• FICXIXON: LOS CAPRICHOS SE PAGAN

    http://psoegijon.es/ficxixon-los-caprichos-se-pagan/

    En un alarde de “matonismo cultural” FAC decidió dar un giro copernicano al acreditado Festival Internacional de Cine de Gijón.

    Esto no sólo significó una importante y negativa repercusión mediática, que hizo correr ríos de tinta dentro y fuera de nuestras  fronteras, sino que convirtió el 50 ANIVERSARIO del Festival en un descalabro que pasó con más pena que gloria para dolor de muchos incondicionales perjudicando, además, la imagen de la ciudad de Gijón.

    Los peores augurios que, en su momento, manifestamos, se han visto reflejados en la Memoria de Gestión del Ejercicio 2012 del Teatro Jovellanos en el que aparecen, de forma incontestable, los malos resultados, tanto de asistentes y proyecciones como económicos,  producto de la arbitrariedad con que se llevó a cabo el lamentable “nuevo proyecto”

    Algunos datos que reflejan lo antes dicho:

    –          La aportación directa del Ayuntamiento de Gijón al Festival de Cine estaba presupuestada en 136.700 € para la compensación de pérdidas a la que se añadían 150.000 € para la ¿celebración? de su cincuentenario. En suma 286.700 €.

    –          El resultado final fue una pérdida de 669.996,28 €, lo que supone un incremento del 130%

    –          No se puede achacar dicha pérdida, como pretenden, a los recortes en patrocinios y subvenciones ya que este capítulo supuso un menor ingreso de 178.000 € (de los que 70.000 € pertenecen a la no concesión de la subvención del Ministerio de Cultura por no haber sido presentada en plazo la petición de la misma)

    –          Por el contrario, si se puede achacar a la disminución del número de espectadores que se retrotrajo a cifras del año 2004 lo que produjo una disminución en taquilla de 27.400 € respecto al ejercicio 2011

    –          Sí se puede achacar, también, a un mayor gasto en Personal. Fácil conclusión si se entiende que hubieron de ser contratadas tres personas para lo que antes hacía una.

    –          Sí se puede achacar, también,  a una desesperada captación de voluntades a través de contrataciones, tanto de películas como de artistas, a los que no se les discutió ni el cuanto ni el cómo, como venía siendo habitual en ejercicios anteriores.

    –          En resumen: MUCHO MÁS DINERO MUNICIPAL PARA MUCHO MENOS Y MUCHO PEROR FESTIVAL DE CINE.

    Desgraciadamente, este es sólo un ejemplo más de los caprichos del hormiguero que nutren de improvisación y falta de criterio muchos ámbitos de la realidad gijonesa.

Comments are closed.