• Captura de pantalla 2016-03-21 a la(s) 15.27.29

    El PSOE Gijón exige un mayor control de la subcontratación de obras en mantenimiento urbano

    • Con la documentación remitida no queda claro si la subcontratación excedería el 40% permitido en los pliegos
    • Los socialistas piden a Carmen Moriyón más hechos y no sólo buenas palabras

    El concejal del Grupo Municipal Socialista, César González, ha pedido al equipo de gobierno de FORO una mayor vigilancia sobre la contratación de obras que se hace desde la empresa concesionaria de mantenimiento urbano, al sospechar que la subcontratación puede superar el 40% permitido en los pliegos.

    “La alcaldesa, Carmen Moriyón, dijo que se iba a poner con ello”, ha afirmado el concejal socialista que añadió que “ya no valen buenas palabras, hacen falta hechos”. Pese al anuncio de la alcaldesa, las competencias en materia de obras siguen estando en manos del señor Arrieta y no se ha producido ningún cambio.

    El 4 de diciembre de 2015 el servicio de obras públicas requirió a la UTE de mantenimiento urbano las justificación del porcentaje de obras subcontratadas. El anexo presentado por el contratista indica que la cuantía total de subcontratación hasta octubre de 2015 sumaba 752.000 euros, lo que supone el 46% del importe anual del contrato adjudicado en 1.624.000 euros. Sin embargo, desde el Ayuntamiento han asegurado que tras revisar la documentación aportada por el contratista, el porcentaje de obras subcontratadas se encuentra bastante por debajo del límite establecido.

    El edil socialista considera que la justificación aportada está incompleta y ha asegurado que con la información que aparece en el expediente es muy difícil concluir que la subcontratación esté por debajo de lo permitido. Asimismo, lamenta la desinformación del equipo de gobierno que en comisión de urbanismo no fueron capaces de aportar datos exactos sobre el nivel de subcontratación.

    González ha asegurado que una subcontratación excesiva y no justificada puede influir negativamente en la calidad de las obras. “Hay trabajos que pueden ser especializadas y que es lógico que se subcontrate, pero cuando vamos a una dimensión muy grande de subcontrataciones la ejecución de las obras puede ser más que mejorable”, afirmó.

     

  • La herencia de Cascos

    Artículo de César González publicado hoy en La Nueva España.

    Han pasado 5 años desde que naciera el proyecto político de Foro Asturias Ciudadanos (FAC). El punto de partida de aquel alumbramiento fue un divorcio, uno más, de la derecha asturiana y el eje sobre el que todo pivotaba era Francisco Álvarez Cascos (también FAC). La era de la “nueva política” quedaba inaugurada en Asturias por alguien que llevaba haciendo política desde que andaba en pantalones cortos.

    La hoja de servicios de Álvarez Cascos se presentaba como principal aval de aquella operación  de mesianismo político y su gestión al frente del Ministerio de Fomento parecía ser la etapa más esplendorosa dentro de una dilatada trayectoria. Se decía que nadie había gestionado la obra pública como él.

    Ese relato incluía, por supuesto, olvidos conscientes. No se quería recordar queun capricho dejó durante años a Gijón, Mieres y Siero sin enlaces con la Autovía Minera. Tampoco que el afán por inaugurar tramos de autovía llevó al exministro a forzar la apertura de los túneles de Fabares, entre Villaviciosa y Siero, y que poco después de su inauguración un argayo obligó a cortar un carril durante meses.Menos aún que fue Cascos quien prorrogó la concesión de la autopista del Huerna hasta 2050. Ni siquiera el tunelón del metrotrén parecía llevar su firma, y había hasta quien negaba que ese metrotrén fuera la gran promesa electoral del exministro de cara a las elecciones generales del año 2000.

    Nada importaba. El marketing y la propaganda lo tapaban todo. Cascos marcaba la senda y sus alumnos más aventajados estaban en Gijón. Con la llegada de los foristas al gobierno municipal todo iba a cambiar y, como no, para seguir el ejemplo de su amado líder, la gestión de las obras públicas en la ciudadtambién.

    Y sí que cambió. Y sí que se siguió el ejemplo de Cascos. Muchos anuncios y pocos hechos, acompañados de proyectos fallidos. Seguimos esperando por la reforma de Marqués de San Esteban, Manuel Llaneza, Pablo Iglesias y los accesos a Nuevo Roces, seguimos esperando a que el kilometrín llegue al kilómetro y por los seis circuitos de running, seguimos esperando por la Escuela de Comercio y Tabacalera, seguimos esperando por muchas obras comprometidas en los barrios…

    Pero el problema no está solo en que la inversión en obra pública haya quedado reducida hasta la mínima expresión en nuestra ciudad. Tal y como se publicaba ayer en La Nueva España, las pequeñas obras de mantenimiento y conservación de las calles han pasado de ser quehacer del día a día municipal a convertirse en uno de los quebraderos de cabeza del gobierno de Moriyón y una de las cuestiones más criticadas por los y las gijonesas, hasta el punto que la propia Alcaldesa dijo en el último Pleno que se iba a encargar personalmente de las obras, desautorizando públicamente al concejal del ramo, el Sr. Arrieta.

