• El control de la legalidad en el Ayuntamiento de Gijón.

    Jesús Gil y Gil también lo hacía. Eso de cesar altos cargos municipales. Él lo llamaba pérdida de confianza. En su caso fue al interventor municipal. Parece ser que éste, atendiendo a las funciones y obligaciones de su puesto, entregó al Tribunal de Cuentas una documentación que se le exigía. Todos sabemos cómo acabó aquello de Marbella. Todos sabemos cómo acaban las aventuras políticas de los salvadores de patrias y su dificultad para diferenciar los intereses generales de los suyos propios.

    Siempre que se cesa a alguien es por un motivo. Y si se cesa a alguien cuya función principal es velar por el cumplimiento de la legalidad en un ayuntamiento, pues es que esa legalidad municipal y quien es su máxima representante estorban.

    La historia de ceses y dimisiones en el Ayuntamiento de Gijón viene de largo y no huele demasiado bien. Primero fue aquella extraña dimisión de la concejala de hacienda y su equipo directivo: ¿Qué motivos hicieron que se fuese con ella todo el equipo, recién nombrados, todos ellos funcionarios? Después fue el cese del gerente y los despidos de la responsable económica y del ingeniero jefe en la Empresa Municipal de Aguas. El caso es que en una escalada perfectamente planificada de devaluación de la empresa, toman la decisión de cesar a dos de las personas que integraban la Mesa de Contratación y velaban por su objetividad y transparencia. Eso les permitió dejar la decisión directamente en manos de su presidente y a partir de ese momento en la EMA las obras ya no se dan a la empresa que presenta el presupuesto más bajo, como se puede comprobar con el pozo de tormentas de la zona Este (9,7 millones de euros), algunas obras de saneamiento en Deva (más de 3 millones), y otras licitaciones.

    Eran tan falsas las explicaciones dadas para sus despidos que acaban de aceptar el primero de ellos como improcedente y deberán pagar 75.000 € a la afectada. 75.000 € de todos los gijoneses por echar a una profesional seria y rigurosa. Perfil éste, ciertamente, que no se ajusta a lo que se exige en el Foro de Cascos y Moriyón para la gestión de lo público. Como hay otro despido pendiente de resolver en los juzgados, es de prever que al final la broma nos costará a todos los gijoneses más de 150.000 €, todo ello para que el Sr. Couto tenga el camino libre. Mucho va a ser el trabajo de recomposición de controles, transparencia y legalidad que van a tener que recuperar los partidos democráticos cuando vuelvan a gobernar el Ayuntamiento de Gijón.

    Con el PSOE todos los partidos políticos con representación municipal participaban en los Consejos de Administración de las empresas municipales y, por tanto, en su gestión. Todos. Por eso alguien que acaba de llegar a la política municipal, como era Foro, no toma la decisión de dejar fuera de estos consejos a los dos partidos de la izquierda gijonesa si no es por algo. Y el tiempo va determinando poco a poco esas razones.

    El Foro de Cascos, en pleno proceso de acantonamiento en el Ayuntamiento de Gijón, se ha instalado en la anomalía democrática permanente, limitando severamente derechos de ciudadanos y de grupos municipales. Ha llegado incluso a expulsar al Principado de Asturias de órganos municipales, y, ahora, con el cese de la secretaria municipal, que representa el sometimiento al control de la legalidad, ha traspasado la línea del respeto democrático. Y en todo esto, aunque intenten ocultarlo, tiene una parte importante de responsabilidad el Partido Popular.

    Es el uso del Ayuntamiento para extraños intereses que no tienen nada que ver con los problemas de la ciudad. No hay nada para empleo, ni inversiones, ni para vivienda, los servicios sociales se debilitan…Los gijoneses necesitamos que el ayuntamiento sea algo más que marchas por la caridad y procesiones, y que desde la Casa Consistorial se vuelva a liderar la actividad política de Gijón.

    Como todas las decisiones cuando se toman tienen más de una lectura, el cese de la secretaria manda otros mensajes. Uno de ellos es claro y sencillo, es un aviso a navegantes. Corren vientos de desasosiego y malestar entre los arcos de la Plaza Mayor.

    Ángel Calvo Cuesta

    Vicesecretario General del Psoe de Gijón.

  • Urbanismo a la carta.

    Los socialistas nos opondremos a la paralización de tres desarrollos urbanísticos: Infanzón, Cabueñes, y el de Arroyo de Tremañes (Roces). Estas paralizaciones se suman a la paralización que con anterioridad decretó la Junta de Gobierno para Castiello de Bernueces. El urbanismo gijonés está en un callejón  sin salida y el equipo de Moriyón es el único responsable.

    Esta cadena de suspensiones demuestra que FAC convierte en problemas y pobreza para la ciudad todo lo que toca: sea lo controvertido o los asuntos que son pacíficos y en torno a los que no hay conflicto alguno. Gijón está parado.

    Con estas decisiones surgen algunas preguntas que el gobierno municipal no parece tener interés en responder:

    • ¿Está garantizada la ausencia de indemnizaciones a los constructores. Indemnizaciones que acabaremos pagando todos con nuestros impuestos o con más recortes.
    • ¿Qué beneficio real y tangible se consigue para la ciudadanía en general con esta singular forma de proceder? Salvo más paro y aumentar la crisis, por si fuera poca, en la construcción

    La justificación que se da para paralizar el urbanismo gijonés es una interpretación interesada tanto de la aclaración de sentencia dictada por el TSJA como del informe emitido por la CUOTA el 19 de abril.

