• Opinión - Begoña (portada)

    8M: Gestos y realidad

    • Artículo de la concejala, Begoña Fernández, publicado hoy en El Comercio con motivo del Día Internacional de la Mujer

    El 8M paramos las mujeres y los hombres que consideramos necesaria y justa la lucha feminista por alcanzar una igualdad real entre mujeres y hombres. Con esta iniciativa, el movimiento feminista, los sindicatos mayoritarios y los partidos políticos de carácter progresista están intentando dar contenido a la política de igualdad que, desde que gobierna el PP, es una hoja en blanco.

    Y es que de nada sirven los gestos, ni las declaraciones públicas, ni tener mujeres en los gobiernos, si no se desarrollan políticas públicas que favorezcan la transformación social. Desde que el Partido Popular gobierna en España la implementación de las políticas que se establecen en la Ley de Igualdad y la Ley contra la Violencia de Género ha sido paralizada.

    Incluso ahora, que la minoría parlamentaria del PP obliga al ejecutivo a adoptar algunas medidas, como el Pacto contra la Violencia de Género, la noticia es, precisamente, la falta de aplicación de lo pactado.

    Los enormes recortes presupuestarios realizados en la aplicación de la ley de la dependencia y en las políticas activas de empleo han sacrificado especialmente a las mujeres, que soportan mayores niveles de desempleo y más responsabilidades familiares.

    El PP desde el gobierno de España gestiona la aplicación del sacrificio, nada más. Saben que no es preciso derogar leyes, como la de igualdad, que no apoyaron durante su tramitación. No aplicándolas se mueren solas.

    Desde que el 1 de enero de 2014 las movilizaciones del Tren de la Libertad, tan vinculadas a Asturias y a Gijón, consiguieron frenar la Ley Gallardón, el movimiento feminista es más consciente de su capacidad de movilización. Por eso, los representantes del partido en el gobierno no deberían mostrarse tan sorprendidos de los paros y movilizaciones que están organizadas con motivo del 8 de marzo, en un contexto de reivindicaciones feministas en todo el mundo.

    Las mujeres no nos conformamos con la precariedad de nuestros empleos, con la insuficiencia de los recursos públicos para la educación infantil o la atención a las personas con discapacidad. No nos resignamos ante la violencia de género. No aceptamos que la prostitución sea un trabajo. No nos vemos suficientemente representadas donde se toman decisiones. No consideramos razonable que se nos pidan más esfuerzos para ser tratadas con igualdad. Y no entendemos, que ya bien iniciado el siglo XXI, un gobierno pueda creer que se puede gobernar ignorando la realidad que vivimos las mujeres.

    Este 8 de marzo, la realidad de las mujeres se lanza a la calle, para que quienes sólo hacen gestos sepan que, esta vez, no va a ser posible.

  • opinion-natalia-portada

    Sin voluntad política nunca lograremos la igualdad

    • Artículo de la diputada del PSOE en el Congreso de los Diputados, Natalia González, publicado hoy en La Nueva España

    La celebración del 8 de marzo “Día Internacional de las Mujeres”, consigue que los medios de comunicación, los partidos políticos, las instituciones y otras entidades, se sumen al discurso de la lucha por una igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Son innumerables las campañas, actos, iniciativas y artículos que, de una forma u otra, ponen la lupa sobre la situación de desigualdad que aún persiste en nuestra sociedad, evidenciando todo lo que queda por avanzar.

    Desde este espacio, me sumo y les doy la bienvenida, aunque en algunos casos, sólo sea por unos días y, ese interés, se deba, sobre todo, a una cuestión estratégica, ya que no sería políticamente correcto, no hacerlo.

    Este año el 8 de marzo está siendo especialmente reivindicativo. Tal vez porque los sindicatos mayoritarios y las asociaciones estudiantiles han recogido el testigo de la huelga feminista, convocando paros y sumándose a sus movilizaciones. Quizás porque la falta de iniciativa del gobierno de la nación para abordar la desigualdad laboral, la brecha salarial y su repercusión sobre las pensiones de las mujeres, o su letargo para poner en marcha las medidas aprobadas bajo la denominación Pacto de Estado contra la Violencia de Género, hacen que la lucha frente a estas cuestiones deba ser permanente.

