• El control de la legalidad en el Ayuntamiento de Gijón.

    http://psoegijon.es/el-control-de-la-legalidad-en-el-ayuntamiento-de-gijon/

    Jesús Gil y Gil también lo hacía. Eso de cesar altos cargos municipales. Él lo llamaba pérdida de confianza. En su caso fue al interventor municipal. Parece ser que éste, atendiendo a las funciones y obligaciones de su puesto, entregó al Tribunal de Cuentas una documentación que se le exigía. Todos sabemos cómo acabó aquello de Marbella. Todos sabemos cómo acaban las aventuras políticas de los salvadores de patrias y su dificultad para diferenciar los intereses generales de los suyos propios.

    Siempre que se cesa a alguien es por un motivo. Y si se cesa a alguien cuya función principal es velar por el cumplimiento de la legalidad en un ayuntamiento, pues es que esa legalidad municipal y quien es su máxima representante estorban.

    La historia de ceses y dimisiones en el Ayuntamiento de Gijón viene de largo y no huele demasiado bien. Primero fue aquella extraña dimisión de la concejala de hacienda y su equipo directivo: ¿Qué motivos hicieron que se fuese con ella todo el equipo, recién nombrados, todos ellos funcionarios? Después fue el cese del gerente y los despidos de la responsable económica y del ingeniero jefe en la Empresa Municipal de Aguas. El caso es que en una escalada perfectamente planificada de devaluación de la empresa, toman la decisión de cesar a dos de las personas que integraban la Mesa de Contratación y velaban por su objetividad y transparencia. Eso les permitió dejar la decisión directamente en manos de su presidente y a partir de ese momento en la EMA las obras ya no se dan a la empresa que presenta el presupuesto más bajo, como se puede comprobar con el pozo de tormentas de la zona Este (9,7 millones de euros), algunas obras de saneamiento en Deva (más de 3 millones), y otras licitaciones.

    Eran tan falsas las explicaciones dadas para sus despidos que acaban de aceptar el primero de ellos como improcedente y deberán pagar 75.000 € a la afectada. 75.000 € de todos los gijoneses por echar a una profesional seria y rigurosa. Perfil éste, ciertamente, que no se ajusta a lo que se exige en el Foro de Cascos y Moriyón para la gestión de lo público. Como hay otro despido pendiente de resolver en los juzgados, es de prever que al final la broma nos costará a todos los gijoneses más de 150.000 €, todo ello para que el Sr. Couto tenga el camino libre. Mucho va a ser el trabajo de recomposición de controles, transparencia y legalidad que van a tener que recuperar los partidos democráticos cuando vuelvan a gobernar el Ayuntamiento de Gijón.

    Con el PSOE todos los partidos políticos con representación municipal participaban en los Consejos de Administración de las empresas municipales y, por tanto, en su gestión. Todos. Por eso alguien que acaba de llegar a la política municipal, como era Foro, no toma la decisión de dejar fuera de estos consejos a los dos partidos de la izquierda gijonesa si no es por algo. Y el tiempo va determinando poco a poco esas razones.

    El Foro de Cascos, en pleno proceso de acantonamiento en el Ayuntamiento de Gijón, se ha instalado en la anomalía democrática permanente, limitando severamente derechos de ciudadanos y de grupos municipales. Ha llegado incluso a expulsar al Principado de Asturias de órganos municipales, y, ahora, con el cese de la secretaria municipal, que representa el sometimiento al control de la legalidad, ha traspasado la línea del respeto democrático. Y en todo esto, aunque intenten ocultarlo, tiene una parte importante de responsabilidad el Partido Popular.

    Es el uso del Ayuntamiento para extraños intereses que no tienen nada que ver con los problemas de la ciudad. No hay nada para empleo, ni inversiones, ni para vivienda, los servicios sociales se debilitan…Los gijoneses necesitamos que el ayuntamiento sea algo más que marchas por la caridad y procesiones, y que desde la Casa Consistorial se vuelva a liderar la actividad política de Gijón.

    Como todas las decisiones cuando se toman tienen más de una lectura, el cese de la secretaria manda otros mensajes. Uno de ellos es claro y sencillo, es un aviso a navegantes. Corren vientos de desasosiego y malestar entre los arcos de la Plaza Mayor.

    Ángel Calvo Cuesta

    Vicesecretario General del Psoe de Gijón.

Comments are closed.