    Desde el Grupo Municipal Socialista llevamos señalando desde hace tiempo quehay que mejorar la planificación de las mismas, el diseño de los proyectos, los mecanismos de contratación, el seguimiento, la inspección y los procedimientos de penalización. No se puede seguir así. La Alcaldesa tiene mucha tarea por delante y son de agradecer las buenas palabras de Moriyón, pero tal y como ella dice en referencia al gobierno de Asturias, son de agradecer las buenas palabras, pero los vecinos quieren hechos.

    Y conviene que además el equipo de gobierno se aclare un poco en esta cuestión, porque no es comprensible que la Alcaldesa confiese estar “harta del tema de las obras” y que su Vicealcalde diga pocos días después que no es para tanto el asunto y que los socialistas somos unos exagerados. Estaría bien que recordara el Sr. Couto que una de los fiascos en materia de obra pública en el anterior mandato lleva su sello: el colector de Viesques. Un “tunelín” de más de 5 millones de euros que aún no ha entrado en servicio y que puede tardar otros cuatro años en hacerlo. Ya lo explicó un concejal socialista por aquel entonces: “Cascos dejó en Gijón el tunelón y Couto dejará el tunelín”.

  • Que todo cambie para que todo siga igual

    Artículo de la concejala Lara Martínez sobre el Festival Internacional de Cine de Gijón, publicado hoy en La Nueva España.

    El recurso que les queda a aquellos que no son capaces de asumir sus errores y tomar decisiones, es pervertir el lenguaje y calificar de consenso y participación una decisión que responde simplemente a una falta absoluta de responsabilidad para con sus acciones políticas. Y el Consejo de Administración de Divertia del pasado viernes ha sido la muestra más evidente de ello.

    Cuando los señores de Foro Asturias llegaron al Ayuntamiento de Gijón, una de las primeras decisiones que tomaron fue destituir al director del Festival Internacional de Cine de Xixón (FICX) y poner así punto final a un modelo de festival al que la crítica internacional miraba siempre con respeto, que los gijoneses esperábamos ansiosos cada mes de noviembre y del que nos sentíamos profundamente orgullosos. Aquella no fue ni siquiera una decisión política, fue una decisión profundamente ideológica que generó en la ciudad y en todo el panorama cultural del país, un profundo rechazo al fondo y a las formas.

    Cuatro años después de aquel ataque a la línea de flotación de la cultura gijonesa, está más que demostrado que los peores presagios de quienes en aquel momento sintieron que algo en la ciudad se apagaba inexorablemente se han cumplido. El FICX ya no es el festival de cine independiente que era hace años, ya no es referente, no descubre nuevos talentos, no investiga, no es cita ineludible, ya no es casilla de salida de muchos títulos y directores noveles. El FICX se ha convertido en el destino frívolo que da espacio más a la promoción, a las pantallas, photocalls y caterings, que a la búsqueda del cine independiente, transgresor y atrevido.

    De todo esto derivan los problemas mucho más mediáticos que en las últimas semanas han puesto al festival en el punto de mira. Los desfases presupuestarios de las últimas ediciones no son más que la muestra evidente de que el cambio de modelo no ha funcionado y que para no afrontar esta realidad, su director, el señor Nacho Carballo, ha contado con la carta blanca de FORO que el permitió hacer absolutamente todo lo que ha querido. Sin límite, sin criterio, sin objetivo más allá de que los flashes deslumbraran hasta hacer perder el recuerdo de que esto algún día fue un festival serio.

    Pero por encima del señor Carballo, la adjunta a la gerencia de Divertia, la señora Teresa Sánchez, parece pasar los días sin enterarse de nada de lo que acontece en la empresa que gestiona y de la que fue máxima responsable hasta el nombramiento del nuevo gerente el pasado mes de diciembre. Pero es que su falta de diligencia ha supuesto muchos cientos de miles de euros de desfase presupuestario. Por encima de ellos, el concejal del ramo, el señor Martínez Salvador, lejos de exigirles responsabilidades, defiende a ultranza su gestión, en base a inexplicables argumentos. Quizás el hecho de que la señora Sánchez fuera en las listas de Foro Asturias tanto en estas elecciones como en las anteriores algo tendrá que ver. Que cosas…

    Recordará el lector como quienes hoy están al frente del Ayuntamiento de Gijón, así como de las empresas municipales, llegaron con la cansina monserga de su experiencia en gestión, sus habilidades empresariales, su capacidad casi sobrenatural de hacer más con menos… Hoy, han demostrado sobradamente la falsedad de cada una de aquellas afirmaciones. Tal es así que en un repaso rápido de los últimos meses, entre el descalabro de los eventos veraniegos o de las dos últimas ediciones del FICX, la ciudad ha tenido que soportar pérdidas cercanas al millón y medio de euros. Casi nada.