    Sea por lo que sea es una oportunidad que tenemos que aprovechar para trasladar al conjunto de la sociedad que no seremos un país plenamente democrático si no garantizamos los derechos humanos de más de la mitad de la población, que el aumento de la tasa de actividad femenina es imprescindible para el crecimiento de nuestra economía o que las mujeres no podemos seguir desarrollando en exclusiva la responsabilidad de las tareas de cuidado que asumimos, casi sin darnos cuenta, desde la infancia.

    Se trata de cuestiones básicas que no se pueden abordar desde la impostura, que precisan de una decidida voluntad política e institucional que va mucho más allá de las necesarias campañas de sensibilización. Una tarea en la que tenemos que trabajar diariamente desde nuestra responsabilidad, y en la que no podemos permitirnos ni un solo retroceso.

    La falta de corresponsabilidad en los cuidados, que lastra la incorporación y la permanencia de las mujeres en el mercado laboral, no se puede atajar sin permisos de maternidad y paternidad, iguales e intransferibles, que faciliten la incorporación de los hombres a las tareas de cuidado. Es necesaria una regulación y un diálogo social que apuesten decididamente por formas flexibles de trabajo, ligadas a la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, garantizando su voluntariedad y un uso ponderado entre hombres y mujeres. Asimismo es necesario garantizar el desarrollo de una red de recursos y prestaciones dirigidas a facilitar el cuidado y atención de menores y dependientes.

    El incremento de la tasa de actividad femenina precisa de la puesta en marcha de acciones que fomenten la centralidad en el empleo de las mujeres, que atajen la brecha de género que persiste en su acceso a la ciencia y a la tecnología, y que acaben con la precariedad laboral, garantizando por ley la igualdad salarial.

    Finalmente será imposible avanzar en la lucha contra la violencia de género y otras violencias machistas, si no empezamos por cumplir con lo comprometido, habilitando el presupuesto necesario para poner en marcha las medidas aprobadas en el Congreso de los Diputados.

    Por esas cuestiones y por muchas otras que están en la base de esa persistente desigualdad que sufrimos las mujeres, tenemos que movilizarnos, haciéndolo de la mano del movimiento feminista, de ese movimiento organizado de mujeres que está detrás de cada uno de los avances conseguidos. Que con su trabajo y aportaciones contribuyeron a la aprobación de leyes pioneras, como la Ley Integral contra la Violencia de Género o la Ley de Igualdad y que con su lucha impidieron importantes retrocesos, en nuestro derecho a decidir.

    Estoy segura de que el ocho de marzo seremos muchas las personas que secundaremos los paros y saldremos a la calle exigiendo medidas concretas, efectivas y reales contra la desigualdad por razón de género, y que aún seremos muchas más las que, día a día, seguiremos reivindicando, exigiendo y trabajando, para que esa igualdad efectiva entre mujeres y hombres sea una realidad.

  • Iván_c

    Ahora Quini, ahora

    • Artículo de Iván Fernández Ardura, secretario general del PSOE de Gijón, publicado en El Comercio

    Gijón ha tenido la suerte de disfrutar de uno de los mitos del deporte español y una de las personas que mejor ha representado los valores deportivos de nuestra ciudad. Se decía que lo bueno o malo que tenía Quini era que no se creía que era Quini, incluso que los gijoneses y gijonesas no valoraban suficientemente lo que significaba Enrique Castro. Creo que no. Todos los que disfrutamos de este deportista ejemplar sabíamos lo que representaba, y valorábamos enormemente su cercanía, su amor por la ciudad, su respeto por la competición, su pasión por unos colores que defendió como jugador y como directivo. Valorábamos a Quini más como persona que como deportista, quizás porque no se podía separar una cosa de la otra. Querido por todos, por sportinguistas y rivales, admirado por su fútbol y por su forma de ser, valorado  por la bondad de su persona, se nos ha ido uno de los referentes del mundo del fútbol, y sobre todo un ícono de los valores del deporte.

