• Opinión - César (portada)

    Moción de censura

    Opinión - César (Faldón)

     

     

     

     

     

    • Artículo del concejal César González, publicado el 2 de julio en La Nueva España

    Cada cierto tiempo se suscita en nuestra ciudad el debate sobre una posible moción de censura en el Ayuntamiento de Gijón. Cualquiera podría pensar que ese escenario es lógico a tenor del equilibrio de fuerzas existente en el consistorio, donde la suma de PSOE (7), Podemos (6) e IU (2) da como resultado 15 concejales en un Salón de Plenos donde nos sentamos 27. Una mayoría de izquierdas holgada que posibilitaría algo similar a lo que se bautizó como “gobierno a la valenciana” en la región levantina.

    Llegados al ecuador del mandato todos los grupos políticos hemos valorado la acción del gobierno y todos coincidimos en la atonía e incapacidad de gestión del equipo de Moriyón. Hecho el balance, la pregunta es obvia: ¿Por qué esa mayoría de izquierdas no se pone de acuerdo para desalojar de la Alcaldía a la derecha casquista?

    La respuesta es tan obvia como la pregunta. Ahora, igual que hace dos años, Podemos no quiere. Pudieron, pero ni quisieron, ni quieren, pues entienden que eso hubiera fortalecido al PSOE y porque fueron incapaces de asumir un resultado electoral donde los socialistas obtuvimos 6.000 votos más, un 20 % más de apoyos que la formación morada.

    Y hago esta afirmación desde el lamento, ya que un servidor era de los que pensaba hace dos años que no debería ser tan difícil llegar a un acuerdo cuando los tres grupos de la izquierda, ya entonces, hacíamos una valoración negativa del gobierno casquista y cuando en los programas electorales no había, ni mucho menos, diferencias insalvables. Es más, confieso que era de los que pensaba que, después del 13 de junio de 2015, el día a día municipal iba a contribuir a acercar posturas y que la posibilidad de una moción de censura no sería descabellada. Me equivoqué. Lo reconozco.

    Me equivoqué porque, al margen de acusaciones sin fundamento dirigidas a nuestro candidato y a nuestra organización, la evidencia de los hechos es que Podemos ha estado muy cómodo en el papel de sostén del gobierno de Moriyón. No hubo problema en votar a favor de un PGO que, errores de tramitación aparte, apuesta por un urbanismo de chalés, ni hubo problema en facilitar la aprobación del presupuesto de 2017. Pero tampoco han tenido problema en permitir la paralización de los planes de empleo (en Oviedo nos acaban de demostrar que no era necesario parar), en amparar una política social basada en la beneficencia (era el programa de Foro el que hablaba de las ayudas finalistas acordadas con Podemos e IU) o en apoyar el capricho cultural de los casquistas, el Arco Atlántico.

    Pero llegados a mitad del mandato, no sólo se hace balance de lo ocurrido, se ve más cerca, a menos de dos años, la próxima cita electoral y aparecer en la foto con la derecha de toda la vida no es muy aconsejable. Según dicen, hay una parte de Podemos que ha reparado en ello y parece maniobrar para tratar de redimir a la formación morada del pecado original.

    Lo que no es original es la vía. Se sigue considerando que los socialistas no pueden encabezar ese gobierno alternativo y que, pese a ser la fuerza más votada, debemos prestar nuestro apoyo a otros porque Podemos e IU juntos suman más concejales. Alguien olvida que Podemos e IU no fueron unidos y de que en las elecciones generales de 2016 Unidos Podemos obtuvo menos votos que Podemos en solitario seis meses antes. En política uno más uno no siempre son dos.

    Nadie cuestionó que el “gobierno a la valenciana” fuera liderado por los socialistas, aunque la suma de Compromís y Podemos fuera mayor. Incluso Pablo Iglesias, antes de presentar su moción de censura, llegó a plantear su retirada si el PSOE daba el paso al ser el grupo con más diputados. Vamos, que en Gijón, donde la suma da, somos inflexibles, mientras que en Madrid, donde no dan los números, somos generosos. Todo un juego de trileros.

    Sea por una cuestión estratégica, sea por una batalla interna de Podemos, lo que no existe es un interés real. Es evidente. Igual de evidente que nuestro sitio hasta 2019 es la oposición, la única oposición real en al gobierno de Moriyón. Mientras tanto, trabajaremos intensamente en construir un proyecto de cambio que ilusione a gijoneses y gijonesas. La ansiedad es cosa de otros.