  • El silencio, cómplice del cierre del Hotel León

    Artículo de la concejala Marina Pineda sobre el cierre del Hotel León publicado hoy en Asturias24

    El cierre del Hotel León podía haberse evitado, y no es que nos hayamos enterado hoy, es que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias lo ha confirmado, obligando al gobierno de FORO a hacer lo que en su día no hizo, dejando  a 23 familias en la calle y con un futuro incierto que, a día de hoy, sigue exactamente igual.

    En febrero de 2014 y tras 30 años funcionando, el Hotel León cerró sus puertas  ante la pasividad del gobierno municipal. Y no es cuestión de opinión, señores de FORO, es cuestión de hechos, cronológicamente relatados en el tiempo.

    Dos años antes el cierre del Hotel León, es decir, en septiembre de 2012, la empresa concesionaria del Palacio de la Llorea y propietaria también del Hotel León, el grupo Tascón Hermanos, informó al Ayuntamiento de los problemas financieros que atravesaba La Llorea, para dos meses más tarde, en diciembre, presentar el concurso de acreedores y un plan de viabilidad que permitiría salvar la actividad del Hotel León y con ello a sus 23 trabajadores.

    ¿Qué hizo FORO?. Callar y dejar pasar el tiempo, mirar hacia otro lado como si los problemas del grupo Tascón Hermanos no fueran con ellos, gobierno municipal de Gijón y responsable, por mandato de las urnas, de buscar soluciones a todas las cuestiones que atañan tanto a la ciudad como a sus habitantes.

    Ante el silencio del Ayuntamiento, el grupo Tascón Hermanos solicita en marzo de 2013 la rescisión del contrato por el Palacio de La Llorea y una compensación económica de 3’1 millones de euros por las inversiones realizadas en el edificio, que aún no habían podido amortizar.

    Silencio, silencio y más silencio. Llegamos a  febrero de 2014 y el Hotel León cierra sus puertas, poniendo a 23 trabajadores en la calle. Y casualidades de la vida, siete meses después, cuando ya no se podía hacer nada por el León porque ya era tarde para sus trabajadores, la señora Carmen Moriyón decide rescindir el contrato con Tascón Hermanos por el Palacio de La Llorea y abrir un procedimiento para compensar a la empresa a la que había abocado a la liquidación.

    Hace tan solo unos días hemos conocido la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia que condena al Ayuntamiento a pagar a la concesionaria del Hotel Palacio de la Llorea una indemnización millonaria. Era la crónica de una muerte anunciada. El gobierno municipal de FORO persistió en su negativa a buscar una solución de consenso que podría haber evitado el cierre del Hotel León.

    Después de casi cinco años FORO nos tiene ya demasiado acostumbrados a su mala gestión, su incapacidad y sus meteduras de pata con nefastas consecuencias, como en este caso, para Gijón.

    Lo que sí reconozco que me llama poderosamente la atención es el silencio de algunos grupos políticos del Ayuntamiento al conocer la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Un silencio difícil de explicar viniendo de quienes llevaron al Pleno de constitución del Ayuntamiento celebrado el 13 de junio de 2015, a una representación de los trabajadores del Hotel León. ¿Fue para hacerse la foto?, ellos sabrán.

    A ellos les pedimos un poco de coherencia y menos fotografías con trabajdores de empresas e riesgo. A FORO menos encomiendas a ‘la Santina’ y más diligencia en el cumplimiento de sus obligaciones. Gobiernen por favor y, si no son capaces, váyanse.

  • Captura de pantalla 2016-03-14 a la(s) 13.14.54

    Nunca más una ley contra las mujeres

    Artículo sobre el Tren de la Libertad publicado hoy en La Nueva España y firmado por la concejala del PSOE, Begoña Fernández y Natalia González y Pilar Iglesias, coordinadoras de políticas sectoriales e igualdad, respectivamente,  de la Agrupación Socialista de Gijón.

    El 1 de febrero de 2014 el Tren de la Libertad convocó en Madrid a toda la ciudadanía para defender el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad. Mujeres y hombres de toda España llenaron trenes y autobuses para parar un anteproyecto de ley del PP que suprimía el derecho al aborto en España.

    Fue impecablemente organizado por dos asociaciones de mujeres, Tertulia Feminista les Comadres y Mujeres por la Igualdad Valle del Nalón y nos devolvió la esperanza que la aritmética parlamentaria negaba. El gobierno del PP rectificó y retiró la ley.

    Ahora en Gijón, a propuesta de PSOE e IU y solicitado por muchas asociaciones de mujeres, un espacio público lleva por nombre ‘Jardines del Tren de la Libertad’. Es un gesto, un agradecimiento a todas las personas que impidieron un tremendo retroceso en nuestros derechos sexuales y reproductivos.

    Es una manera de reconocer a las mujeres que aquellos días,  y sin más apoyo que el de la propia asociación, además de amistades y familiares, dedicaron muchas horas a preparar la que ahora sabemos que fue la mayor movilización feminista en la historia de España.