    Enrique Castro, Quini, ha sido el jugador más mediático del fútbol asturiano. No quizás por su fútbol, que también, estamos hablando de un jugador al que tan solo superó un campeón del mundo, Villa, sino por su vida. Una vida llena de leyenda, como era él. Jugador iconoclasta de Gijón, de su gente abierta, campechana, cercan. Gente de mil culturas que llega a través de la historia por su relación con el mar. Gente que mira de frente, sin tapujos, sin dobleces, compartiendo el mismo vaso, reflejando la confraternización de los asturianos.

    Se ha ido un mito, se ha ido el espíritu del Sporting de Gijón, se ha ido el mejor jugador asturiano de todos los tiempos. Su legado no debe quedar relegado a sus éxitos deportivos, tenemos que honrar su memoria imitando esa forma de ser abierta, afable, tolerante, cercana. Hace poco la iniciativa que se apoyó desde este partido, poner el nombre de la puerta uno de El Molinón a Jesús Castro, tuvo la misma finalidad; reflejar valores, formas de afrontar la vida, alejada de cualquier tipo de violencia, de rencores, de absurdas banderas vacías que no dicen nada sobre el Sporting ni sobre lo que representa. Quini representaba los más enraizados valores del Sporting. Honrémosle, y hagámoslo imitando cada uno de sus gestos conciliadores alejados de la violencia, cercanos a la esencia pura del deporte. Un deporte que muchas veces se nos olvida que tan solo son once jugadores, once jugadoras, compitiendo contra otro equipo compuesto por el mismo número de personas con la misma finalidad, marcar un gol. Justo eso de lo Quini era un maestro.

  • Opinión - César (portada)

    El guión de FORO

    • Artículo del concejal socialista César González publicado hoy en La Nueva España de Gijón

     

    La actualidad municipal se ha visto alterada en los últimos días tras conocerse que el Ayuntamiento de Gijón superó el límite establecido en la regla de gasto en 2017. Es evidente que este aspecto condiciona la situación económico-financiera del Consistorio, ya que existe la obligación legal de elaborar un plan de ajuste que equilibre gastos e ingresos municipales.

    Sin embargo, el gobierno de FORO, en su permanente huida hacia adelante, y no se sabe hacia dónde, permanece impasible. No parece que este incumplimiento, ni las obligaciones que se derivan del mismo, preocupen mucho a los casquistas y van siguiendo al pie de la letra su particular guión para situaciones de emergencia.Vayamos paso a paso:

    1. El primer paso es negar la existencia de cualquier problema y ante cualquier rumor en sentido contrario es importante aparentar seguridad y afirmar con rotundidad que no hay motivo para la preocupación. “No vamos a superar la regla de gasto”.
    1. Es importante desacreditar a quien insinúe que hay un problema. “Ya están los socialistas acusando sin fundamento”.
    1. Una vez confirmado, el problema y sobre todo sus consecuencias deben minimizarse.
    1. El siguiente paso de FORO es no asumir ningún tipo de culpa y echar balones fuera, por ejemplo hacia el gobierno nacional del PP, aunque sean sus socios y les hayan apoyado en todo en Madrid.
    1. Ante su falta de capacidad para afrontar los problemas, siempre utilizan una de las sus alternativas favoritas, ubicarlo donde no está, en este caso, en el gasto social.
    1. La falta de rumbo suele llevar al equívoco y encontrar el rechazo del resto de grupos, es entonces cuando tiran del manido “se interpretaron mal mis palabras”.
    1. Aunque no se haya diseñado el plan económico-financiero, no  se tenga claro dónde debe realizarse el ajuste y las inversiones se ejecuten al paso de la tortuga, piden a la oposición que tenga confianza en el gobierno y  acepte  seguir comprometiendo recursos sin saber si tienen soporte financiero, como la modificación presupuestaria de 17 millones de euros planteada “a la trágala”.
    1. FORO llega así a situarse en el papel de la víctima de una oposición instalada en el No, su papel  favorito a lo largo de estos casi siete años, desprendiéndose de cualquier tipo de responsabilidad. No hacen falta soluciones ni diagnóstico, lo importante es seguir ocultando su incapacidad.

