• Junta de Gobierno del 13 de agosto

    Este miércoles 13 de agosto, en la Junta de Gobierno, se trataron temas de interés municipal dentro de las políticas de igualdad como son la concesión de subvenciones a asociaciones y el convenio de colaboración entre la Administración y nuestro Ayuntamiento, así como las subvenciones a las asociaciones de vecinos para la participación ciudadana dentro del Servicio de Apoyo a los Distritos.

    Políticas de Iguadad

    CONCESIÓN SUBVENCIONES EN RÉGIMEN DE CONCURRENCIA COMPETITIVA DEL SERVICIO DE POLÍTICAS DE IGUALDAD PARA ASOCIACIONES Y COLECTIVOS DE MUJERES DEL CONCEJO DE GIJÓN/XIXÓN. EJERCICIO 2019.

    Se acuerda conceder subvenciones a las asociaciones y colectivos de mujeres de Gijón/Xixón por un importe total de 70.846,67 €, para el ejercicio 2019, para la realización de proyectos y actividades.

    Dadas las características de las asociaciones destinatarias de las subvenciones, generalmente con limitados recursos económicos, la cuantía de las subvenciones concedidas, que en ningún caso superará los 3.000 euros, así como la naturaleza de las iniciativas objeto de subvención (proyectos de ámbito local), se harán efectivas a las entidades beneficiarias, en un único pago previo a la justificación, tras la adopción del Acuerdo de concesión de las subvenciones.

    APROBACIÓN CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE LA ADMINISTRACIÓN DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS Y EL AYUNTAMIENTO DE GIJÓN/XIXÓN PARA LA GESTIÓN DEL CENTRO ASESOR DE LA MUJER, EJERCICIO 2019.

    Se aprueba y autoriza la firma del convenio de colaboración entre el Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón para el mantenimiento del Centro Asesor de la Mujer para el año 2019, facultando a la Alcaldía para suscribir el referido documento.

    La aportación económica del Principado de Asturias, cifrada en (78.681 €) se distribuirá según recoge el mencionado convenio de la siguiente forma:

    • 39.340,50 € destinados a cofinanciar los costes salariales de la Abogada responsable del Centro Asesor de la Mujer, para el desarrollo de actuaciones de información y asesoramiento jurídico.
    • 39.340,50 € destinados a cofinanciar los costes salariales de la Psicóloga contratada para la atención integral a víctimas de violencia de género.

    Servicio de Apoyo a Distritos

    CONCESIÓN DE SUBVENCIONES PARA ASOCIACIONES DE VECINOS, DESTINADAS AL FOMENTO DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA, PARA “DESARROLLO DE SU ACTIVIDAD Y GASTOS DE FUNCIONAMIENTO” Y “GASTOS DE INVERSIÓN”.- (EJERCICIO 2019)

    Se acuerda conceder subvenciones a justificar a 52 Asociaciones de Vecinos, por un importe total de 136.137 €, para los gastos de “Desarrollo de su actividad y gastos de funcionamiento” y por un importe total 12.000 € para “Gastos de Inversión”.

    Estas subvenciones tienen por objeto la concesión de ayudas económicas a las Asociaciones de Vecinos, constituidas como tales, y con ámbito de actuación en el Concejo de Gijón/Xixón, para el desarrollo de actividades y programas de interés general destinadas al fomento de la participación ciudadana durante el ejercicio 2019, considerándose programas o actividades de interés general, a los efectos de la presente Convocatoria:

    • Las que favorezcan la participación entre los vecinos.
    • Los Gastos de Funcionamiento para el cumplimiento de sus fines y para el desarrollo de las actividades objeto de subvención.
    • Los Gastos de Inversión de las Asociaciones de Vecinos y/o de sus Federaciones.
    • Las Rentas de sus sedes sociales.

    Las cantidades reconocidas se harán efectivas mediante pagos anticipados que se materializarán de la siguiente forma:

    • En las subvenciones inferiores a 3.000 € se anticipará el pago en su totalidad.
    • Cuando el importe de la subvención exceda la cantidad de 3.000 €:
      Primer plazo: 50% tras el Acuerdo de concesión de la Subvención.
      Segundo plazo: 30% al justificar el primer plazo.
      Tercer plazo: 20% al justificar el total de la Subvención.