    En ambos casos, se señala que dados los términos en los que se ha producido la anulación de sentencia no se está cuestionando el  modelo urbanístico contenido en el PGO de 2011, y que es posible cumplir la sentencia, exponiendo los documentos que se omitieron en los trámites de exposición pública.

    • ¿Por qué entonces va a gastar el Ayuntamiento de Gijón 600.000 euros y tardar 5 años en aprobar un nuevo PGO que será en un 75% igual que el actual?
    • ¿Cuándo dispondrá Gijón de un nuevo PGO “válido y eficaz a todos los efectos” que permita desbloquear todo lo que Foro está paralizando ahora?

    Las consecuencias sobre la actividad económica y el empleo son tremendas, pero también lo es sobre la reputación de Gijón y la confianza que proyectan nuestras instituciones locales para tener reglas estables y conocidas por todos.

    Suspender estos desarrollos es responsabilidad exclusiva de las decisiones de Foro. Son suspensiones innecesarias y posiblemente caras. Innecesarias porque se podía cumplir la sentencia, sin más. Caras, porque todo apunta a que pueden tener consecuencias económicas para el Ayuntamiento que pagarán a la postre todos los contribuyentes.

    La paradoja es que al mismo tiempo que se propone la suspensión de tres desarrollos urbanísticos se propone avanzar en otro.  ¿Cómo es posible que la misma situación jurídica que justifica parar tres desarrollos pueda amparar avanzar en otro? Es incomprensible. Quizás sea esta la respuesta a una decisión tan absurda: FAC quiere instalar en Gijón el urbanismo a la carta. Un urbanismo de favores. Y como dice el dicho “los favores con favores se pagan”

    Es evidente que durante dos años Foro ha conseguido paralizar Gijón. En los próximos dos su objetivo es acelerar la decadencia. Y va camino de conseguirlo.

     

     

     

  • La “Milla del Conocimiento”, o cómo usar proyectos de todos de forma partidista.

    Repasando el acto de presentación que se realizó el pasado lunes en la finca Bauer surgen unas cuantas reflexiones respecto a este caso y a otros que pueblan nuestra vida cotidiana local, pues al indudable peso que la representación institucional tiene, no se le añade, en absoluto, ni una sola idea innovadora en la gestión, ni un solo precedente creativo en cuanto a la gobernabilidad de Gijón que añada valor a lo que desde el Gobierno Socialista de la ciudad se aportó en años anteriores.

    El problema que tiene para el gobierno de FAC el copiar los modelos heredados es que les faltan antecedentes y competencias para hacer una gestión adecuada. Sin lugar a dudas, una presentación pública de un estudio que concierne a una comunidad amplia, como es la que se ubica en el espacio de la Milla del Conocimiento de Gijón, debería haber tenido una mayor presencia de todas las instituciones que están, participan o aportan valor al entorno objeto de estudio, así como del resto de la ciudadanía de Gijón.

    Respecto al estudio realizado sobre la Milla del Conocimiento conviene recordar que, durante casi 20 años, el Ayuntamiento de Gijón ha mantenido una estrecha relación con la Fundación COTEC, promotora del mismo, que ha permitido identificar la Milla del Conocimiento de Gijón como “sistema local de innovación”. Esa consideración refleja el acierto de la estrategia desarrollada por el gobierno local socialista desde los años 90, al apostar por un enfoque en el que casi nadie creía en el ámbito local de nuestro país y lograr culminarlo con el galardón de Ciudad de la Ciencia y la Innovación durante el mandato de Paz Fernández Felgueroso, en enero de 2011.

    En paralelo al desarrollo urbanístico y empresarial del Parque Científico Tecnológico de Gijón, se realizó una importante labor divulgativa de la ciencia y la innovación, para lo que se contó desde un principio con el entusiasmo y la colaboración de la Fundación COTEC. Fruto de esta colaboración, surgieron los Encuentros Empresariales de Gijón que sirvieron para poner en la agenda de la reflexión local temas que, desde otras instancias, se consideraban de exclusiva competencia del Estado o de las Comunidades Autónomas. En este sentido, se celebraron jornadas cuyos contenidos llaman la atención hoy, con perspectiva histórica, en tanto son cuestiones de vanguardia que planteaban las reflexiones más avanzadas sobre el futuro de las ciudades y su papel en el desarrollo local. Cabe aquí recordar tanto las ideas de M. Castells como las de la recientemente premiada Príncipe de Asturias Saskia Sassen acerca del papel de las ciudades en un mundo globalizado.

    Al cabo de los años, tras 16 ediciones de las Jornadas Empresariales de Gijón, se decidió modificar el formato para lo que se planteó como alternativa, desde el Parque Tecnológico de Gijón, la realización del estudio sobre la Milla del Conocimiento en noviembre de 2009. La respuesta de COTEC fue, como siempre, espléndida, y se puso en marcha un grupo de investigación de la Universidad de Oviedo para realizar los trabajos.

    A partir de ahí, y tras múltiples entrevistas y análisis de los datos obtenidos, se ha publicado el estudio denominado: “Análisis de la Milla del conocimiento de Gijón como Sistema Local de Innovación”, en el cual no se hace sino corroborar las tesis que sustentaron no sólo el desarrollo del proyecto del Parque Científico Tecnológico de Gijón, sino también, la visión de futuro, que supuso para Gijón y Asturias en el entorno de La Laboral, la aglomeración de instituciones, centros de formación e investigación y empresas, lo que, posteriormente, se acuñó bajo la marca “Milla del Conocimiento”.

