Navigation

LOS 90

Los socialistas gijoneses abordaron en los 90 un profundo cambio físico y social de la ciudad desde la aparición de barrios nuevos y modernos a la recreación de playas artificiales o la transformación económica de las bases productivas de la ciudad. El final de la década llegó con la victoria aplastante de los socialistas tanto en Gijón como en Asturias.

La profunda transformación de la ciudad se notó en los 90

Los años noventa fueron una década de profunda transformación como resultado de las políticas aplicadas y del modelo de gestión que se venía desarrollando años atrás. Se siguieron creando y mejorando numerosos servicios al alcance de todos lo que definió a Gijón como un espacio integrado y cohesionado. Se pusieron en funcionamiento numerosas infraestructuras de todo tipo. La mejora de la calidad de vida de nuestros conciudadanos era palpable y los vecinos siguieron confiando en el PSOE de Gijón cuando se perdían en 1995 numerosos Ayuntamientos y Autonomías incluida Asturias.

A partir de este momento el Ayuntamiento de Gijón tuvo que soportar la actitud desleal de las Administraciones gobernadas por el PP que dificultarían la puesta en marcha de proyectos necesarios e irrenunciables, de entre los que cabe destacar el centro de salud de Zarracina que tantos esfuerzos costó hacer realidad y que no hubiera sido posible sin la lucha del movimiento ciudadano que durante tres largos años salió a la calle en defensa de los intereses generales de la ciudad.

Como logros de los socialistas en esta década podemos destacar la reordenación del espacio urbano de la ciudad con especial incidencia en la recuperación del barrio de Cimadevilla, el PERI del Llano, la mejora general de los barrios, el saneamiento integral, los nuevos parques o la recuperación de la fachada marítima incluidas las playas de Poniente y Arbeyal además del puerto deportivo. En estos años se desarrolla el campus universitario de Viesques, una vieja aspiración jovellanista de la ciudad, unido al nuevo Parque Científico Tecnológico, se abre el Centro Municipal de Empresas, el Centro de Transportes, la Escuela de Hostelería, se mejoran las comunicaciones y el tráfico con la ronda sur.

Notable fue también la apuesta por fomentar la práctica deportiva con el incremento de dotaciones deportivas municipales como el Palacio de los Deportes de la Guía , el Estadio de atletismo de las Mestas, los campos municipales de golf, pabellones polideportivos y piscinas municipales en casi todos los grandes barrios gijoneses son buena muestra de esos años.

La mejora de las infraestructuras escolares con nuevos centros en educación infantil, primaria y secundaria, además de ampliar la red de museos y bibliotecas públicas así como la municipalización y posterior rehabilitación del Teatro Jovellanos junto a una nueva agenda de acontecimientos culturales y festivos, la consolidación de la Semana Negra , la introducción de la ciudad en los circuitos internacionales de grandes espectáculos hacen que Gijón se haya convertido en un referente singular en materia cultural.

El asociacionismo y la participación siguieron siendo apuestas fundamentales de los Gobiernos municipales socialistas incorporándose a la labor de sindicatos y movimiento vecinal el Conseyu de la Mocedá , el Consejo de la Mujer , ONG´S de cooperación al desarrollo o el emblemático “Abierto hasta el Amanecer”. Este modelo social de ciudad fue respaldado no sólo con voluntad política sino con recursos económicos, infraestructuras y medios materiales, abriéndose espacios como el Centro de Recursos para jóvenes, la Casa de Encuentros de las Mujeres o la extensión de Centros Municipales en los barrios. El papel creciente de estos colectivos en el desarrollo de Gijón se visualizó en los trabajos del Plan Estratégico de la ciudad, auténtico instrumento de participación y compromiso ciudadano.

También cabe destacar en los últimos años el importante esfuerzo en políticas activas de empleo en un momento en el que los sectores económicos tradicionales sufrían un importante ajuste, o los planes de ayuda al alquiler y adquisición de viviendas, así como la descentralización y el desarrollo de servicios municipales que llevan el Ayuntamiento a toda la ciudad.

Todo ello situó a Gijón, no sólo como motor económico, social y cultural de Asturias, sino también como modelo para muchas ciudades de todo el país. No es por ello sorprendente que fuera nuestro Alcalde durante estos años el que liderase la recuperación de la mayoría socialista en Asturias en las autonómicas de 1999, pasando el testigo municipal a nuestra actual Alcaldesa Paz Fernández Felgueroso, que lograría un resultado indiscutible en las elecciones municipales de ese mismo año.

Abrir la barra de herramientas