Navigation

UN NUEVO SIGLO

Desde 1979 los gijoneses han confiado en el PSOE para liderar el Ayuntamiento

Las principales líneas de trabajo del séptimo Gobierno socialista (2003) , en correspondencia con las preocupaciones ciudadanas, se centraron en el desarrollo local firmándose el pacto “Gijón por el empleo”, la extensión de las prestaciones sociales especialmente a los colectivos con mayores dificultades, el fomento de la calidad de vida a través de la cultura, el deporte y los lugares de esparcimiento, el desarrollo de nuevos equipamientos vertebradores de los barrios destacando los centros de la Arena , Pumarín o las instalaciones deportivas de la Calzada , el Llano o las Mestas, las mejoras urbanísticas, infraestructuras de comunicación y el crecimiento y mejora de la ciudad como el nuevo barrio de Montevil, el desarrollo de Viesques o Nuevo Gijón, el plan de avenidas, los nuevos viarios y los esfuerzos de los servicios de medio ambiente y el plan PILES (Plan de Inserción Laboral y Empleo Social).

Una mención singular merecen actuaciones como el Jardín Botánico Atlántico, proyectos como el metrotrén y las obras del Acuario sin olvidar otros como el Centro de Talasoterapia, la Universidad Laboral , la nueva cara del muro, la mejora continua de nuestras comunicaciones (ronda oeste, nudos en la Y , autovía minera o viario del hospital de Cabueñes) y sobre todo la ampliación del puerto y el diseño de un nuevo PGOU.

En el PSOE de los últimos años se han producido cambios importantes. Tras las elecciones generales de 2000, que dieron la mayoría absoluta al PP, el Secretario General federal y candidato a las mismas, Joaquín Almunia, dimitió convocándose inmediatamente un Congreso Extraordinario.

A pesar del ambiente de crisis no todo estaba tan mal, o al menos eso decía José Luis Rodríguez Zapatero que fue elegido nuevo Secretario General del PSOE en el XXXV Congreso. Comenzaba el cambio tranquilo con una nueva generación de compañeros y compañeras que llegaba a los órganos de dirección. Había que recuperar el orgullo del papel transformador de la sociedad que había ejercido el Partido en la Historia de España y había que rectificar los errores cometidos en el ejercicio del Gobierno. Adaptar los principios de un Partido centenario a una sociedad en permanente cambio.

Las elecciones municipales y autonómicas de 2003 vinieron a confirmar ese cambio tranquilo pero profundo que se estaba produciendo en la sociedad española. A nivel estatal los socialistas fueron los más votados en esta cita con las urnas y al igual que en 1979 y 1995 el resultado fue premonitorio de lo que ocurriría en las generales de 2004.

En Gijón, los socialistas volvimos a concitar la confianza mayoritaria de la ciudadanía con uno de los mejores resultados electorales a nivel municipal que nos ha permitido continuar la tarea emprendida aquel 3 de abril de 1979. Una vez más, la Alcaldía de Gijón siguió siendo socialista y al igual que entonces a través de un pacto de gobierno de la izquierda plural se posibilitó el desarrollo de políticas de progreso en un marco de estabilidad institucional y compromiso con el desarrollo de la ciudad.

El importante cambio político acaecido en España en 2004 resultó fundamental para que de nuevo nuestro país caminase por la senda del progreso junto a sus aliados naturales, los pueblos de la vieja Europa, un camino de paz, libertad, igualdad y justicia social. El final del mandato de Aznar y de la mayoría absoluta del PP supuso un desahogo para la inmensa mayoría de los habitantes del nuestro país que vivieron los dos últimos años de esa legislatura con auténtica desesperación.

El Partido Popular, fiel a su oscuro origen antidemocrático no fue capaz de aceptar los resultados electorales del 14-M. No sólo los puso en cuestión sino que los relacionó directamente con la conmoción social de los terribles atentados del 11-M en Madrid. Interpuso querellas por supuesto delito electoral contra compañeros y compañeras socialistas y planteó las elecciones europeas de junio como una segunda vuelta de las generales de marzo.

Pero en estos últimos años muchas cosas ya no son lo que eran. El cambio tranquilo que lidera Zapatero desde el XXXV Congreso Federal es mucho más profundo y sintoniza con una España distinta a la que representa la derecha. Un cambio de ciclo electoral se inició en las pasadas municipales de 2003, culminó en las generales de marzo y se confirmó en las europeas de junio. Una nueva mayoría de progreso, exigente, comprometida, que mira al futuro con optimismo y con la esperanza de otra forma de ser y de gobernar se ha levantado y ha elegido, como en el 82, “el cambio”.

Llegado 2007, las elecciones municipales han vuelto a dar la mayoría política de la ciudad a los socialistas que por octava vez consecutiva desde 1979 ganan la cita con las urnas y lideran un nuevo Gobierno municipal de progreso. Nuestra compañera Paz Fernández Felgueroso es investida Alcaldesa por tercera vez.

Abrir la barra de herramientas