    Por todo ello, considerando que el estudiio presentado de forma institucional –aunque ya se había publicado hace más de un año y cuya elaboración es muy anterior- tiene una gran trascendencia para Gijón al ubicarnos de lleno en el mapa de la Innovación Europea, creemos que es justo que se reconozca cuál es el origen de este proyecto y sus beneficiosas consecuencias, así como lamentar que no se haya concitado al acto de presentación a más agentes de la milla del conocimiento.

    En esta misión, todos somos importantes, y tenemos un papel que jugar, tal y como cuando tuvimos responsabilidades de gobierno los socialistas tratamos de hacer. Porque o el gobierno de FAC no ha entendido nada o la atmósfera innovadora que se quiere crear en el entorno de la Milla del Conocimiento sólo surgirá de la cooperación y el desarrollo conjunto. Estilo bien distinto al de la confrontación y el liderazgo aislado y manifiestamente mejorable al que nos tienen repetidamente acostumbrados.

                                                                           Ángel  Calvo Cuesta.

    Vicesecretario de la Agrupación Socialista de Gijón.

  • Carta abierta a Rafael Felgueroso: ¿Se pueden fiar los ciudadanos de la Sra. Moriyón?

    Si sus socios y antiguos amigos no se fían de la Sra. Moriyón, ¿se pueden fiar los ciudadanos? ¿Se pueden fiar sus compañeros de partido? ¿Se fía usted, Sr. Felgueroso? Pues, usted mismo.

    Yo tengo que reconocer que no me fiaría ni un ápice. En política la lealtad es una regla fundamental. Quien tiene el hábito de usar a los demás para sus intereses sin ningún rubor, lo seguirá haciendo. Sin duda. Habitualmente se creen con ese derecho.

    Me pide usted que rectifique. ¿El qué? ¿Ha leído usted bien mis declaraciones?  Si las hubiese leído se habría dado cuenta de que no había ninguna valoración ni presunción sobre el posible fallo judicial. Lo que yo hacía entonces, y hago ahora, es una valoración estrictamente política, sobre unos usos y unas formas de actuar.

    Sr. Felgueroso, más allá del fallo judicial, es muy poco edificante que la máxima responsable municipal del Ayuntamiento de Gijón se encuentre bajo sospecha y envuelta en líos judiciales como consecuencia de sus malas relaciones con sus antiguos  socios y amigos. Da respigos que esté al frente de la máxima institución de la ciudad alguien capaz de llevarse expedientes de pacientes y esgrimir como coartada un documento firmado por la esposa del fundador y actual diputado nacional de FAC.

    Y no, Sr. Felgueroso, no he sido yo, ni el PSOE, el que ha introducido el insulto, la insidia, las mentiras y las medias verdades, la persecución y las amenazas en la vida municipal. Sí, he dicho, las amenazas. No hemos sido los socialistas. No. Han sido sus compañeros de partido, la Sra. Moriyón y el Sr. Couto. Y si tiene usted mala memoria o una memoria selectiva no se preocupe, no tendré ningún problema en hacerle llegar un extenso dossier de prensa que lo demuestra.

    Pero dado que habla de la sentencia déjeme que le señale alguna cosa que sí tiene valor político y que sería necesario aclarar. Por ejemplo, la confirmación de la sustracción de 27 historias clínicas, que eran propiedad del centro sanitario y no de la Sra. Moriyón. O que, como se aprecia en la sentencia, se pueda concluir que la alcaldesa ha mentido en sus declaraciones de bienes y actividades ¿Va a corregir ahora su declaración de bienes? ¿Va a pedir perdón por llevarse unos documentos que no eran suyos?

    Sin duda el listón que le quedó a la Sra. Moriyón, al acceder a la alcaldía de Gijón, era muy alto. No le vamos pedir que emule lo que le es imposible de emular, pero ser la máxima representante de una ciudad exige rigor, integridad y responsabilidad.

    Pero más que el rigor, o la solidaridad, a la señora alcaldesa parece atraerle, de una forma que no puede evitar, la salsa rosa. No sabe separar lo privado de lo público, como demostró al montar su particular “show” en el salón de recepciones municipal para intentar confundir sus responsabilidades personales con un debate político, que nada tiene que ver con sus fallidos negocios.

    Por cierto, Sr. Felgueroso, alude usted en su declaración a una “impresentable actuación” mía “y desde hace mucho tiempo” en la redes sociales. Me temo que está mal informado. Ya ve, no creo que mienta. Simplemente está mal informado. Yo no poseo ningún perfil en las redes sociales. No encontrará ni una sola opinión mía en ellas. Si me quiere seguir me hallará en algunos artículos en los medios de comunicación, en ruedas de prensa y en la página Webb de mi partido. No en las redes. La próxima vez intente usted estar mejor informado, para no dejarme a mi la baza de decirle que miente. Claro que para ello debe hacer un esfuerzo mayor en el trabajo municipal y dedicarle, como mínimo, el tiempo que dedica a sus actividades privadas.

    Ángel  Calvo Cuesta.

    Vicesecretario de la Agrupación Socialista de Gijón.

  • Más hipocresía Moriyonista: negarse a dar un empleo a 400 familias.

    Más hipocresía Moriyonista: negarse a dar un empleo a 400 familias mientras se clama contra la “insensibilidad con los necesitados”.

