Saltar al contenido
Portada » Últimas Noticias » Ana González, alcaldesa de Gijón: «Estudiamos utilizar tecnología para ordenar las playas urbanas este verano»

Ana González, alcaldesa de Gijón: «Estudiamos utilizar tecnología para ordenar las playas urbanas este verano»

Entrevista publicada en El Diario El Comercio el  14 de mayo de 2020

«Espero que la medida de peatonalizar un carril del Muro sea eterna. Tenemos que ganar espacio para las personas no solo por esta crisis»

El equipo de gobierno gijonés estudia utilizar tecnología para ordenar el uso de las tres playas urbanas durante la temporada estival para evitar la propagación del coronavirus. La alcaldesa Ana González reconoció ayer en el programa ‘La Lupa’, de Canal 10, que una de sus mayores preocupaciones en este momento es acertar en la metodología que el Ayuntamiento aplicará para limitar este verano el aforo de los arenales y garantizar la separación física de dos metros entre los usuarios que acudan a ellos.

A preguntas de Juan Neira, la regidora explicó que el Ayuntamiento «se ha apuntado» a un grupo de calidad turística para conocer lo que proponen desde distintos litorales y municipios españoles, pero con el apremio de que no puede tardar en tomar una decisión al respecto. Según remarcó, «nunca más allá del 15 de junio» es cuando el Consistorio gijonés quiere cerrar y tener definidas las nuevas normas de uso y disfrute de los arenales gijoneses por parte de la Comisión Técnica del Litoral. «Queremos aportar y escuchar lo que hacen otros ayuntamientos», reveló.

González descartó seguir el ejemplo del municipio pontevedrés de Sanxenxo, uno de los que ya tiene más avanzado su protocolo playero. «Vallar pequeñas parcelitas no lo vemos, porque hay que quitar de continuo el vallado para limpiar», indicó la alcaldesa, quien también avanzó que es probable que haya una solución para San Lorenzo (una playa natural que desaparece con las mareas) y otra distinta para las artificiales de Poniente y El Arbeyal.

Tampoco valen para importar a Gijón los modelos planteados en Levante y Andalucía, donde el espacio se fija con tumbonas. Así las cosas, explicó que lo que están estudiando en este momento los técnicos municipales es «una solución tecnológica». Una app que habría que desarrollar a contrarreloj para poder «demarcar zonas en las playas y jugar con la capacidad y los tiempos máximos de estancia». Respecto de esta posible solución, reconoció que el control de aforos y tiempos siempre va a ser una cuestión problemática, si bien señaló que en la playa de San Lorenzo siempre sería más fácil que en las de Poniente y El Arbeyal. «Habría un centro donde se recibiría toda la información de esa app y se controlaría todo», añadió.

Ana González explicó que otra solución que se podría aplicar, llegado el caso, es que «no se pueda tomar el sol y solo se pueda ir a las playas a pasear y bañarse». «No hay ninguna decisión tomada», aclaró. «Incluso se podría estudiar hacer algo por franjas horarias y grupos de edad», admitió. Asimismo, opinó que es tranquilizadora la confirmación científica y sanitaria de que el virus no se propaga ni por la arena ni por el agua.

Las casetas, en el aire

Garantizó que en cualquier caso los gijoneses van a poder hacer uso este verano de las playas del concejo y bañarse, como no podía ser de forma, aunque de madera distinta a la habitual por las consecuencias de la pandemia. «Con lo que hemos vivido estos meses de confinamiento y la sensación de vulnerabilidad generada por culpa de un virus que no se ve y que nos puede tumbar como sociedad, necesitamos alivios emocionales y el verano y la playa lo son», enfatizó.

A modo de ejemplo, González aseguró que los cuatro miembros de una misma familia que convivan juntos podrán usar a la vez la playa, pero «siempre que haya alrededor de ellos 16 metros cuadrados». Tampoco hay al parecer ahora mismo una decisión adoptada sobre las icónicas casetas de San Lorenzo, cuyo número siempre lo fija en los últimos años la Demarcación de Costas en Asturias.

Orientación del Principado

La regidora también adelantó que, al margen del sistema que finalmente defina Gijón para su espacio litoral, se han pedido al Principado «orientaciones y un marco de carácter general para la gestión de las playas durante este verano». Todo ello siendo conscientes de que muchos gijoneses se mueven a los arenales de concejos límitrofes como los de Perlora y Rodiles.

En otro momento, la alcaldesa reconoció que espera que la medida de movilidad adoptada para descongestionar el Muro durante la desescalada (el corte al tráfico de un carril el Muro desde el Náutico hasta la rotonda de la avenida Castilla) se extienda más allá del verano. «Espero que la peatonalización de un carril del Muro sea una medida eterna. Veremos lo que piensa la ciudad, pero de momento la gente está muy contenta», remarcó. «Tenemos que ganar espacio para las personas e ir hacia un nuevo modelo de movilidad y no solo por esta crisis sanitaria», añadió.

En la entrevista en ‘La Lupa’, reiteró su preocupación por imágenes que ha visto desde la reapertura de las terrazas el pasado lunes y, anteriormente, con las primeras salidas de desconfianmiento. «Esperaba que hubiera una primera explosión, porque era necesario volver a pulsar la vida, pero hay que ser conscientes y saber medir, porque ahí fuera hay un virus que es más fuerte que nosotros», avisó. «Lo peor que nos puede pasar es ser asintomáticos y convertirnos en un foco de transmisión», apostilló.

Admitió que no usa mascarilla, aunque la lleva siempre en el bolso, y no cree que se deba obligar a usarla. Sobre las terrazas hosteleras, incidió en que el Ayuntamiento ha sido «generoso» con el sector, con la resolución que les permite duplicar su espacio cumpliendo unas condiciones y por ello pide a los empresarios actuar con responsabilidad. «Están dadas las órdenes a la Policía Local y vamos a ser muy estrictos con este tema».

X