    Después de este triste repaso por el día a día en el Ayuntamiento de Gijón, y a falta del desenlace final, sería deseable que, por una vez, que el gobierno de Moriyón dejase a un lado la política de cartón-piedra y asumiese su responsabilidad. El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo. Las alarmas han saltado hace tiempo.

  • opinion-marina-portada

    Moriyón tira, pero ya no libra

    • Artículo de la concejala Marina Pineda publicado hoy en El Comercio

    A Carmen Moriyón se le ha acabado el “tira que libras” en el que ella y su equipo llevan casi siete años instalados. En julio de 2017 saltaron las alarmas. La AIREF, el organismo encargado de supervisar las cuentas públicas, alertaba de que Gijón incumpliría la regla de gasto.

    Una regla impuesta por las leyes de estabilidad del PPy aprobada con el apoyo de FORO, que pretende controlar la gestión económica de las administraciones y castiga a los ayuntamientos que gastan más de lo presupuestado, pero también a los que no son capaces de ejecutar los programas planificados al inicio de cada año.

    Ese es el caso de Gijón. Año tras año los presupuestos municipales reflejaban las grandes promesas de Carmen Moriyón y cada año hemos visto cómo sus compromisos se quedaban en papel mojado: los accesos a Nuevo Roces, la rehabilitación de barrios como Portuarios, las reformas en la avenida de Manuel Llaneza o la calle Río de Oro o la ampliación del Parque Tecnológico, son solo algunos ejemplos.  Más de 150 millones que se quedaron en el cajón en los tres últimos años.

    El límite de lo que un ayuntamiento puede gastar un año se calcula en función de lo efectivamente ejecutado el año anterior. Por eso, la incapacidad del gobierno de Foro para llevar a cabo las actuaciones comprometidas ha ido restando recursos económicos a la ciudad, mermando el límite del presupuesto hasta llegar a la situación actual, de incumplimiento de la regla de gasto.

    Una regla que el PSOE no comparte pero que, nos guste o no, debe cumplirse. La consecuencia de este incumplimiento es la obligación de aprobar un plan económico financiero. Hablando claro, de recortar gastos o incrementar ingresos para equilibrar las cuentas.

    La Alcaldesa conocía esta situación desde hace meses. Pero decidió no hacer nada, en su habitual política de esconder la cabeza ante los problemas. Ocultó las advertencias a los grupos municipales de la oposición y, cuando se hicieron públicas en noviembre, su concejala de hacienda negó que hubiera ningún problema, siguió proclamando que al finalizar el año todo estaría bien.

    Y parece que piensa seguir así. No ha presentado un proyecto de presupuesto para 2018 y, a pesar de que el incumplimiento del límite de gasto la obliga a “poner el contador a cero”, presentando un plan económico global, pretende seguir comprometiendo gastos para los próximos años sin saber si será posible abordarlos.

    El descontrol económico del gobierno municipal debe acabarse. La Alcaldesa debe ponerse las pilas, presentar cuanto antes sus previsiones económicas para los próximos años y, en definitiva, empezar a gobernar la ciudad.

  • Santos Opinión 1

    La política social no es la culpable de la falta de criterio de Foro

    • Artículo del secretario de Economía de la Agrupación Socialista de Gijón, Santos Tejón, publicado hoy en La Nueva España

    Teniendo en cuenta los antecedentes, creo que pocos gijoneses se han sorprendido con que el Ayuntamiento de Gijón haya  incumplido  la regla de gasto que  impone la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria. El avance de datos del cierre económico de 2017 evidencia un incumplimiento cuantificado en 5,5 millones de euros. Capitulo aparte de una Ley injusta que tienen que cumplir todos los municipios, independientemente de que hayan realizado sus deberes ajustando sus gastos, como bien sabe el gobierno de FORO, que apoyó con sus votos esta Ley del PP.