    En el Pleno Municipal celebrado ayer los concejales de FAC y del PP, la derecha gijonesa que sostiene a la alcaldesa Moriyón, rechazaron dedicar más recursos económicos a paliar el severo problema de desempleo que padece Gijón.Ambos partidos decidieron en el Pleno Municipal no destinar los beneficios obtenidos por las empresas municipales gijonesas, que según lo publicado ascienden a unos 4 millones de euros, a aliviar el sufrimiento de unas 400 familias que, con la asignación de esos recursos a  planes de empleo, podrían haber disfrutado de un empleo durante un año. FAC y PP votaron en contra de eso así como de dotar de facultades extraordinarias a la Alcaldía para convocar de forma urgente las plazas generadas.

    No debe extrañarnos. Es lo mismo que hicieron durante 2012: se negaron a apoyar las propuestas del PSOE para destinar 2 millones de euros a planes de empleo con el argumento de que “podían surgir imprevistos” y ahora resulta que les sobran 4 millones de  euros del presupuesto de 2012 que, de momento, tienen que destinar a amortizar deuda.Lamentable. Invertir dos millones de euros en planes de empleo supone sacar del desempleo durante un año a casi 200 personas y, además, esas personas generarían prestaciones por desempleo que les ayudarían a mirar al futuro con un poco más de  tranquilidad y, sobre todo, de dignidad.

    Es lamentable que FAC y PP se empeñen en demostrar reiteradamente que prefieren entregar el dinero a los bancos que atender la emergencia que supone el récord histórico de 31.023 personas desempleadas en Gijón. No compartimos su prioridad. Nos parece inaceptable.

    Lo grave es la inmensa hipocresía en la que se ha instalado FAC y que Moriyón practica con gran soltura en Gijón. Son como los mercaderes del templo. El mismo día que votaron en contra de aliviar el sufrimiento a personas dignas y trabajadoras en situación de desempleo, publican los medios que Moriyón denuncia al Principado por “dar la espalda a los necesitados”. Hay que tener cuajo para decir eso y, al día siguiente, oponerse a destinar recursos de los que sí dispone el Ayuntamiento de Gijón para dar trabajo a las personas sin empleo.
    Moriyón no da la espalda, simplemente sale corriendo ante los problemas de la ciudadanía y guarda en un cajón los medios de los que dispone. En vez de dedicar recursos a planes de empleo prefiere que 400 personas lleguen a una situación extrema y, además, las aboca a solicitar el salario social como única solución para subsistir. No quiere poner un remedio, no quiere ayudar a personas que, desgraciadamente, están al limite y que, gracias a un plan de empleo, podrían reincorporarse al mercado laboral y obviamente no serán solicitantes del salario social.
    Este es el partidismo de FAC y de Moriyón que anteponen hacer oposición al gobierno del PSOE en el Principado a dar soluciones a los gijoneses y gijonesas. Los autodenominados “no políticos” guardan en el cajón millones de euros, mientras miles de personas no tienen trabajo. Eso sí, no me extrañaría que dentro de unos meses nos dijesen que destinan parte de esos recursos a pagar un gran concierto que dura un día, en vez de dar un trabajo a 400 personas durante un año. Triste elección.
    Las palabras de Moriyón la traicionan. Porque se refiere a “necesitados” a los que se debe atender con la caridad que deben agradecer. Moriyón no quiere tratarlos como mujeres y hombres dignos que son víctimas de un austericidio que está llevando a que las empresas no necesitan gente para trabajar porque no venden nada, y nadie quiere comprar porque o no puede o tiene tanto miedo que si tiene algo, no lo gasta y lo guardar por si acaso.
    Moriyón prefiere dar una caritativa ayuda de emergencia que una oportunidad en un plan de empleo o un curso de formación retribuido. Moriyón prefiere la caridad a la dignidad. Nosotros preferimos la dignidad y los derechos.
    Por otro lado, y respecto a las falsas salidas por la tangente a las que nos acostumbra el inefable concejal de Empleo, se puede encontrar un argumento sólido en este otro post, así como en la contundente intervención con la que respondimos en el Pleno Municipal de ayer.Para terminar, unos datos: en Gijón los recursos destinados a planes de empleo se redujeron un 30% entre 2011 y 2013; mientras en presupuesto municipal creció un 2,7% y el paro un 35%. El presupuesto del Principado disminuyó casi un 15% en el mismo periodo de tiempo.

    Definitivamente, no somos lo mismo.

    Santiago Martínez Argüelles

    Secretario General del PSOE-Gijón

  • GIJÓN SIN NORTE

    El Ministerio de Fomento se ha propuesto “hacer sostenible” el Plan de Vías y la integración del ferrocarril en la ciudad de Gijón.

     Para ello pretender unir dos proyectos que, hasta ahora, estaban perfectamente diferenciados, tanto desde el punto de vista técnico como económico: la eliminación de la barrera ferroviaria, y la construcción de una estación intermodal, de trenes y autobuses en Moreda, responsabilidad de la sociedad Gijón al Norte; y la integración del ferrocarril de cercanías en la ciudad de Gijón, a través de un túnel con varias estaciones, entre Moreda y Cabueñes, responsabilidad del Ministerio de Fomento.

     Para  “hacer sostenible” la operación los responsables actuales del Ministerio de Fomento han anunciado que el Ministerio no aportará financiación alguna para el proyecto durante varios años. Además los ingresos que se obtengan de la venta del suelo ganado al ferrocarril, deberán ir destinados a la construcción de los andenes soterrados para cercanías en Moreda( lo que constituiría la primera  fase de la estación intermodal, con un coste de 75 millones de euros), la construcción del túnel del ferrocarril entre dichos andenes soterrados y el museo del ferrocarril, donde termina actualmente el túnel construido (33 millones de euros), y la construcción de una estación de cercanías soterrada en Puerta de la Villa (42 millones de euros).

