. Con esta iniciativa, el movimiento feminista, los sindicatos mayoritarios y los partidos políticos de carácter progresista están intentando dar contenido a la política de igualdad que, desde que gobierna el PP, es una hoja en blanco.

    Y es que de nada sirven los gestos, ni las declaraciones públicas, ni tener mujeres en los gobiernos, si no se desarrollan políticas públicas que favorezcan la transformación social. Desde que el Partido Popular gobierna en España la implementación de las políticas que se establecen en la Ley de Igualdad y la Ley contra la Violencia de Género ha sido paralizada.

    Incluso ahora, que la minoría parlamentaria del PP obliga al ejecutivo a adoptar algunas medidas, como el Pacto contra la Violencia de Género, la noticia es, precisamente, la falta de aplicación de lo pactado.

    Los enormes recortes presupuestarios realizados en la aplicación de la ley de la dependencia y en las políticas activas de empleo han sacrificado especialmente a las mujeres, que soportan mayores niveles de desempleo y más responsabilidades familiares.

    El PP desde el gobierno de España gestiona la aplicación del sacrificio, nada más. Saben que no es preciso derogar leyes, como la de igualdad, que no apoyaron durante su tramitación. No aplicándolas se mueren solas.

    Desde que el 1 de enero de 2014 las movilizaciones del Tren de la Libertad, tan vinculadas a Asturias y a Gijón, consiguieron frenar la Ley Gallardón, el movimiento feminista es más consciente de su capacidad de movilización. Por eso, los representantes del partido en el gobierno no deberían mostrarse tan sorprendidos de los paros y movilizaciones que están organizadas con motivo del 8 de marzo, en un contexto de reivindicaciones feministas en todo el mundo.

    Las mujeres no nos conformamos con la precariedad de nuestros empleos, con la insuficiencia de los recursos públicos para la educación infantil o la atención a las personas con discapacidad. No nos resignamos ante la violencia de género. No aceptamos que la prostitución sea un trabajo. No nos vemos suficientemente representadas donde se toman decisiones. No consideramos razonable que se nos pidan más esfuerzos para ser tratadas con igualdad. Y no entendemos, que ya bien iniciado el siglo XXI, un gobierno pueda creer que se puede gobernar ignorando la realidad que vivimos las mujeres.

    Este 8 de marzo, la realidad de las mujeres se lanza a la calle, para que quienes sólo hacen gestos sepan que, esta vez, no va a ser posible.

  • opinion-natalia-portada

    Sin voluntad política nunca lograremos la igualdad

    • Artículo de la diputada del PSOE en el Congreso de los Diputados, Natalia González, publicado hoy en La Nueva España

    La celebración del 8 de marzo “Día Internacional de las Mujeres”, consigue que los medios de comunicación, los partidos políticos, las instituciones y otras entidades, se sumen al discurso de la lucha por una igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Son innumerables las campañas, actos, iniciativas y artículos que, de una forma u otra, ponen la lupa sobre la situación de desigualdad que aún persiste en nuestra sociedad, evidenciando todo lo que queda por avanzar.

    Desde este espacio, me sumo y les doy la bienvenida, aunque en algunos casos, sólo sea por unos días y, ese interés, se deba, sobre todo, a una cuestión estratégica, ya que no sería políticamente correcto, no hacerlo.

    Este año el 8 de marzo está siendo especialmente reivindicativo. Tal vez porque los sindicatos mayoritarios y las asociaciones estudiantiles han recogido el testigo de la huelga feminista, convocando paros y sumándose a sus movilizaciones. Quizás porque la falta de iniciativa del gobierno de la nación para abordar la desigualdad laboral, la brecha salarial y su repercusión sobre las pensiones de las mujeres, o su letargo para poner en marcha las medidas aprobadas bajo la denominación Pacto de Estado contra la Violencia de Género, hacen que la lucha frente a estas cuestiones deba ser permanente.

    Sea por lo que sea es una oportunidad que tenemos que aprovechar para trasladar al conjunto de la sociedad que no seremos un país plenamente democrático si no garantizamos los derechos humanos de más de la mitad de la población, que el aumento de la tasa de actividad femenina es imprescindible para el crecimiento de nuestra economía o que las mujeres no podemos seguir desarrollando en exclusiva la responsabilidad de las tareas de cuidado que asumimos, casi sin darnos cuenta, desde la infancia.

    Se trata de cuestiones básicas que no se pueden abordar desde la impostura, que precisan de una decidida voluntad política e institucional que va mucho más allá de las necesarias campañas de sensibilización. Una tarea en la que tenemos que trabajar diariamente desde nuestra responsabilidad, y en la que no podemos permitirnos ni un solo retroceso.

    La falta de corresponsabilidad en los cuidados, que lastra la incorporación y la permanencia de las mujeres en el mercado laboral, no se puede atajar sin permisos de maternidad y paternidad, iguales e intransferibles, que faciliten la incorporación de los hombres a las tareas de cuidado. Es necesaria una regulación y un diálogo social que apuesten decididamente por formas flexibles de trabajo, ligadas a la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, garantizando su voluntariedad y un uso ponderado entre hombres y mujeres. Asimismo es necesario garantizar el desarrollo de una red de recursos y prestaciones dirigidas a facilitar el cuidado y atención de menores y dependientes.

    El incremento de la tasa de actividad femenina precisa de la puesta en marcha de acciones que fomenten la centralidad en el empleo de las mujeres, que atajen la brecha de género que persiste en su acceso a la ciencia y a la tecnología, y que acaben con la precariedad laboral, garantizando por ley la igualdad salarial.

    Finalmente será imposible avanzar en la lucha contra la violencia de género y otras violencias machistas, si no empezamos por cumplir con lo comprometido, habilitando el presupuesto necesario para poner en marcha las medidas aprobadas en el Congreso de los Diputados.

    Por esas cuestiones y por muchas otras que están en la base de esa persistente desigualdad que sufrimos las mujeres, tenemos que movilizarnos, haciéndolo de la mano del movimiento feminista, de ese movimiento organizado de mujeres que está detrás de cada uno de los avances conseguidos. Que con su trabajo y aportaciones contribuyeron a la aprobación de leyes pioneras, como la Ley Integral contra la Violencia de Género o la Ley de Igualdad y que con su lucha impidieron importantes retrocesos, en nuestro derecho a decidir.

    Estoy segura de que el ocho de marzo seremos muchas las personas que secundaremos los paros y saldremos a la calle exigiendo medidas concretas, efectivas y reales contra la desigualdad por razón de género, y que aún seremos muchas más las que, día a día, seguiremos reivindicando, exigiendo y trabajando, para que esa igualdad efectiva entre mujeres y hombres sea una realidad.

Página 2 de 912345...Última »