    La convocatoria fue aprobada el 2 de abril de 2019, con una cuantía de 142.000 € para gastos de funcionamiento y 12.000 € para gastos de inversión. El 21 de mayo de 2019 la Junta de Gobierno aprobó la concesión de 6.190 € destinados a sufragar el pago de de rentas de sedes sociales de las dos entidades que solicitaron subvención por este concepto.

    Audio de la rueda de prensa ofrecida por Marina Pineda, concejala de Hacienda y Portavoz Municipal, tras la Junta de Gobierno:

  • Audios de Ana González sobre temas de la actualidad municipal

    Audios con los comentarios de Ana González Rodríguez, alcaldesa de Gijón/Xixón, sobre los siguientes temas de actualidad municipal: los bautizos civiles, la residencia universitaria y el informe sobre El Molinón.

    Bautizos civiles:

    Residencia universitaria:

    Informe sobre El Molinón:

     

  • José Ramón Tuero

    «Poner las instalaciones deportivas al día costará tres millones de euros»

    Entrevista publicada por El Comercio el 11 de agosto de 2019

    José Ramón Tuero | Concejal de Actividad Física, Deporte y Distrito Rural

    «Los precios llevan desde 2012 congelados y cada año perdemos medio millón. Prevemos tocarlos para 2020, pero no será nada abusivo»

    José Ramón Tuero (Gijón, 1971) acaba de regresar a una casa nada extraña para él, la Concejalía de Deportes que ya ocupó entre 2007 y 2011, y a la que ahora suma las competencias en los asuntos que afectan a la zona rural.

    -No le costaría mucho encontrar el despacho su primer día…

    No, el Patronato Deportivo sigue en el mismo sitio, compartiendo espacio en el Centro Municipal de El Coto con más servicios. De hecho somos el único organismo autónomo o empresa municipal que no tiene un lugar propio. Haría falta dignificarlo un poco, por los trabajadores, por los usuarios y sobre todo por el centro médico, que es muy bueno pero solo tiene una médica y una enfermera. La demanda es mucha y las listas de espera enormes y lo que necesita es más personal y una ubicación mejor.

    -¿Cómo le han cuidado la Concejalía desde que la dejó en 2011?

    Muy mal. Los ocho años de Foro han sido ocho años perdidos, también en materia deportiva. En este tiempo no se ha destinado ni un euro a mantenimiento del centenar de instalaciones que tenemos entre pabellones, campos de golf… Esta misma semana estuve visitando las piscinas y están muy mal. La alcaldesa me ha encargado hacer una estimación de lo que nos costaría actualizar las instalaciones deportivas municipales y la previsión es que solo ponerlas al día supondría tres millones de euros.

    -¿Alguna prioridad?

    Cambiar el parqué del Palacio de Deportes y la renovación del pabellón de Perchera-La Braña, que empezará en unos dos meses. También tenemos que cambiar todas las bombas de las piscinas. Hablamos además de renovar las máquinas de los gimnasios.

    -El Plan Director del Deporte aboga por cerrar algunas salas dada la creciente oferta privada…

    A ese plan hay que darle alguna vuelta. Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con él, entre ellas esa. Hay gente suficiente para todos. En Gijón tenemos la suerte de que haya una apuesta importante por parte de cadenas de gimnasios. Pero también hay un público para los municipales. Y nosotros apostamos por la gestión municipal de las instalaciones. De hecho vamos a ampliarla al campo de golf del Tragamón, que está con otro modelo de gestión, y la sala de tiro con arco de La Camocha, además de los campos de la Laboral.

    -Este último espacio ya está en obras. ¿Mantendrán tal cual el proyecto que les dejaron sobre la mesa?

    Sí, calculamos que en un mes estarán los campos de rugby y hockey y acto seguido tocará la obra del fútbol.

    -¿Y las futuras fases? ¿Se recuperará la piscina?

    Sí, la idea es recuperarla para un uso recreativo. Pero será a medio plazo.

    -Aparte de las instalaciones deportivas ya existentes, ¿tienen alguna nueva en cartera?