    A principios del 2017 se anunciaba el acuerdo entre Xixón si Puede, IU y Foro para dotar al presupuesto municipal de una renta social básica, este acuerdo sin autor -según palabras de la propia alcaldesa- fue una de sus medidas más publicitadas con la que anunciaban su “inequívoco compromiso social”. Por tanto no se entiende que intente ahora culpabilizar a su medida estrella del incumplimiento de la Ley.

    Si algo cabe destacar de FORO  son sus intentos por  no asumir sus responsabilidades en ciertos temas, entre otros, que no hayan provisionado lo suficiente  determinadas partidas presupuestarias, que las ejecuciones en obra pública lleguen tarde y mal y que no sean capaces de acordar un presupuesto con el resto de grupos municipales. Pero lo que no pueden ocultar es su falta de criterio para abordar las políticas sociales que necesita Gijón. No puede ser que en  un año pasen de reivindicar su compromiso con la renta social,  a decir que “hay el dinero que hay” y que “el gasto social no puede ser ilimitado”.

    Estas frases podrían tener sentido, dentro la visión de un partido conservador, si hubiera un desfase dentro de su propio presupuesto, pero se contradice con el dato de ejecución aportado, de un 90%. ¿Cómo es posible que salten ahora estas alarmas? O bien se hizo un presupuesto a sabiendas de que se incumpliría la regla de gasto, o bien no se estimó apropiadamente su ejecución.  De cualquier manera, no se puede confiar las políticas sociales a un partido que no cree en ellas, como lo está demostrando Foro y su alcaldesa.

    Desde el PSOE entendemos que la improvisación  de Foro no la tiene que pagar el área de Servicios Sociales, y mucho menos los ciudadanos de Gijón. Esperamos que las correcciones que se tengan que hacer para evitar una posible intervención de las cuentas no vayan en esa dirección.

     

     

  • Opinión - Alberto (portada)

    Gijón necesita una buena política museística

    • Artículo del secretario de Cultura y Educación de la Agrupación Socialista de Gijón

    Según el ICOM, Consejo Internacional de los Museos, los museos son instituciones sin fines lucrativos, permanentes, al servicio de la sociedad y de su desarrollo, abiertos al público, que adquieren, conservan, investigan, comunican y exponen el patrimonio material e inmaterial de la humanidad y su medio ambiente con fines de educación, estudio y recreo. El informe de la Directora de la Casa Natal Jovellanos aportó datos acerca de las carencias existentes en este equipamiento municipal, sobre un aspecto básico en el día a día de los museos como es la conservación preventiva.

    Los museos gijoneses son un elemento clave en la cultura de nuestra ciudad, equipamientos dinamizadores de la vida de Gijón, instalaciones que facilitan el acceso a la cultura y ofrecen posibilidades turísticas que llevarían, con una buena acción coordinada, a un incremento de visitantes a nuestra ciudad. Razones suficientes para contar con una buena política en materia museística y una eficiente gestión cultura. Si nos centramos en la Casa Natal Jovellanos, FORO está volviendo la espalda a unas instalaciones que permiten el conocimiento, que fomentan el aprendizaje y que cuentan en sus paredes con importantes obras que tenemos que conservar y preservar para las generaciones venideras. Está dando la espalda a la historia de nuestra ciudad y atentando contra la herencia recibida. La Casa Natal Jovellanos es, según los datos de su directora, un lugar no adecuado para la conservación de nuestro patrimonio. No adecuado para conservar y exponer, preservar y divulgar los bienes culturales.

    A las graves preocupaciones sobre la conservación de nuestra historia, se unen las carencias en relación a la exposición de los fondos museísticos, a la divulgación del patrimonio gijonés. Tan solo conocemos una parte del inventario artístico que tenemos todos los gijoneses y gijonesas. Está claro que ningún museo expone de manera permanente la totalidad de sus fondos; las limitaciones de su espacio expositivo o la estructura y lenguaje plástico hacen que muchas obras queden en almacenes para, en función de la programación museística, exponerlas al público dando vitalidad y dinamismo al equipamiento. Lo que sí tienen muy claro cada uno de los museos y deben tenerlo todas las Administraciones Públicas de las que puedan depender, es la perfecta conservación de las obras de las que tienen su custodia.

