• Santos Opinión 1

    Un sector clave para el desarrollo de Asturias

    • Artículo del secretario de Economía de la Agrupación Socialista de Gijón, publicado hoy en La Nueva España

    Mientras asistimos a un debate sobre la transición energética, sus plazos y, sobre todo, la manera de llevarla a cabo, los socialistas tenemos claro que nuestro sector industrial es, y seguirá siendo, clave para el desarrollo de Asturias.

    No existe ninguna ambigüedad sobre la importancia de un sector que aporta el 20% de nuestra economía y sobre la defensa del empleo y la infraestructura que permite su desarrollo, y más en una comunidad donde hemos sufrido sucesivas reconversiones.

    Somos conscientes que se han conseguido logros en la diversificación del tejido productivo asturiano, tanto en tecnologías de la información como en manufacturas y equipos industriales, pero todos estos logros tuvieron como origen la industria metalúrgica y las fuentes de energía que permitieron su desarrollo. Para mirar al futuro debemos de ser conscientes de nuestro presente, y a día de hoy el sector del metal, y todo lo que lo rodea, incluyendo el suministro energético, es clave para nuestro desarrollo.

    La elevada capacitación laboral asturiana ha sido fundamental para la competitividad y el mantenimiento de este sector. También el acceso a fuentes de energía abundantes y a precios razonables. En este contexto, debe ser prioritaria la definición de un marco tarifario que favorezca un suministro eléctrico competitivo. La transición en los modelos de generación eléctricos no debe de perder de vista este aspecto. La reciente aprobación, por parte del Gobierno Socialista, de medidas como el futuro Estatuto de los Consumidores Electrointensivos o el desarrollo de las redes de distribución cerradas suponen un avance en este campo que debería beneficiar a nuestro tejido productivo. No obstante, aún se debe hacer más.

    En esta transición de modelo energético, mientras se discuta sobre los nuevos tipos de generación eléctrica, debe tenerse en consideración la creación de puestos de trabajo y el mantenimiento de los mismos a la hora de su desarrollo en nuestra comunidad. Asturias, con sus más de 3.000 Megavatios de potencia instalada en sus centrales termoeléctricas, debe de tener aseguradas las alternativas en cuanto a infraestructuras de generación como en sus redes de transporte, distribución y suministro. No nos olvidamos tampoco de las palabras del ahora Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando se comprometió a poner a nuestra comunidad a la vanguardia de la transición energética y liderando una descarbonización «justa y dialogada».

    La amenaza de la deslocalización de la industria es permanente, pero el Partido Popular solo ha tratado de combatirla bajando los salarios a través de su reforma laboral porque en sus 7 años de gobierno no ha movido un dedo para mejorar la competitividad de nuestro sector eléctrico ni para adecuar nuestra industria a los compromisos adquiridos por España en los acuerdos medioambientales Internacionales como el de Paris, firmado por el gobierno de Rajoy en 2015 y ratificado en 2017.

    Es injusto que quien no ha tomado una decisión durante todo el tiempo de sus mandatos culpe al actual gobierno por hacer ahora su trabajo, pero este es el terreno en el que se ha movido la derecha en nuestro país.

    Independientemente de quien ocupe el gobierno de España los socialistas asturianos, aparte de trabajar por la necesaria competitividad de nuestro sector industrial, debemos de estar con nuestros trabajadores, porque son ellos y no a los fondos de inversión a quien nos debemos.

  • Santos Opinión 1

    Otra oportunidad perdida para Gijón

    • Artículo de Santos Tejón, secretario de Economía de la Agrupación Socialista de Gijón

    Podemos argumentar razones subjetivas para analizar la incapacidad del actual gobierno de Foro en Gijón, pero al final los fríos datos de los números están ahí en forma de presupuestos, y estos datos se mire por donde se miren, son demoledores.

    El equipo de gobierno ha decidido que en 2019 la ciudad se vea sometida a una nueva prórroga presupuestaria, pero lo esencial es que la gestión económica municipal está condicionada por un Plan Económico Financiero que la alcaldesa ha decidido aplicar a pesar de su rechazo por el Pleno. Una situación a la que se ha llegado por la incapacidad del gobierno para ejecutar el presupuesto año tras año, que ha ido reduciendo nuestra capacidad de gasto en aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada por el Partido Popular y que recibió el apoyo decidido de Foro Asturias en el Parlamento, sin calcular las consecuencias para el Ayuntamiento de mayor envergadura que están gestionando, el ejemplo más significativo es que el gasto en inversiones sociales se ha reducido de 24 millones a 21.

    Por otro lado, en la evolución de ingresos y gastos en los últimos ejercicios, los gastos corrientes han crecido más que los ingresos y esto conlleva la reducción paulatina de la capacidad de financiación municipal, que es lo que permite, por ejemplo, destinar dinero a programas sociales y fija el límite para las inversiones financieramente sostenibles. Debido a los bajos porcentajes de ejecución (menor de un 40% en inversiones) el remanente líquido de tesorería, es decir el dinero que se queda sin gastar, tiene que ser destinado para la amortización de la deuda, salvo que se dediquen a inversiones financieramente sostenibles.

    Un dato, en 2017 hubo que destinar 15 millones a amortización anticipada de deuda por no haber terminado las inversiones financieramente sostenibles en el plazo legal.

    Consecuencia de todo esto, nos encontramos que para 2019 no hay partidas para los presupuestos participativos, ni para el desarrollo del plan de movilidad, ni para otros temas como el plan de fachadas, rehabilitación de barrios degradados, etc. que quedan relegados esperando tiempos mejores. Y no nos olvidamos de otras iniciativas del anterior gobierno socialista como fue la asignación y reparto de inversiones a distritos, algo que ya es historia por culpa de la nula capacidad negociadora de los ediles foristas.