     150 millones de euros para soterrar los trenes de cercanías entre Moreda y Puerta de la Villa. 150 millones de euros para no contar con estación intermodal. 150 millones  de euros para que el túnel de Cascos sea utilizado en un 10% de su longitud.

     “Hacer  sostenible” la operación consiste, también, en que las primeras obras sólo arrancarán en el 2015.

     La alcaldesa de Gijón calla, luego otorga. No se sabe si lo hace por la deuda que tiene con el PP, sin cuyo apoyo no ocuparía la alcaldía, o por pura incapacidad para dialogar y defender opciones menos perjudiciales para la ciudad.

     El mutismo municipal en este asunto es total, como suelen hacer con las cuestiones importantes. La alcaldesa no habla de este tema con la prensa, ni con la oposición, ni con el Principado de Asturias. Antes, de acuerdo con sus declaraciones públicas, tampoco hablaba con el gobierno de España. Ahora, seguramente ha hablado y les ha dicho a todo que sí.

     Es cierto que, en los próximos días, este asunto será tratado en el Consejo Social de la Ciudad. Habrá que estar atentos porque a lo mejor allí sí se explica, ya que están presentes tanto el gobierno municipal como el PP, las bondades del actual planteamiento “sostenible”.

     La alcaldesa de Gijón, si quisiera, podría recabar apoyos sociales y políticos, no contra el gobierno de España. Ni siquiera contra indiferencia con la que los actuales responsables del Ministerio de Fomento se han hecho cargo de este proyecto. Sino a favor. A favor de una formulación alternativa, dialogante, permeable, capaz de sumar voluntades y esfuerzos. A favor de la ciudad, porque este proyecto merece que todos hagamos un esfuerzo por acercar posturas, facilitando con ello la viabilidad y el futuro del mismo.

    Begoña Fernández

    Concejala del PSOE y miembro de Gijón al Norte

  • El Medio Ambiente en Gijón y su ilustrísima la Ineptitud.

    La alcaldesa Morillón declaraba hace unos días, a la salida de una reunión del Consejo Municipal de Medio Ambiente, que en Gijón no había habido política medioambiental hasta que ella llegó. Repetía lo que dijo hace casi dos años recién nombrada alcaldesa. Entonces, sin proyecto de ciudad, y peor aún, sin conocimiento de ella, se mostraba a sí misma como una especie de salvadora medioambiental. Hoy ya estas afirmaciones hay que tomarlas por lo que son, una amplia dosis de cinismo y osadía que ocultan una ineptitud reiterada.

    En dos años todo el trabajo nuevo de medioambiente en el Ayuntamiento de Gijón se reduce a un “Inventario de emisiones de dióxido de carbono”, por cierto un proyecto que ya había quedado preparado, para sacar a contratación pública, incluso con los pliegos económicos y administrativos hechos, antes de que la Sra. Morillón arribó al Ayuntamiento de Gijón.

    El conocimiento que entonces tenía sobre política medioambiental y ciudades quedó rápidamente explicitado cuando desmembró el área de medioambiente y lo repartió entre diversas concejalías, muchas de las cuales sus prioridades poco tienen que ver con la sostenibilidad. Así ella se quedó con el aire, la calidad de aguas de mar y las multas por ruido, temas importantes, pero una manera de ver la política medioambiental en las ciudades con una escasez que asusta.

    Todo lo verde se fue a manos de un concejal conocido en la ciudad como el concejal de los asfaltos: desde entonces no se ha vuelto a plantar ni un solo árbol y se están talando sin sentido muchos de los ya asentados. Por cierto los árboles siguen siendo el instrumento más eficaz en la lucha contra la contaminación y el CO2.

    Mientras tanto las ciudades caminan todas en otro sentido. No estaría mal que la señora alcaldesa leyese algo sobre naturaleza y ciudad y más aún sobre las estrategias de introducir medidas sostenibles en ciudades industriales, entonces quizás respetaría muchos de los proyectos medioambientales llevados a cabo en Gijón y que ella parece no conocer o despreciar: la restauración del vertedero de Pica Corros (dos años y no se ha hecho un plan director), el Arco Medioambiental, el Parque Fluvial, Monte Deva, las muchas sendas, los carriles bici, el Jardín Botánico, los Pericones, las medidas de eficiencia energética, el apiario, el Centro de Interpretación de la Naturaleza, el Plan de playas, la red de Depósitos de Retención de Aguas de Tormenta, el Cabayón de Granda, los planes de educación y sensibilización…, decenas y decenas de proyectos de todos los tamaños en un área que gestionó cerca de 100 millones de euros todos los años. Para la Señora Morillón esto es ¡Nada! Todo eso es nada, al lado de su estudio de emisiones.

    Pero, hablemos de aire. Hace ya veinte años que Gijón puso en marcha “El plan de mejora de calidad del aire de la ciudad de Gijón”, a partir de ese momento se llevaron a cabo montones de medidas, que van desde actuaciones de mejora en la eficiencia energética de las instalaciones municipales, a acuerdos con empresas para minimizar los problemas de contaminación, ordenanzas, subvenciones a vecinos para cambiar calderas, mejoras en los vehículos municipales introduciendo sistemas menos contaminantes, la incorporación de la bicicleta, Son tantas las medidas que es difícil resumirlas en un solo artículo, pero se hacen notar en la evolución de la calidad del aire de nuestra ciudad, que mejoró de forma muy importante en esos años.