    La solución a este problema no pasa en ningún caso porque el Ayuntamiento asuma la gestión del Palacio de Revillagigedo, tal y como propuso el PP en el pasado Pleno. Y es que optar por un equipamiento que cuenta prácticamente con el mismo número de metros expositivos que la Casa Natal de Jovellanos, con una arquitectura que limita las posibilidades expositivas y presentado sin un estudio claro, no es más que un parche para continuar instalados en el “tira que libras” al que tan acostumbrados nos tiene el gobierno de FORO.

    La importancia que tiene una política museística coherente, coordinada con los diferentes equipamientos culturales es básica para evitar infraestructuras aisladas y alejadas de otros puntos dinamizadores de la vida cultural de Gijón. Hilvanar una red de museos activa y dinámica, que dé respuesta a las necesidades de Gijón, enriquecerá las posibilidades de acceso a la cultura e impulsará el sector en una ciudad que ha sufrido cambios importantes durante los últimos años pero que no se ha reflejado en la manera de afrontarlos.

     

  • Opinión - César (portada)

    La Serena, 45 años dan para mucho

    • Artículo del concejal César González publicado hoy en La Nueva España de Gijón

    Dicen las crónicas que la inauguración del parque de La Serena, allá por 1973, fue recibida con gran alborozo en El Llano. No era para menos. Columpios, toboganes y demás juegos infantiles, bancos para el descanso de los mayores y la pista polideportiva iban a hacer las delicias en un barrio donde, hasta entonces, el recreo infantil se localizaba en los descampados y prados de los alrededores.

    Resulta evidente que 45 años de vida dan para mucho. Dan para muchas horas de juego, dan para muchas anécdotas, dan para unos cuantos bocadillos de nocilla, dan para berrinches varios, dan para riñas motivadas, para besos inocentes y para alguna que otra cicatriz. Vamos, para ser el corazón de un barrio.

    Pero lamentablemente lo que fue un punto de encuentro y un lugar para la convivencia pacífica se ha convertido en los últimos años en un espacio plagado de conflictos y problemas. Hasta que se cerrara el parque (sine die), la misma pista polideportiva donde se congregaban cientos de personas para ver los partidos de fútbol sala del mítico “Torneo Pasaje” se dedicaba a otros usos, en las zonas de juegos infantiles resultaba difícil encontrar niños y los bancos no servían para el descanso de nuestros mayores.

    No vamos a valorar, una vez más, por qué el equipo de gobierno no ha dado respuesta alguna a los problemas de convivencia en este parque, ni siquiera a pedir explicaciones por algo tan inexplicable como que el parque siga cerrado después de un año cuando la previsión de las obras era de 4 meses. Pensemos en qué vamos a hacer con este singular espacio a partir de ahora.

    Sí, pensemos, porque es evidente que la recuperación de La Serena como parque debe partir de la implicación de todos, de los responsables municipales, del tejido asociativo de la zona y por supuestos de todos y todas las vecinas del barrio. Pensemos, porque lamentablemente en el equipo de gobierno no se han puesto a ello. Sí, como lo oyen. Tras una pregunta del Grupo Municipal Socialista sobre las medidas que se iban a tomar para prevenir los problemas de convivencia existentes ante la inminente (a ver si es verdad) apertura del parque La Serena, la respuesta del gobierno de FORO es que estaban esperando a ver qué pasaba cuando se abriera el parque y si se reproducía algún problema, ya tomarían medidas. Nada nuevo bajo el sol.

    Lo hemos dicho una y mil veces. La reurbanización del parque puede ayudar a evitar determinados problemas, pero ni estos ni las actitudes que los provocan desaparecen por sí solos. No hay soluciones mágicas, pero no es difícil plantear actividades que fomenten una convivencia pacífica y que dinamicen el parque, no es tan difícil diseñar la intervención social con determinados colectivos y, si llega el caso, no es tan difícil garantizar la seguridad ciudadana en la zona. No es tan difícil que los vecinos de El Llano 45 años más tarde reciban con alborozo la reinauguración de su parque. Es una cuestión de voluntad.

