• Opinión - César (portada)

    Una cuestión de confianza

    http://psoegijon.es/una-cuestion-de-confianza/
    • Artículo del concejal César González, publicado en La Nueva España de Gijón

    Es habitual en estas fechas las llamadas a la responsabilidad a los grupos de la oposición para facilitar la aprobación de los presupuestos elaborados por los equipos de gobierno en cualquier nivel de las Administraciones Públicas. Tienen su lógica este tipo de apelaciones pues teóricamente la validación de un presupuesto permite aprovechar los recursos financieros de forma más óptima y por ende atender con mayor solvencia las necesidades de las personas.

    Estos argumentos suelen ser utilizados por el gobierno forista en Gijón para buscar el apoyo de los grupos que conformamos el Pleno municipal, aunque la teoría en nuestra villa marinera se rompe y no existe gran diferencia entre un presupuesto aprobado y uno prorrogado. No existe gran diferencia en los niveles de ejecución porque, año tras año, con prórroga o sin ella, es mucho el dinero que queda sin gastar y muchos los ejemplos de inversiones que se planifican para un determinado ejercicio y acaban materializándose años más tarde. No existe gran diferencia porque, año tras año, las partidas previstas para programas sociales son ejecutadas parcialmente y el gobierno es incapaz de utilizar el presupuesto para atender a quien más lo necesita. No existe gran diferencia porque, con prórroga o sin ella, el tejido asociativo de la ciudad tiene que esperar a finales de año a disponer del dinero de las subvenciones municipales para el desarrollo de sus proyectos.

    Pero este año sí tenemos ante nosotros una novedad y es que la Sra. Moriyón no tiene a bien aprobar un proyecto presupuestario y someterlo a consideración del Pleno. Este hecho es inaudito en nuestra ciudad, donde los presupuestos podían aprobarse o no, pero siempre eran presentados. Es más, un servidor considera que para cualquier equipo de gobierno responsable es obligatorio presentar una propuesta presupuestaria para que cualquiera pueda saber cuáles son las prioridades políticas del gobierno para la ciudad de Gijón. Lo contrario, amén de apatía, demuestra falta de rumbo y de liderazgo.

    Hay quien podrá convenir que estas consideraciones están realizadas desde la mirada subjetiva de un concejal de la oposición. Puede ser, de la misma forma que se nos puede cerrar la boca con audacia y valentía presentando una cuestión de confianza, una vía que permite la ley en los ayuntamientos y que en Avilés, sin ir más lejos, el gobierno socialista ha utilizado en alguna ocasión. De esta forma, una vez sometido a aprobación del Pleno su propuesta, la Alcaldesa podría aprobar los presupuestos si en el plazo de un mes no sale adelante una moción de censura.

    Sin rumbo ni liderazgo, y a falta de audacia y valentía, la Sra. Moriyón ha optado por acusar a nuestro Portavoz de querer llegar a la Alcaldía por la puerta de atrás. ¿Perdone? ¿No sabe que una moción de censura puede presentarse en cualquier momento? ¿No sabe que una cuestión de confianza vinculada a los presupuestos lo único que limita es el plazo para esa moción? Claro que lo sabe, lo que no sabe es cómo justificar algo que es injustificable, más aún cuando todo el mundo sabe que una moción de censura en Gijón es inviable porque Podemos no está dispuesto a dar su apoyo al PSOE, aunque haya sido la fuerza más votada de la izquierda en las últimas elecciones.

    Puestos a buscar explicaciones, me quedo con el razonamiento de un veterano compañero que decía que el gobierno casquista prefiere no tener presupuesto. Esa es la mejor coartada que tienen para justificar su habitual incapacidad y desidia. Quizá sea desconfianza.

    Share

Comments are closed.