    Queremos construir el nuevo pabellón de La Calzada. Pero aunque ya está aprobado, nos estamos encontrando con problemas legales para hacerlo en la ubicación que estaba previsto. En concreto, problemas urbanísticos. Urbanismo y Patrimonio están analizándolo y en unas semanas sabremos si es posible o no, pero ya estamos buscando una alternativa. También tenemos pensado dar una solución al Estudiantes de Somió y a los equipos de esa zona. Y además está nuestro firme compromiso de hacer un campo de fútbol compartido para el Ceares y el Gijón Femenino. Les hemos planteado una opción real y sostenible para hacer un campo completamente nuevo, pero no les gusta que se toque La Cruz. Bueno, nuestro compromiso sigue sobre la mesa.

    -En septiembre toca empezar a trabajar en las ordenanzas fiscales. ¿Subirán los precios del patronato?

    Las tarifas llevan congeladas desde 2012 y hay un problema ya crónico que es un desajuste de medio millón de euros todos los años. Sí queremos tocarlas. Pero eso revertirá en el ciudadano, porque permitirá renovar y modernizar las instalaciones, dignificar a los monitores… Y no será nada abusivo. Hablamos de subidas razonables, e incrementando además las exenciones para las familias con más dificultades económicas.

    -El pasado mandato se abrió el melón de los convenios de los campos de fútbol base. ¿Van a introducir más cambios?

    Foro solo logró la firma de la mitad de los equipos. Queremos retomar ese asunto y que firmen todos. El lunes tendré una reunión con los clubes para intentar alcanzar un consenso y para que en el texto quede todo bien definido, porque hay cosas que no lo están, como el tema de los horarios y algunos gastos. Que tengan que compartir sus instalaciones es un caballo de batalla que ya tuve en mi anterior etapa. Siempre dije que debían hacerlo. Y de una u otra manera ya están con ese mínimo del 20%.

    Arreglos de El Molinón

    -Ya han tenido su primera reunión con el Sporting para hablar sobre El Molinón. ¿Tan mal está?

    Hay cosas que están mal, sin afectar a la seguridad de los usuarios, como fisuras en las cubierta y problemas de corrosión consecuencia del ambiente marino que sí parecen un problema estructural que no le corresponde al Sporting. Lo que plantea el club es dejar claro qué es suyo, qué es nuestro y qué es de una tercera pata, que es la concesionaria del estadio, con la que también nos sentaremos. En el convenio de 2017 hay una ambigüedad manifiesta y la intención es poner todo negro sobre blanco.

    -¿A quién le corresponde limpiar la fachada?

    El club tiene claro que a ellos. Sí debemos matizar cómo hacerlo, porque la tela y la obra de arte son delicadas.

    -¿Cómo son las relaciones con el club?

    Perfectas. Será una relación abierta, honesta y cordial, como tiene que ser con el Sporting y con todos.

    -¿Entra en los planes municipales recuperar los acuerdos de patrocinio que había hace unos años?

    No. El Sporting es una sociedad anónima deportiva por la que el PSOE en su momento apostó con la compra de Mareo y de las marcas. Pero así como durante mucho tiempo la gestión económica de la familia Fernández fue horrenda, afortunadamente los últimos años Javier Fernández ya ha hecho un club solvente desde el punto de vista económico. En lo deportivo, todo depende de que entre la pelota. Aunque como aficionado también creo que este año están acertando, dando con la tecla de lo que quiere la gente y asturianizando la plantilla.

    -¿Cuál es el futuro de Mareo?

    Seguirá siendo patrimonio municipal, a excepción de que lo compre el Sporting. Y creo que nada más que suba a Primera será lo primero que va a hacer.

    -¿Qué planes tiene para el Hípico?

    Queremos modernizarlo y que el año que viene podamos o bien subir a la primera categoría de la Federación Internacional o, sin la ‘o’ de ‘oficial’ del CSIO, hacer un evento que garantice la presencia en Gijón de los jinetes mejor ranqueados. Ambas cosas supondrían más dinero.

    -Resulta curioso combinar Deportes con Zona Rural.

    Las tareas las repartió la alcaldesa con su criterio, y lo acepto. Si algo me gusta de la política local es estar con la gente y las parroquias no dejan de ser 25 ‘mansillas’ -por Mansilla de las Mulas-, donde ya fui alcalde.

    -¿Algún plan para inversiones en ellas?