     

  • Opinión - César (portada)

    La canción del verano

    Opinión - César (Faldón)

    Artículo del concejal del PSOE, César González, publicado el 23 de junio en La Nueva España

    • Pleno de investidura donde resultó elegida la candidata de Álvarez Cascos gracias a la abstención de Podemos

    La pasada semana, llegados al ecuador del mandato, se sucedieron distintas valoraciones sobre el trabajo realizado por el gobierno municipal en estos dos años y parece que existe unanimidad: todo va muy “despacito”. Ni siquiera la Alcaldesa se ha esforzado en desmontar esta versión de los hechos y prefiere destacar que vamos “pasito a pasito, suave suavecito”, que es una manera más amable de decir que la maquinaria municipal es más lenta que el caballo del malo. Velocidad aparte, parece que la falta de rumbo tampoco preocupa mucho.

    En este ritmo anodino la Sra. Moriyón parece sentirse muy cómoda. Más cómoda en este mandato que en el anterior, ya que no duda en calificar esta etapa como “mucho más satisfactoria” y en señalar que en 2011 “aunque el PP nos apoyó en la investidura, a partir del día siguiente se unió al PSOE y lo boicotearon absolutamente todo”. Bonita forma de distorsionar la realidad.

    Se olvida la regidora municipal de la expulsión del PSOE e IU de los consejos de administración de las empresas municipales y de que el PP, con muchos menos concejales, dispuso de más recursos que los grupos de la izquierda. Se olvida de los continuos apoyos presupuestarios de los compañeros de Rajoy y de cómo sacó adelante gracias a ellos ordenanzas municipales tan controvertidas como la de Terrazas o la de Convivencia Ciudadana. También se olvida de que Foro y PP son responsables de la parálisis en la Empresa de Aguas, de sacar un millón de euros de EMULSA para tapar el agujero de la Davis o de la creación de un engendro como Divertia. Hay quien dice que la sintonía llegó a ser tal que algún miembro del anterior grupo municipal popular hizo campaña por Moriyón en 2015…

    Si estas alturas, alguien está preocupado por la memoria de la Alcaldesa, que no sufra. Simplemente es una cuestión de amor, celos y recelos. Ya lo decía la canción del verano anterior: “lleva, llévame en tu bicicleta”. Y claro, para que el bueno de Mario lleve plácidamente en su bicicleta a Carmen, nada de hacerse manitas con el PP, y de hacerlas que sea en la intimidad.

    Puede estar tranquila Moriyón, que todo va sobre ruedas. Si hubo algo en el pasado, se olvida. Si hay alguien dice que las cosas van “despacito”, hay que tener en cuenta que dos en una bici no pueden ir muy deprisa. Si aun así hay quien no lo entiende, no nos apresuremos, que no hay salida mejor abrir un debate y reflexionar serenamente sobre el asunto.

    Ya lo dijo el portavoz de Podemos la pasada semana: nada ha cambiado desde 2015. Y no le falta razón la ciudad sigue igual de parada, sigue gobernada por la derecha y la animadversión de buena parte de sus dirigentes hacia el PSOE sigue siendo la misma. Más descorazonador es pensar que la situación política apenas ha variado desde 2011; Foro dice que sí a quien le apoya y luego hace lo puede o más bien lo que quiere. Así lo hizo con el PP en el anterior mandato y ahora lo hace con la formación de Pablo Iglesias Turrión.

    Por tanto, no queda más que esperar al próximo verano para ver si hay algún cambio. No sé por qué me da que dentro de un año la canción de verano tendrá que ver más con el desamor. Lo mismo nos encontramos con una versión remasterizada de algún tema de Pimpinela.

  • Jose M Pérez

    Dos años de Foro en Gijón

    • Entrevista del portavoz socialista José María Pérez en SER Gijón

    Gijón es una ciudad parada, una ciudad dormida, una ciudad con muchas necesidades y con un gobierno indolente, que es incapaz de poner soluciones a los problemas.

    Tristemente esta frase es la que mejor puede resumir los dos años del segundo mandato de FORO al frente del Ayuntamiento de Gijón, que hoy se cumplen.

    No son capaces de poner solución a los problemas graves, como el Plan General de Ordenación o el Plan de Vías, pero es que ni siquiera ponen solución a los asuntos más sencillos y cotidianos.

    Durante estos dos años el Ayuntamiento ha tenido muchísimos recursos, una gran capacidad para acometer inversiones, y aún así, el dinero se ha ido quedando en el cajón. Cada año la cantidad es mayor.