    A su impulsora, Amelia Valcárcel, a todas las que desde la Plataforma por el Derecho a decidir de España, secundaron la movilización propuesta en Asturias, a las mujeres cineastas que dedicaron muchas horas a grabar todo lo que estaba ocurriendo, y a todas las organizaciones políticas, sociales y sindicales que, sin protagonismo alguno, contribuyeron a la movilización.

    El derecho a decidir parte de la convicción democrática de que durante un período de la gestación, sólo la mujer puede decidir si quiere continuar o no el embarazo. Supone respetar la autonomía moral de las mujeres y no supeditarla a ninguna convicción ideológica, religiosa o moral.

    Ése es el respeto que reclamamos aún hoy porque  los votos de PP y FORO en el Congreso de los Diputados, después de la movilización, recortaron el derecho al aborto de las mujeres entre 16 y 18 años. Un recorte de derechos mucho menor que el proyectado, pero recorte al fin.

    Al gobierno de FORO le agradecemos que se hayan sumado a la iniciativa de poner el nombre de Tren de la Libertad a un espacio de Gijón, pero sin duda hubiera sido mejor que se hubieran sumado a alguna de las innumerables ocasiones  en las que se les pidió un pronunciamiento en contra de la ley Gallardón, sin obtener nunca una respuesta positiva.

    Bien están los gestos, los grandes y los pequeños, pero esperamos que este gesto se convierta en una verdadera rectificación, de Foro y del resto de fuerzas políticas de la derecha, comprometiéndose a no apoyar nunca más, una ley contraria a la igualdad y la dignidad de las mujeres.

    De no ser así, gestos como el que se acaba de producir en Gijón habría que considerarlos pura hipocresía.

  • BUENA NUEVA

    Artículo del concejal del Grupo Municipal Socialista, César González, publicado en el diario El Comercio.

    “No hay nada más viejo en política que tratar de imponer la opinión propia a los demás”. Esta reflexión la realizó José María Pérez, Portavoz del Grupo Municipal Socialista, el pasado viernes tras las declaraciones de concejales de Podemos que trataban de descalificar la posición de nuestro grupo sobre el PGO tildándola de “vieja política”.

    En ese cantar del contraste entre lo viejo y lo nuevo estamos instalados en la casa consistorial en los últimos meses. Pero no se trata de un conflicto entre lo “nuevo” y lo “viejo”, sino de no dejarse engañar por las apariencias porque detrás de un cascarón nuevo puede haber algo muy antiguo y viceversa.

    Es legítimo que una mayoría del Pleno haya votado a favor del planeamiento del partido de Cascos que, casi sin variaciones, viene defendiendo el partido de Álvarez Cascos desde hace 3 años. Igual de legítimo que rechazar una propuesta en la que no han querido recoger las obligaciones legales que venimos recordándoles desde hace meses y que les han trasladado desde otras administraciones. Igual de legítimo que es reivindicar que no se toquen dos industrias tan importantes como Juliana y Duro Felguera, cuyo espacio se incluye como área a transformar con nuevos usos o discrepar, por más que otros piensen que tienen razón por el único hecho de ser más.

    La posición de los socialistas en relación a este documento se ha basado en el trabajo de muchas personas de diferentes profesiones y cualificaciones que han dedicado buena parte de su tiempo a analizar el contenido de la versión que nos entregaron el verano pasado. Ese trabajo permitió, entre otras cosas, que El viernes 19 el Grupo Socialista preguntó en la Comisión de Urbanismo por la recalificación de una gran parcela ligada a la finca Bauer que permitía incrementar en 38 el número de chalets del urbanizable Infanzón. Ni el gobierno ni nadie quiso explicarlo pero tampoco ni de el resto de grupos presentes quisieron indagar más sobre un cambio que afecta a una de las propiedades más conocidas de Gijón. Ni siquiera quienes salieron en prensa hace un mes diciendo que había que suprimir ese urbanizable que crecía en este documento.

    Debió de ser razonable la labor hecha cuando David Alonso, concejal de Podemos, señaló en el Pleno de enero que “sin que sirva de precedente” iba a defender al Partido Socialista en relación al debate sobre el PGO porque “aún con todas la diferencias que pueda tener, ellos presentaron una propuesta, creo que son unos 20 folios, sobre lo que opinaban del PGO”, en alusión al informe presentado en la Comisión Especial creada para su estudio.

    El tiempo ha demostrado que el contenido de aquel documento estaba bien fundamentado. Sólo así se explica que en tiempo de descuento, y con un procedimiento insólito, se hiciese un trueque de fichas urbanísticas relativas a las instalaciones industriales y la finca Bauer ¿Qué fichas se modifican? No se sabe muy bien. Fue la pregunta que realizó nuestro Portavoz y la Alcaldesa respondió “las que haga falta”, concepto jurídico de gran precisión y que transmite gran seguridad como puede verse.