    Desde el año 2004 al 2011 los proyectos realizados en el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Gijón fueron los más premiados de todas las áreas municipales, desde el BEST de la UNESCO, hasta el premio Ciudad Verde de la Fundación Biodiversidad, pasando por el premio de urbanismo sostenible de la Red de Ciudades por el Clima, etcétera. Más de veinte premios y reconocimientos.

    Cita la Sra. Morillón el programa europeo SAVE: Agencia Local de la Energía. Lo cita para menospreciar el trabajo allí realizado. Si hubiera hecho el mínimo esfuerzo de leer la memoria final del programa y la valoración que de él han hecho los inspectores europeos no hablaría por hablar. Pero para la mediocridad siempre ha sido más fácil criticar las actuaciones de otros, manipulando las informaciones y los datos.

    El ruido, la contaminación, la densidad el tráfico, la gestión de los residuos, el saneamiento, el agua, las zonas verdes, las playas…, son reflejo de nuestro modo de vivir. Problemas ambientales que nos exigen a los responsables políticos de ámbito local plantear propuestas serias, complejas, con soluciones a medio y largo plazo, producto de una reflexión política amplia, alejada de los análisis coyunturales del momento y que respondan a la idea del Gijón que queremos ir construyendo.

    Se van a cumplir dos años de gobierno y lo que se pide a un gobierno municipal son hechos. Iniciativas. Ya no cuela que se culpe a otros de la dejadez municipal, ni los excesos de teatralización de la Sra. Morillón cubren la indefensión jurídica en la que dejan al Ayuntamiento de Gijón una y otra vez, como en el caso del Plan General de Ordenación. Aparcar los nervios y gobernar para todos, tomando decisiones aunque se yerre, esa es una medicina que cura los efectos de la dejadez y la ineptitud.

    Angel Calvo Cuesta

    Vicesecretario General del PSOE-Gijón

  • Verdades tras la anulación del PGO.