    En definitiva, un desastre por parte de estos gestores de “La nueva política”, que entraron en el consistorio convencidos de gestionar mejor que nadie el sector público, pero que han chocado con la realidad sin saber dónde se han metido, y los más grave sin conocer los problemas que puede generar su nula iniciativa por no saber o no querer tomar decisiones. Si bien es cierto que a veces su pasividad ha sido mejor para nuestra ciudad que cuando han actuado conjuntamente junto con sus socios de PODEMOS, porque las consecuencias de sus iniciativas para las políticas presupuestarias y sociales han sido lamentables y las estamos viendo en las noticias, en las colas para la obtención de ayudas sociales y hasta en el alumbrado navideño.

    Por parte del Partido Socialista de Gijón, aun revisando con preocupación estos datos, estamos analizando que se podría hacer para revertir esta situación porque tenemos claro cuáles son las limitaciones presupuestarias que hay actualmente, pero también que en nuestro partido tenemos el conocimiento, la experiencia y las motivaciones suficientes para revertir esta situación y conseguir los recursos que Gijón se merece cuando los ciudadanos nos vuelvan a dar su confianza tras las elecciones de Mayo.

     

  • Santos Opinión 1

    Gijón debe volver a ser un referente de ciudad innovadora

    • Artículo del Secretario de Economía e Innovación de la Agrupación Socialista de Gijón, Santos Tejón, publicado hoy en La Nueva España

    El reto de los próximos años en nuestra ciudad será canalizar todo el torrente tecnológico que estamos viviendo para recuperar nuestra posición de referencia y ejemplo de ciudad innovadora, este concepto debe ir más allá del concepto anglosajón de Smart City o ‘Ciudad Inteligente’.

    Una cuidad innovadora tiene que primar el servicio al ciudadano, por tanto como administración publica el consistorio debe gestionar esta tecnología para facilitar su vida y gestionar sectores claves como la sanidad, educación, bienestar y sobre todo en la economía y en el empleo.

    A parte de la iniciativa privada, Gijón ha contado durante todo este tiempo con dos herramientas clave como son el campus universitario y el parque científico tecnológico para convertirse en un referente tecnológico pero uno de los problemas que nos encontramos es la falta de planificación de infraestructuras para las empresas especializadas. Actualmente el parque científico tecnológico está saturado y la actual compra de suelo llega tarde para atender la demanda de posibles emprendedores que se quieran instalar.La falta de planificación para el desarrollo del entorno de Cabueñes y especialmente en la finca de la antigua Pecuaria por parte del equipo de gobierno municipal es inexplicable.

    Aunque el actual equipo de gobierno quiere vender los logros en cuanto a que Gijón es pionera de la compra publica innovadora, sin querer quitar méritos a su futura implantación,me temo que con la actual política de contratación municipal de Foro es difícil que esto llegue a ser algo tangible más allá dela realidad actual, es decir un plan de marketing. Valga el ejemplo que se dio en su presentación , el desarrollo de “Un pavimento para las aceras de nuestra ciudad que no rompa, que sea antideslizante, que no se manche”, tomando el arreglo del despropósito de las obras de Marques de San Esteban.

    Frente a todo esto los socialistas estamos trabajando en buscar soluciones. El concepto de innovación de las grandes compañías es difícil de compartir para el tejido empresarial español de Pymes, puesto que en muchos casos solo se llega a desarrollar un producto en 1 de cada 10 proyectos. Incluso para las grandes empresas este concepto es difícil de trasladar a directivos que solo busquen el beneficio inmediato.

    La Universidad debe de servir para ocupar este hueco no solo para la empresas implantadas en nuestro municipio sino a la hora de dotar de planes e ideas para Gijón, debemos fomentar la colaboración de nuestro municipio con las áreas de especialización de nuestro campus de Ingeniería.

    Creemos también en la necesidad de dotar a nuestra ciudad de servicios de interconexión y gestión de datos que faciliten la vida a los gijoneses y sobre todo tener en cuenta a nuestros mayores para que no se queden atrás tecnológicamente y desarrollando específicamente soluciones para ellos en nuestro planes de movilidad.

    Creemos que para investigar e innovar se debe empezar por el sistema educativo, colaborando con las administración local y autonómica para establecer programas de fomento de la ciencia (Semanas de la ciencia) en colegios e institutos y tratar de mejorar, dentro de las posibilidades de nuestras administraciones, las condiciones laborales de los técnicos e investigadores.

    Si tenemos en cuenta el ámbito estatal, a pesar de la notable reducción del presupuesto dedicado a investigación por parte del anterior gobierno del Partido Popular, la gran esperanza que los socialistas tenemos a día de hoy es que se logren los ambiciosos objetivos que el actual ministerio de ciencia e innovación tiene en mente, partimos con el actual ministro Pedro Duque de un plan estratégico que por primera vez en muchos años estará dotado de una base presupuestaria.

    En definitiva, Gijón fue en tiempos de gobiernos socialistas, cuando en 2010 recibió el distintivo de Ciudad de la Ciencia y de la Innovación, el primer municipio en España en captación de fondos destinados en programas innovadores y debemos recuperar estas iniciativas para volver a convertirnos en un referente nacional, por tanto debemos tener clara nuestra responsabilidad para que las administraciones publicas sean facilitadoras y multiplicadoras de la innovación ayudando a los emprendedores y emprendedoras que generan valor compartido en nuestra ciudad.