     

     

  • Opinión - César Herrerías (portada)

    Sobre el cierre de las térmicas y la transición energética de la economía

    • Artículo de César González Herrerías, secretario de Urbanismo y Medio Ambiente de la Agrupación Socialista de Gijón,  publicado hoy en La Nueva España

     

    Opinión - César Herrerías(Faldón)

    El pasado mes de octubre se aprobaba en el Congreso de los Diputados una propuesta encaminada a retirar los pagos por capacidad a las centrales que superen los límites de emisiones de CO2. Esta propuesta, que está en consonancia con los compromisos adquiridos por España en la Cumbre del Clima de París de 2015, limitaría el papel de las térmicas como respaldo a la intermitencia en la producción de las energías renovables, lo que en la práctica podría suponer el cierre de las centrales situadas en Asturias en un breve plazo de tiempo.
    Frente a este hecho, tanto desde el Gobierno Autonómico como desde la Federación Socialista Asturiana se ha apelado a la pérdida de empleos y la histórica dependencia del carbón de las comarcas mineras para defender la necesidad de una transición energética justa que amplíe el horizonte de cierre de las térmicas hasta el año 2050.
    Asturias necesita tiempo, se reclama. Tiempo para adaptar su modelo productivo a la descarbonización y lograr la conciliación entre la alta demanda energética de su industria y los objetivos de reducción de emisiones contemplados en los acuerdos internacionales. Tiempo para diseñar una planificación energética a medio y largo plazo y reclamar un reparto equitativo de los costes de acción por la lucha contra el Cambio Climático.
    Pero esta realidad, aún siendo evidente, no puede convertirse en un lastre que frene la imprescindible transformación progresiva y progresista de nuestro sistema energético y productivo. La descarbonización de la economía de la Unión Europea no es solo un proceso necesario para contribuir a evitar una catástrofe medioambiental a escala planetaria, es una apuesta estratégica de futuro, y de la capacidad de adaptación a este nuevo escenario dependerá la competitividad de los estados y regiones y el bienestar de sus ciudadanos.
    Asturias necesita tiempo, pero este no debe emplearse para convertir nuestra comunidad en un reducto tecnológico del siglo XX, bien avanzado ya el siglo XXI. Es preciso acometer de manera urgente la transición desde el actual modelo energético neoliberal, oligárquico, centralizado y no sostenible, hacia un modelo social, descentralizado y sostenible, basado en las energías renovables. Así mismo, debemos afrontar la modernización de nuestro tejido productivo, desde una industria tradicional altamente contaminante, hacia una economía verde de alto valor añadido.
    Existen múltiples alternativas a la quema de carbón que no comprometen la seguridad energética de Asturias y que podrían generar cientos de puestos de trabajo. Pero para la consecución de este objetivo es preciso que instituciones, empresas y ciudadanos asuman la realidad del nuevo paradigma económico.
    Desde las instituciones, promoviendo y protegiendo todas aquellas iniciativas que conduzcan a la emancipación y la autosuficiencia energética de nuestra comunidad y quienes la habitan. Eliminando trabas a la autogeneración y el autoconsumo energético de particulares y financiando proyectos de investigación, desarrollo e innovación encaminados a perfeccionar las nuevas tecnologías e implementar las ya existentes.
    Desde las empresas, aprovechando las ventajas de la economía circular y afrontando el desafío de la descarbonización y la sostenibilidad como una ventaja competitiva que ofrece una oportunidad real de crecimiento.
    Y por último desde los ciudadanos, tomando conciencia de su papel protagonista en el consumo y la generación de energía, comprendiendo la importancia de la lucha contra el calentamiento global y exigiendo un medioambiente libre de agentes contaminantes. De nosotros depende.

     

  • Iván_c

    Desigualdad y Salario Mínimo Interprofesional (SMI) e Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM)

    Iván_lAlfonso_l

     

    Artículo publicado el lunes 15 de enero de 2018 en La Nueva España

    Sonrojantes diferencias respecto a otros países europeos

    Antes que nada sería necesario hacer una pequeña estadística de ambos indicadores que, aunque aparezcan como datos socioeconómicos, tienen una importancia trascendental en la vida de miles de asturianas/os y gijonesas/es.