    Cuidado con las falsas afirmaciones y el afán de confundir a la ciudadanía
    Desde un punto de vista político y ciudadano, que a un ayuntamiento se le anule un plan general de ordenación es una mala noticia, sin paliativos.
    Como Secretario General del PSOE de Gijón, no voy a escurrir el bulto ante este hecho, pero también reivindicaré que el urbanismo democrático gijonés, el que han hecho los socialistas con el apoyo de IU, ha conseguido poner orden y concierto en una ciudad maltratada por el urbanismo depredador y totalmente ilegal ejecutado por una derecha gijonesa, que consintió barbaridades como la del Muro, las caleyas en medio de La Calzada, el chabolismo de El Llano o las islas urbanísticas de Pumarín, Santa Bárbara, Roces o las 1.500. Puestos a recordar, recordemos todo.
    Pero ahora quiero volver a la actualidad, a la anulación del PGO gijonés de 2011. Algunas interpretaciones, fruto en algunos casos de desconocimiento, en otros de ignorancia y en otros de simples ganas de difamar, me animan a recordar algunos hechos para tratar de poner la verdad en su sitio. Lo haré, aún a sabiendas de que por ello seré objeto de nuevas descalificaciones.
    Durante estos días, los pregoneros de FAC se han sentido ebrios de felicidad porque en su estrategia de oposición a la oposición han contado con la munición inesperada de una sentencia que creen que justifica su reescritura de la reciente historia democrática local. Aportaré datos y hechos para desmontar los abundantes lugares comunes de los últimos días.
    En primer lugar, se ha dicho estos días que no hubo participación en la elaboración del PGO de 2011 y que se hizo de espaldas a la ciudadanía. No es que esta afirmación sea falsa, es que es simplemente mentira. Las pruebas siguen en la página web del Ayuntamiento gijonés en https://sedeelectronica.gijon.es/page/9803-aprobacion-definitiva-pgo2011. Las resumo: entre diciembre de 2009 y mayo de 2011 hubo cuatro acuerdos plenarios, una web específica con más de 11.000 visitantes, reuniones con todos los consejos de distrito, con representantes vecinales y sociales, dos periodos de información pública (uno para el documento de prioridades y otro para el documento inicial del PGO) en los que se realizaron más de 3.000 alegaciones, que en buena medida fueron respondidas individualmente. La amplitud de la participación ciudadana es evidente, otra cosa es que se quiera confundir participación con sinónimo de aceptación de todas las pretensiones.
    En segundo lugar, se ha dicho que esta anulación obliga a partir desde cero. Es falso. La sentencia no dice eso. El fallo dice con claridad que obliga a “retrotraer las actuaciones hasta el momento anterior a la aprobación provisional”. Eso no es el punto cero, significa que se han superado pasos importantes de la tramitación. Decir otra cosa es desconocer cómo se tramita un PGO o querer engañar. Con sólo esta sentencia en la mano, partir de cero es una decisión política, no una imposición de esta sentencia.
    En tercer lugar, se ha afirmado que la sentencia significa “manos libres” para hacer cualquier cambio en el planeamiento gijonés. Pero se olvidan de que esa carta blanca la dan los votos en el Pleno, las mayorías; pero no la sentencia. Porque la sentencia no entra en el modelo de ciudad, sólo en la exhibición o no de determinada documentación y su trascendencia en la tramitación del PGO. Pretender llevarla más allá es otra falsedad.
    También ha sido motivo de chanza que se preguntase por los argumentos utilizados en la defensa jurídica del PGO. Algunos hechos que justifican la sospecha. El primero es que hay precedentes de que este equipo de gobierno se allana ante determinados demandantes con los que coincide en el objetivo, y no defiende su posición. En este caso, que hay coincidencia entre gobierno local y demandantes en la anulación del PGO es evidente, lo dice con desparpajo la propia concejala de urbanismo. Así que, mal se defiende aquello en lo que no se cree.
    Lo segundo es el texto de la propia sentencia que afirma que “no se cuestiona” por el ayuntamiento que “los informes sean documentación relacionada con el instrumento u expediente objeto de la misma”. Esto es precisamente lo sorprendente, porque lo que fue objeto de información pública fue el Estudio de Riesgos, que aún se puede encontrar en la web https://sedeelectronica.gijon.es/from/9638/publicacions/show/4848-1-iv-estudio-de-riesgos. Consta de un informe de 74 páginas y cuatro cartografías específicas. El documento objeto de controversia está citado, junto a otros, en las páginas 51 y 52 y figura en la bibliografía del estudio dentro de tres páginas de referencias.
    Algunos pensamos que es ése Estudio de Riesgos lo que constituye la documentación relacionada con el instrumento de planeamiento (el PGO), no su bibliografía. La Corporación anterior entendió que transcribir (es decir, copiar íntegramente) los párrafos relevantes de un estudio elaborado por un tercero y citarlo de acuerdo con los criterios profesionales al uso, era la forma adecuada de proceder. Esa argumentación había sido expuesta con nitidez por parte del ayuntamiento de Gijón en una fase anterior de la tramitación administrativa al responder a los alegantes que sólo se sometía a información pública aquella documentación que era susceptible de modificación como consecuencia de las alegaciones, pero no los estudios de terceros que eran de la exclusiva responsabilidad de sus autores.
    Esa argumentación no se ha trasladado al tribunal, y tendría especial interés conocer su interpretación sobre esta cuestión porque la consecuencia práctica no es baladí: parece que en los planes que se tramiten de ahora en adelante, se debe someter a información pública todos los informes del PGO y también todas las obras, artículos, informes y documentos que aparezcan referenciados en la correspondiente bibliografía… Humildemente, si es así, cualquier PGO se convierte en casi imposible de tramitar.
    Lo que se ha dicho poco, aunque sea lo verdaderamente relevante, es que la sentencia deja en el limbo jurídico a la ordenación del territorio de nuestro municipio actual, y que tratar de gestionar la realidad de 2013 con el planeamiento de 1999 es poco menos que imposible.
    Hasta aquí, creo haber expuesto suficientes razones para interpretar de otra manera las causas y las consecuencias de una sentencia que obliga a volver a tramitar el PGO a partir de la “aprobación provisional”. La verdadera encrucijada actual es elegir ahora el nuevo camino. La sentencia, en la práctica, parece que no constituye un problema insalvable. Por eso algunos consideramos que ahora la prioridad es devolver rápidamente la seguridad jurídica al urbanismo gijonés para abordar a continuación los cambios profundos de planeamiento que democráticamente quiera la mayoría de la corporación.
    Ahora bien, la responsabilidad de esa decisión y de su ejecución corresponde al actual equipo de gobierno. Quizás cuando se le pase la resaca pueda ver las cosas con más nitidez.
    Santiago Martínez Argüelles
    Secretario General del PSOE de Gijón
  • La opción más responsable después de la anulación del PGO.