    -Para eso las estamos pateando ahora, para ver sus necesidades y prepararlo. Una reflexión que hago con las asociaciones es el tema de los desbroces de caminos, a los que el Ayuntamiento dedica 800.000 euros al año. Si cada uno limpiara lo suyo, como dice la ley, sería un ahorro que podría usarse para atender gran parte de sus demandas.

  • Marina Pineda

    Marina Pineda: «No podemos mantener tarifas congeladas para los servicios públicos»

    Entrevista publicada por El Comercio el 7 de agosto de 2019

    Marina Pineda / Concejala de Hacienda y Portavoz socialista

    La edil de Hacienda y portavoz del PSOE asegura que «estamos valorando aplicar un IBI diferenciado, ampliar la edad para los billetes gratis de EMTUSA y tasas específicas para rebajar el consumo de agua»

    Marina Pineda (Luanco, 1967) está inmersa como nueva concejala de Hacienda y Personal en la elaboración del proyecto de ordenanzas fiscales y en la reorganización de toda la estructura municipal. Defiende la equiparación salarial de los ediles con los empleados públicos que ella misma negoció con todos los grupos políticos y confía en que las relaciones del PSOE con Podemos mejorarán en la etapa post Mario Suárez.

    -¿Cómo va a ser su propuesta para las ordenanzas fiscales?

    -No pretendemos incrementar en exceso la carga fiscal para las familias. Lo que estamos buscando son nuevas fórmulas, nuevas tasas que, manteniendo un nivel impositivo moderado, procuren también ingresos. Lo que es cierto es que no podemos mantener todas las tarifas de los servicios públicos congeladas como llevan desde hace ya en unos casos ocho años y en otros doce. Durante los peores periodos de la crisis podía haber incluso alguna justificación para esto, pero los impuestos municipales tienen que ir dirigidos a cubrir los costes de los servicios públicos para que éstos se puedan seguir prestando. Ahora no se estaban cubriendo esos costes. Hay que tener en cuenta que cuando se incrementa una tasa o un precio público en muchos casos la repercusión para el ciudadano es muy pequeña, en algunos casos de céntimos, pero la suma son recursos a los que se ha estado renunciando durante muchos años desde el gobierno municipal.

    -La alcaldesa avanzó que igual había que plantearse pagar menos por el transporte público y más por el consumo de agua.

    -Partimos de estudiar todas las ordenanzas fiscales. En los dos últimos años ni siquiera se llegó a presentar una propuesta al Pleno por parte de Foro. Estamos viendo la posibilidad de introducir nuevos elementos para que sean más equilibradas. En el caso concreto de EMTUSA estamos valorando la ampliación de la edad de billetes gratuitos de autobús hasta los 16 años atendiendo a criterios de movilidad sostenible. En el otro extremo estamos estudiando cómo aplicar incrementos, tasas específicas, en el consumo de agua, porque éste debe rebajarse. Estamos evaluando también el impacto que pueden tener tasas que se han implantado en otros lugares como las de los cajeros y las compañías de telefonía móvil. El IBI de las familias en principio no se tocaría. Con todo eso elaboraremos un proyecto e intentaremos llegar a un acuerdo con los grupos municipales.

    -¿Prevén aplicar un IBI diferenciado a los grandes propietarios?

    -Lo estamos valorando. Estamos viendo el padrón de inmuebles y cómo se podría establecer para que tenga una repercusión sobre los edificios de mayor valor en función de determinados usos. Haremos un planteamiento al respecto para los grupos municipales al igual que con cada tasa.

    -¿La posibilidad de gravar los pisos vacíos también la valoran?

    -Sí, pero eso tiene muchísimas dificultades jurídicas. Ya en su momento intentamos hacerlo y no se pudo. Mientras no haya una legislación que no solo establezca la posibilidad de hacerlo sino que desarrolle reglamentariamente cómo se hace seguiremos igual, porque el problema es determinar cuándo una vivienda está vacía.

    -¿Cómo van a solucionar el atasco con las ayudas a fachadas?

    -Intentaremos solventarlo cuanto antes. Ya se han aprobado algunas ayudas y este año todavía queda algo de remanente para poder atender más obras y vamos a intentar utilizar una cantidad mayor de la que está prevista para pagar fachadas. Cuando tengamos la certeza de que todos los datos son los que estamos manejando, lo que intentaremos será hacer un calendario de previsiones, de tal manera que las comunidades de propietarios tengan al menos una aproximación de cuándo se va a resolver su expediente y de cuándo pueden cobrar para que puedan planificarse. Nos gustaría muchísimo poder decir que este año podemos pagar todas las ayudas a fachadas, pero el anterior gobierno dejó 81 millones pendientes.