    ¿Por qué no se cambiaron esas fichas antes de llegar al Pleno? Buena pregunta. En mi opinión, porque nadie tuvo interés en ese cambio hasta que el Grupo Socialista lo denunció públicamente (hablarlo en la Comisión del día 19 no fue suficiente).Parece que el miedo a verse en la foto junto a Rodrigo Rato hizo posible en cuestión de minutos lo que durante meses decían que era imposible e innecesario.

    También resulta inoportuno, como viene diciendo el PSOE, que un Plan con miles de folios sea entregado a los grupos con menos de una semana de antelación para su estudio ¿Dónde queda la transparencia? ¿Eso es buena política? Me temo que no. El afán por agotar los tiempos, la obsesión por evitar reuniones donde todos expusieran sus propuestas o la negativa a facilitar una relación de los cambios efectuados han sido el terreno perfecto para colar de tapadillo y tramposamente cambios que pueden suponer grandes beneficios como el denunciado respecto a la empresa vinculada a Rato.

    Si todo esto lleva el sello de lo nuevo y la novedad cuenta con la bendición del Foro de Cascos y el PP de Rajoy, habrá que ver que es lo que hay dentro del cascarón. Mientras tanto, seguiremos esperando al Mesías que nos ilumine con su Buena Nueva. Estamos en Cuaresma.

  • Gijón necesita un cambio

    Artículo de José María Pérez que hoy publica La Nueva España

    Gijón necesita un cambio y cada día conocemos nuevos datos que lo evidencian. El último es el avance de la liquidación del presupuesto municipal de 2015 donde Foro reconoce que ha dejado sin utilizar 50 millones de euros destinados a atender las necesidades de las y los gijoneses. Esa es la diferencia entre el presupuesto final y las obligaciones reconocidas a 31 de diciembre, y representa casi 1 de cada 5 euros del total disponible. ¿Cómo es posible algo así? Pues porque el gobierno municipal de los concejales de Álvarez Cascos no es capaz de cumplir ni su palabra ni las obligaciones que asumen. El PSOE y los demás grupos aprobamos destinar millones de euros a lo que Carmen Moriyón llamó un “plan de choque” en materia social. Ahora los números confirman lo que venimos diciendo: no han hecho nada con ese dinero.

    Está visto que resulta muy poco útil que los demás grupos municipales seamos proactivos y aprobemos modificaciones para desarrollar programas de atención a personas desempleadas o a familias con pocos recursos, dedicar más fondos a apoyar la iniciativa emprendedora y el autoempleo o mejorar las condiciones de acceso a la vivienda. Todo esto es inútil cuando quien gobierna demuestra nulo interés por los problemas reales. Es un ejemplo más del suma y sigue de la desidia a la que nos somete Foro desde hace casi cinco años y de su falta de preocupación real por lo que les pasa a nuestros vecinos y vecinas.

    Como ejemplo de lo anterior pueden servir unos datos: de los 13 millones de euros aprobados para programas de empleo y apoyo a la contratación han utilizado menos de 7; de los 20,6 millones para Servicios Sociales sólo han utilizado 16,4 ¿Creen que la situación social y económica está para desaprovechar más de 10 millones de euros en programas sociales y de empleo? Para el PSOE esto es un despropósito inaceptable.

    Pero hay quien podría pensar que esto sucede porque consideran prioritario dedicar el dinero a otras cosas así que vamos a revisar el capítulo inversor, del que hablan mucho pero en el que hacen poco, muy poco: sus datos muestran que han utilizado 1 de cada 3 euros disponibles, es decir 12,9 millones de euros de un total de 35,8 millones. Si revisamos lo relativo a desarrollo empresarial, han dejado sin utilizar 1,6 millones, lo que supone que un 25% del presupuesto disponible se ha vuelto a quedar en el cajón -algo que se ha convertido en el modus operandi habitual de Foro-. Y si vemos lo relativo a obras en las calles y alumbrado público, la inacción es escandalosa: han utilizado menos del 25% de los 9,3 millones disponibles en el presupuesto ¿Dónde está la buena gestión en estos números?

    Lo de Foro no es cuestión de prioridades sino más bien pura indolencia. La falta de iniciativa y proyecto para Gijón se pone de manifiesto mes tras mes, debate tras debate. La terca realidad demuestra que su gobierno se queda sólo en palabrería, en titulares llamativos pero contenidos desvaídos, y en promesas que nunca se hacen realidad ¿Acaso hay algo bueno en dejar de atender a las personas con especiales dificultades? ¿Es positivo que las calles se llenen de baches y las aceras de socavones? ¿Tiene algo de bueno que no apoyemos con más decisión el desarrollo empresarial? ¿Qué ciudad quiere dejar a las siguientes generaciones?

    El 25 de mayo de 2015 la ciudadanía eligió democráticamente a quienes la representamos en el Ayuntamiento. La mayoría habíamos manifestado el compromiso para cambiar cosas como las que acabo de describir y algunos incluso habían colocado líneas rojas para distanciarse de Foro. Sin embargo, los de Cascos siguen al frente del Ayuntamiento y las consecuencias se reflejan en datos como los de este presupuesto, la antítesis de algo que pueda considerarse como rescate ciudadano o compromiso social.