    Lo importante ahora es devolver con urgencia la seguridad jurídica al urbanismo gijonés
    Se puede caer dos veces, aunque no se tropiece en la misma piedra. Se ha anulado dos veces el PGO de Gijón. Las razones son distintas, pero el resultado es el mismo. Todas las precauciones jurídicas y formales que se tomaron para cumplir escrupulosamente las múltiples formalidades exigidas, y no volver a caer en el defecto formal, no fueron suficientes.
    Quienes se involucraron en la redacción del documento sabían que su trabajo sería escrutado incluso más minuciosamente que los anteriores, por eso valoraron meticulosamente cada paso en el procedimiento para que el PGO gijonés no volviera rechazado por un defecto formal. Pero no bastó.
    Quizás se deba reflexionar si algo más profundo está pasando en Asturias para que tantos PGO tengan tantas dificultades para tramitarse. No es creíble que la única explicación sea el empeño en hacer las cosas mal de los políticos y la torpeza e ignorancia de los amplios equipos de profesionales (arquitectos, aparejadores, ingenieros, abogados, economistas, geógrafos…) que participan en su elaboración. Es obvio que nadie se la juega profesionalmente en asuntos de esta enjundia.
    Pero el hecho cierto e incontrovertible es que Gijón está sin PGO. Las consecuencias son negativas para todos, porque un PGO no solo concierne a los propietarios de suelo residencial, afecta a cosas tan dispares como la instalación de un invernadero, la apertura de un taller o la ubicación de una depuradora, pero también a las calles, al saneamiento o a las zonas verdes con las que contamos.
    El urbanismo gijonés queda en una extraña situación jurídica que debe resolverse con toda la urgencia que se pueda. Después del disgusto inicial para unos y el festejo que no pudieron disimular otros, llega el momento de preguntarse: ¿qué hacemos ahora? Y la respuesta requiere serenidad, prudencia y tanto consenso como sea posible.
    Una opción es no hacer nada, pero tiene consecuencias nefastas. Porque tratar de regular la realidad de 2013 con la norma de 1999 es labor casi imposible. Creará inseguridad jurídica y situaciones paradójicas que son ahora mismo inimaginables; pero es que, respecto a hace tres lustros, ni la realidad física es la misma (urbanizaciones e infraestructuras), ni la legal (la ley del suelo es diferente), ni las necesidades ni las expectativas de la sociedad. Para tranquilidad de todos urge tener una base legal estable y adaptada a nuestra realidad cuanto antes. La seguridad jurídica es imprescindible y urgente.
    Tampoco parece una opción responsable trasladar la solución a la próxima Corporación, porque instalar a Gijón en un estado de excepcionalidad urbanística cuyo horizonte de solución se sitúe más allá de 2015 es fuente de más incertidumbre. Nadie puede prever si la próxima Corporación va aceptar sin más los trabajos o las prioridades urbanísticas de la actual. La Corporación de 2015 no tiene por qué recibir en herencia la espada de Damocles de seguir manteniendo otros dos o tres años una situación de aberrante inseguridad jurídica, derivada de la vigencia de un planeamiento de 1999 que nada tiene que ver con la realidad.
    Existe otra opción que es la promovida por el PSOE en este momento: Gijón tiene que tener un PGO actualizado y en vigor cuanto antes. A partir de aquí existen diferentes variantes. Pendientes de la aclaración de sentencia pedida, la alternativa más inmediata y corta en el tiempo es sanar las deficiencias jurídicas del plan de 2011 y consolidarlo, sin perjuicio de otras reformas más profundas que quiera plantear democráticamente el actual Pleno municipal, pero que se tramitarían sobre una base jurídica cierta y con el calendario que ha esbozado el gobierno local.
    Claro que también serían posibles otras alternativas, pero para ser eficaces deberían contener el compromiso explicito de cerrar el asunto en el mandato de esta Corporación. Que se puede hacer un PGO en 24 meses está demostrado. Otra cosa es que nadie quiera comprometerse a firmar algo cuya tramitación es tan compleja e incierta que cualquier tribunal pueda desautorizar.
    Que la anulación de la sentencia ha sido como un tsunami, no cabe duda. Retiradas las aguas, queda la necesidad de reconstrucción. Hay que elegir por dónde empezamos y no se puede esperar mucho más.
    Santiago Martínez Argüelles
    Secretario General del PSOE de Gijón
  • En nombre de la incompetencia.

    Este viernes el pleno votará los presupuestos presentados por FAC para el año 2013. Por segundo año consecutivo fuera de plazo, y por segundo año en medio de un espectáculo poco edificante.

     Y es que desde la vuelta de Álvarez Cascos a la política, la derecha asturiana representa su particular baile de máscaras, en el que una serie de personajes se dedican a dar vueltas y vueltas en torno a la urna electoral, ocultos curiosamente todos bajo el mismo disfraz: el de la derecha más personalista y cainita de las que aún campan por España.

     Pero abstraigámonos del decorado, dejemos al PP regional deshojando esa particular margarita de intereses, rencillas y congresos y vayamos a los números. Analicemos las cuentas de ingresos y gastos para intentar responder a una pregunta ¿A qué intereses o planteamientos políticos sirve este presupuesto? ¿En nombre de quién o de qué se presenta?

     Digamos para empezar que éste no es un presupuesto técnico, desde luego no se presenta en nombre de la estabilidad ni de la eficiencia económica. Ningún gestor que se precie presentaría en tiempos de crisis un presupuesto que incumple la ley de Estabilidad Presupuestaria, multiplicando por tres el crecimiento del gasto autorizado por el Estado. Pocas mejoras de gestión hay en un presupuesto que aumenta los gastos de personal a pesar de los sacrificios laborales impuestos desde Madrid a los funcionarios. O que sólo es capaz de cuadrar las cuentas de algunas empresas municipales subiendo considerablemente las tarifas a los usuarios.

     Desde luego no es tampoco el presupuesto de la izquierda. Los recortes en los programas de empleo, en cooperación internacional, o el menor dinero disponible para programas de ayuda al alquiler, muestran claramente que, por mucho que se haya querido disfrazar, este no es precisamente un presupuesto comprometido con los más necesitados.

     Pero lo verdaderamente asombroso es comprobar que este no es tampoco un presupuesto de derechas, o al menos no responde a nada de lo que la derecha ha venido reclamando como señas de identidad a lo largo de los últimos años. ¿O acaso puede ser de derechas un presupuesto que en tiempos de crisis aumenta los impuestos a los ciudadanos para financiar un incremento de sus gastos corrientes? Y es que ni siquiera Rajoy, con todos sus incumplimientos electorales se ha atrevido a tanto, y aunque ha subido los impuestos ha recortado también los gastos, en línea con una política económica que, aunque equivocada, le permite al menos seguir justificándose en la necesaria reducción del déficit.

     El viernes se votará por tanto un presupuesto incoherente, que baja el precio del golf o el hípico municipal para subir el  billete del autobús. Que aumenta considerablemente impuestos como el IBI, para reducir el gasto en programas de empleo. En el que crece el gasto corriente y de personal a pesar de que los empleados municipales trabajarán cada uno más de cien horas más al año. Un presupuesto en que no responde a ninguna lógica ni ideología, ni representa los intereses legítimos de nadie, en definitiva, un presupuesto que se presenta, básicamente, en nombre de la incompetencia.

    Angel Calvo Cuesta

    Vicesecretario General del PSOE de Gijón

Página 5 de 6« Primera...23456