    En primer lugar y muy gráficamente, el SMI es en realidad una cifra anual que fija la cuantía retributiva mínima que percibirá el trabajador referida a la jornada legal de trabajo, sin distinción de sexo o edad de los trabajadores y sean estos fijos, eventuales o temporales. Este valor se fija cada año por el Gobierno y para la determinación del mismo se tienen en cuenta factores como el Índice de Precios al Consumo, la productividad media nacional alcanzada o el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional.

    Como ya es conocido, el Consejo de Ministros de 29 de diciembre de 2017 por fin fijó el SMI en los siguientes valores: Salario Mínimo diario: 24,53€; Salario Mínimo mensual: 735,90€; y el salario mínimo anual en 10.302,60€ (14 pagas), representando un incremento del 4% respecto al pasado año 2017. (El salario mínimo para media jornada se correspondería con el 50% de los valores indicados).

    Conviene a estas alturas desmontar algunos de los argumentos utilizados, como propaganda, respecto de esta subida del SMI ya que las diferencias con respecto a otros países europeos resultarían sonrojantes, caso del Salario mínimo Francés que supone una diferencia de casi el doble, es decir de 700,82€ ya que el mínimo del país galo se sitúa en 1.457,52€, y eso por no hacer referencia a países como Holanda, Irlanda, etc., distando por encima unos 100€ más respecto, por ejemplo, a Grecia o Portugal.

    En segundo lugar, el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM), el Gobierno no lo ha revalorizado, pues sabe que el fin de las prestaciones sociales que Ayuntamientos y Comunidades suelen utilizar como referencia para el acceso a subvenciones y ayudas públicas, beneficia a las familias que se encuentran en una situación más débil frente a la crisis, y que con su subida supondría que pudiesen recuperar el poder adquisitivo perdido durante estos últimos años. Pero además, el Gobierno no quiso fijar un método permanente para su actualización con las Organizaciones Sindicales, quizás porque en su concepto de prestación, existen ciudadanos de primera y de segunda, respecto a la recuperación del poder adquisitivo para las familias. Es decir el IPREM volverá a ser el mismo que en el 2017, (537,84€ mensuales). Pero lo que muchos ciudadanos no saben es que el IPREM representa un referente, entre otros, para el subsidio del desempleo así como en la concesión de cientos de ayudas, de becas y de otras políticas públicas que afectan a múltiples colectivos muy vulnerables.

    Después de repasados por alto ambos conceptos, nos gustaría hacer algunas apreciaciones que tienen que ver con los grandes retos a los que nos enfrentamos y que, desde nuestra perspectiva como socialistas, debemos hacer frente y dar respuesta, es decir, el comportamiento de este Gobierno y sus políticas nos remiten a cuestiones como el agravamiento de las desigualdades, la discriminación, el paro, la precariedad laboral y la marginación de la juventud con sus consiguientes consecuencias en la sociedad, representando esas prácticas políticas del Partido Popular y del Gobierno un populismo proteccionista que nada tiene que ver con los derechos de igualdad o del Estado Social proclamado en nuestra Constitución y ante la necesidad de la recuperación económica para cientos de ciudadanos en nuestra Comunidad y en Gijón.

    Ya no cabe ninguna duda, en efecto, que los socialistas defendemos y apostamos como uno de los retos más importantes de nuestro siglo, que la igualdad y no discriminación son los grandes ejes de la organización social de nuestro tiempo y por supuesto, el reto más importante para un funcionamiento socialmente digno de la convivencia, como pivote fundamental sobre el que debe girar las medidas, actitudes y comportamientos políticos, sindicales y empresariales pues preside la relación entre empresarios y trabajadores, la relación entre los agentes sociales y los poderes públicos y la convivencia entre todos los grupos de trabajadores: las mujeres trabajadoras y los trabajadores masculinos; trabajadores jóvenes y maduros; trabajadores con capacidad plena y trabajadores con discapacidad; trabajadores españoles y extranjeros, etc.

Página 2 de 812345...Última »