    Gijón necesita movilizar todos sus recursos para salir del impasse al que Foro la está sometiendo porque esconder los problemas no ayuda a resolverlos. Sin embargo, lejos de vislumbrar un cambio de actitud, la liquidación del presupuesto de 2015 vuelve a demostrar la incapacidad de Foro para gestionar la ciudad, empeorando incluso los resultados obtenidos en la liquidación presupuestaria de 2014.

    Carmen Moriyón y sus concejales demuestran con sus hechos que son malos gestores de los recursos de Gijón, cuyos ciudadanos y ciudadanas necesitan más que nunca que en el Ayuntamiento haya hombres y mujeres dispuestos a trabajar a diario para que su vida sea mejor. Para eso nos han elegido. Ignorarlo, no querer debatirlo o tratar de que pase desapercibido sólo sirve para volver a repetirlos mismos errores, y eso es sinónimo de más problemas, de más personas desatendidas, de menos compromiso público, de más frustración ciudadana.

    Estos 50 millones de euros no empleados son el reflejo de un continuismo que lastra el futuro de Gijón y también la demostración palpable de que la aparente bondad de las palabras de Carmen Moriyón nada tiene que ver con la cruda realidad.

    Puedes ver el artículo en http://suscriptor.lne.es/suscriptor/gijon-opinion/2016/03/06/gijon-necesita-cambio/1892975.html

  • De casta socialista. (Ángel Calvo, Vicesecretario General del PSOE-Gijón)

    Andaba Marcelo estas últimas semanas algo enfermo. Ahora que ya se está recuperando y lo hemos visto otra vez en la Casa del Pueblo sentado en la mesa con los viejos roqueros, debatiendo sobre los problemas del mundo, hemos descansado todos un poco. El año 2015 es importante para los socialistas de Gijón y necesitamos a Marcelo en plena forma, trabajando con nosotros.

    Marcelo García es un símbolo de la izquierda asturiana y española. Un hombre de casta. Socialista de les cuenques, presidente del PSOE de Gijón, historia viva de todo lo que sucedió en Asturias en los últimos ochenta años, Marcelo es el ejemplo de una forma de ser y de actuar que nos hace a los socialistas sentirnos orgullosos del partido en el que militamos.

    Antes de caer enfermo, andaba Marcelo entre los ensayos del coro de la Casa del Pueblo y la grabación de sus recuerdos. Los recuerdos de Marcelo son muy valiosos, son el reflejo de muchos otros luchadores socialistas asturianos, un recorrido por la lucha por la igualdad, por la justicia social, por la defensa de la utopía como  instrumento de transformación social, por la democracia y la participación. Son el recorrido por una vida entera dedicada a la política y a la lucha en defensa de los derechos de todos. Honradez, solidaridad y  socialismo.

    Hablamos con Marcelo de los tiempos que corren, de la radicalización de las ideas y de la política, de que la sensatez y la búsqueda de soluciones no están de moda, y sí parecen estarlo el enfrentamiento vacuo, la distorsión ideológica y la salsa rosa política. Que el PSOE se mueve con mucha dificultad en estos ambientes. Que navegamos a trompicones. Y que son muchos los augures funestos que nos anuncian el fin.

    Reflexiona Marcelo sobre lo que hablamos: “Mira –nos dice– tenemos 135 años de historia. Y en 135 años de historia hemos pasado por momentos muchos peores que este y aquí estamos. Al final, con nuestros errores y nuestros aciertos, hemos estado, participado, liderado todos los momentos importantes que han ayudado a este país a ser mejor” “En algún momento se necesitará del sentido común, del diálogo, y allí estaremos nosotros”

    Recuerda cómo, a mediados de los 70, fue a hablar con un grupo de gente asturiana progresista que se hacía llamar Democracia Socialista Asturiana, con el fin de que se integrasen en el PSOE. Ellos le dijeron entonces que el PSOE estaba muerto y enterrado con la guerra civil. Años después algunos de ellos ocuparían cargos políticos como representantes del PSOE. Lo mismo que dijo en su momento Tierno Galván, cuando dirigía el Partido Socialista Popular, y Tierno acabó siendo alcalde de Madrid, también por el PSOE. Y es que como recuerda Marcelo el PSOE es un partido joven, de izquierdas, y lo seguirá siendo mientras se necesite luchar por la igualdad y la justicia social.

    Marcelo fue concejal de Ecología en la primera corporación democrática de Gijón. Como él, Gijón vio pasar por el ayuntamiento durante más de 35 años a cerca de 150 concejales y alcaldes socialistas. Todos ellos dejaron el alma en el trabajo por Gijón, todos se marcharon como llegaron, algunos con menos salud. Y es que como Marcelo hay mucha gente en la Casa del Pueblo de Gijón. Gente de casta. De casta socialista.

  • 2010.04.08 Entrega premio juego RIME en CME_1.jpg

    El Centro Municipal de Empresas es valorado como el mejor vivero empresarial de España.

    – La Fundación de las Cajas de Ahorro lo sitúa como la mejor incubadora empresarial del país.

    – proyectos nacidos en el centro han creado miles de empleos desde su puesta en funcionamiento.

    – El Centro Municipal de Empresas (CME) fue creado en 1992 por iniciativa del gobierno municipal socialista tras la rehabilitación de una antigua fábrica.

    – La incubadora ha ido creciendo desde entonces, incluyendo la gestión del Parque Científico y Tecnológico de Gijón.
    2010.04.08 Entrega premio juego RIME en CME_1.jpg

     

    El estudio elaborado por la Fundación de Cajas de Ahorro (FUNCAS) es un reconocimiento al esfuerzo y dedicación de los hombres y mujeres que han formado la plantilla de esta sociedad municipal y aquellas otras personas que han colaborado en los distintos programas de apoyo a emprendedores. Su labor ha sido lo que ha permitido convertir al Centro Municipal de Empresas de Gijón en un referente en España.

    El CME es una entidad muy especial para mi y estoy muy orgulloso de que su trayectoria haya sido reconocida tras más de 20 años de funcionamiento. A esta sociedad he dedicado muchos años de trabajo y en él he pasado muchas horas escuchando a personas con iniciativa y ganas de construir su propio proyecto, y este reconocimiento es para ellos y ellas pues han sido los protagonistas de la tarea realizada.

    Los socialistas creamos el CME en 1992 y sus instalaciones han crecido de modo constante hasta llegar a los cerca de 18.000 metros cuadrados actuales. En los últimos años, no obstante, este crecimiento se ha visto ralentizado por la falta de iniciativa y el único proyecto que el actual gobierno ha puesto en marcha y concluido es la ampliación del edificio Asturias, con unos 600 metros cuadrados.

    Gijón necesita un nuevo impulso que nos permita crear oportunidades para vivir y trabajar en nuestra ciudad. El CME es un gran instrumento para ayudar en esa tarea y hay que aprovechar el conocimiento de sus profesionales y la experiencia de sus usuarios para seguir mejorándolo. Ese es uno de mis compromisos.

    Aquí dejo el enlace a la noticia publicada por el diario Expansión en el que se hace referencia al informe de FUNCAS citado. Puedes leerlo haciendo click sobre este enlace.

    José María Pérez López. Candidato a la Alcaldía de Gijón.

     

  • arguelles_3

    Los mitos de Foro sobre el empleo y las realidades del PSOE.

    Recientemente algún medio de comunicación ha publicado diversas noticias acerca de las supuestas magnificencias de los planes de empleo de Foro para 2014. En base a las informaciones publicadas quiero insistir en que:

    a) No se entiende por qué no se priman los criterios sociales respecto a cualquier otro.

    b) No se entiende por qué ahora, después de casi un año de parón, hay sucesiones de procesos de selección de personas desempleadas haciendo pasar a los y las paradas por calvarios en los que tienen escasas posibilidades de obtener una plaza.

    c) El dinero consignado en el presupuesto prorrogado para 2014 y sus modificaciones para planes de empleo NO se gastará en el ejercicio.

    A la vista de la respuesta realizada por el equipo de gobierno municipal de Moriyón a las críticas realizadas por mí hace un par de días, insisto una vez más en lo dicho respecto a la convocatoria de Planes de Empleo en Gijón para 2014.

    Me ratifico: no cambio ni una coma. Vamos por partes.

    No se priman los criterios sociales

    Resulta incompresible que no se primen los criterios sociales respecto a cualquier otro. En efecto, las bases de la convocatoria (páginas 10 a 12) establecen un sistema selectivo en el que se pueden obtener un máximo de 12 puntos, de los que 10 se corresponden a un examen y 2 a la valoración de la necesidad social. La valoración asigna un máximo de 10 puntos a un examen de conocimientos y un máximo de 2 puntos a la valoración de la situación social. Además se exige un mínimo de 5 puntos en el examen para que se pueda sumar la puntuación de la parte social. El despropósito es tal que una persona que forme parte de un hogar con todos en paro y en el que ninguno de los miembros perciba ingresos recibirá un 2 puntos. Ya está. Además, antes tendrá que haber pasado por una “oposición” en la que posiblemente no obtenga la mejor puntuación.

    Desde luego, no es esto. No lo es. Los planes locales de empleo nacieron en Gijón hace casi 20 años con una vocación claramente social. Si lo que se priman son los conocimientos frente a la necesidad social, es evidente que han perdido ese carácter social. Nadie duda de que se debe exigir una competencia profesional, pero, acreditada ésta, debería primarse claramente la situación social.

    En Gijón hay casi 28.500 personas paradas. De ellas, unas 15.000 no reciben prestaciones por desempleo porque los recortes sociales del PP han recortado brutalmente esas prestaciones. Los planes locales de empleo son una salida (desesperada, en muchas ocasiones) para que vuelvan al mercado de trabajo y a llevar ingresos a su hogar. Las plazas nuevas ofertadas para planes de empleo en Gijón durante 2014 serán 366, de las que 165 corresponden a la oferta financiada principalmente por el Gobierno de Asturias y 201 a las plazas financiadas por el Ayuntamiento de Gijón. Lo que llama la atención es que el criterio de selección predominante no sea el de necesidad social, dada la desproporción entre plazas ofertadas y desempleo, la probabilidad de que una persona parada pueda acceder en Gijón a una plaza de un plan de empleo es del 1,28%.

    La sinrazón de los encadenamientos de los procesos de selección

    El encadenamiento de procesos de selección es inexplicable e insoportable para las personas desempleadas. Durante el año 2014 sólo se han convocado planes de empleo en el segundo semestre. Y han sido dos convocatorias consecutivas de procesos que eran perfectamente previsibles: el primer proceso selectivo empezó en agosto y terminó en la segunda quincena de octubre. Precisamente, el 31 de octubre se abrió el plazo para la inscripción en el segundo proceso selectivo.

    Más de 4.000 personas han participado en cada uno de los procesos. Y en muchos casos son las mismas personas. ¿Es que no se podían haber simultaneado ambos procesos? ¿Por qué se somete a personas desempleadas, en muchos casos al borde de la desesperación, a esta cadena de procesos de selección en los que solo tendrán éxito 4 de cada 100 inscritos? ¿O es que es tan importante crear mercado para los “preparadores de las oposiciones” de los planes locales de empleo de Gijón? Precisamente, unas “oposiciones” que, como hemos dicho ya, no tienen sentido en unos planes que deberían ser eminentemente sociales.

    En 2014 NO se han gastado el dinero presupuestado, o… ¿presupuestan mal?

    La respuesta que han dado a mis declaraciones es incomprensible. No se sostiene. En febrero de 2014 se aprobó en un pleno extraordinario una dotación de más de un millón de euros adicional a lo prorrogado que provenía del año anterior. Era dinero a mayores y como consecuencia de peticiones del PSOE que se aceptaron en el marco de negociación de la susodicha modificación. En 2014 el Ayuntamiento sólo ha promovido un proceso de selección y se está celebrando en diciembre. Luego, si no ha habido nuevos contratados, es imposible que se haya gastado el dinero a mayores que se aprobó en febrero.

    Lo sorprendente es que para responder a mi crítica del no gasto, nos enteramos ahora de que el dinero no llega para la personas que están incorporadas en planes de empleo. No lo entiendo. Llevamos 20 modificaciones presupuestarias y nadie ha dicho nunca que hubiese problema con estas partidas, ¿acaso se dan cuenta ahora de la escasez de crédito? ¿cómo es posible que la intervención municipal no advirtiese antes de la insuficiencia de dinero que es para cubrir parte del capítulo de personal? Es imposible de entender. A ver cómo acaba esto.

    Para terminar, un poco de historia

    Los planes de empleo nacieron en Gijón como una iniciativa municipal para favorecer la inserción en el empleo de personas desempleadas de larga duración y jóvenes que no han conseguido su primer empleo. Hasta el año 2000 se financiaron exclusivamente con aportaciones municipales: más de 5.000 millones de pesetas, unos 30 millones de euros. Desde la llegada al gobierno de Asturias de Vicente Álvarez Areces (año 1999) el Principado ha cofinanciado los planes locales de empleo, si bien el Ayuntamiento de Gijón siempre ha hecho importantes aportaciones adicionales de recursos propios.

    Especialmente destacables son los esfuerzos realizados para paliar los primeros efectos de la brutal crisis económica que nos sigue golpeando. No constan balances oficiales de esos años, porque los de Foro-Moriyón han dejado de hacer memorias anuales (acaso no les convienen?) Aún así, vamos a recordar que sólo en 2009 fueron contratadas unas 650 personas desempleadas dentro de los planes de empleo desarrollados en Gijón. Nada que ver con los “logros” actuales en los que la prioridad ha sido la reducción de la deuda y se vende con gran trompetería cualquier cicatera convocatoria.

    A día de hoy, el primer problema de la ciudadanía gijonesa es el empleo. Conseguir empleo. En el mes de noviembre de 2014 estaban en el paro 15.469 hombres y 12.776 mujeres. En total 28.245 vecinos y vecinas de Gijón en edad de trabajar estaban en el paro. Casi 3.000 más que en noviembre de 2011. De ellos, unos 15.000 no perciben prestaciones de ningún tipo porque las políticas del PP han recortado brutalmente las prestaciones por desempleo para los parados y paradas españoles.

    Porque los socialistas queremos que la gente trabaje y que no dependa de la caridad (privada o pública) apostamos por los planes de empleo. Desde lo público debemos hacer todo lo posible para que las personas no lleguen a situaciones de exclusión social. Por eso los socialistas preferimos una plaza en un plan de empleo a una ayuda de emergencia. Eso lo desarrollaré otro día.

Página 4 de 6« Primera...23456