    -¿Encontró algo extraño en las cuentas del Ayuntamiento al llegar?

    -Me encontré lo que ya sabíamos. Unos niveles de inejecución elevadísimos y una pérdida de capacidad de recursos por el Ayuntamiento en los últimos años porque el no ejecutar ha llevado, por las normas de estabilidad, a que el presupuesto municipal sea cada vez menor. No había ninguna planificación y el dinero se iba poniendo en las urgencias. Estamos trabajando ahora para revertirlo. Nuestro primer empeño será intentar en los meses que quedan ejecutar el presupuesto hasta el límite de la regla de gasto, agilizar las inversiones y la puesta en marcha de todos los programas para que al menos este año no perdamos más recursos. El margen de maniobra que tenemos es pequeño porque hay una prórroga presupuestaria y unas modificaciones presupuestarias acordadas por el Pleno con unos proyectos que hay que ejecutar.

    -¿Qué cambios organizativos van a empezar a aplicar en la estructura municipal?

    -El Plan Reto se da por finalizado. En lo que estamos y ya hemos empezado es estudiar la estructura municipal y ver qué estructura queremos tener que refleje las prioridades y nueva configuración en áreas del gobierno municipal. No se trata de hacer una revolución. De lo que aquí se trata es de ordenar y organizar, porque si en la ejecución presupuestaria nos encontramos con una elevadísima inejecución e improvisación, en la estructura municipal hay un auténtico caos. Con la disculpa del Plan Reto, en los últimos años no se ha hecho absolutamente nada y todos los cambios se han realizado atendiendo a la urgencia del momento mediante adscripciones provisionales y comisiones de servicios. Mi objetivo es tener definida la nueva estructura antes de fin de año. Y a partir de ahí poner en marcha todos los procesos que deberán ser de movilidad horizontal y de promoción interna. También hay que agilizar las convocatorias de empleo público (hay incluso de 2016 que aún no están finalizadas) y aprovechar también todas las tasas de reposición.

    -¿Van a aplicar la jornada de 35 horas semanales para Ayuntamiento y empresas municipales?

    -Estamos ahora mismo estudiando y valorando la repercusión que tiene para ver cuando y de qué manera la podremos aplicar.

    -¿Cree que han decepcionado a parte de su electorado de izquierdas con el acuerdo plenario para subirse los sueldos?

    -El problema es que hay un empeño en hablar de un acuerdo de subida salarial y no hay tal. En el año 2010 cuando todavía gobernaba el PSOE en Gijón se llegó a un acuerdo de rebajar el nivel de clasificación y congelar las retribuciones de los concejales porque se habían adoptado medidas que afectaban a los funcionarios. Se hizo así y cuando los empleados públicos empezaron a recuperar su capacidad adquisitiva con actualizaciones, éstas no tuvieron su reflejo en las retribuciones de los órganos de gobierno. A partir de ahí lo que se plantea como propuesta de acuerdo y que todos los grupos salvo Podemos aceptaron como criterio es que los ediles tienen que estar equiparados a un empleado municipal.

    -¿Pero no hubiese sido más estético un incremento gradual a lo largo del mandato?

    -No sé si hubiera sido más estético pero hubiese desvirtuado el concepto. En toda la negociación se habló de criterios, no de dinero. Y si el criterio es que los ediles tienen que estar equiparados en la clasificación municipal a esos empleados públicos de más alto nivel, por estar en un escalón por encima en cuanto a responsabilidad y capacidad de decisión, deben estar en una escala que lleva aparejadas unas retribuciones. Las que sean.

  • JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ, Concejal de Urbanismo y Seguridad Ciudadana

    “Es inviable mantener el parque del Solarón, el dinero no cae de los árboles”

    Entrevista publicada el 5 de agosto de 2019 por la Nueva España

    JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ | Concejal de Urbanismo y Seguridad Ciudadana

    “El de las despedidas de soltero no es el turismo por el que apostamos, pero debemos convivir todos en Gijón como ciudad abierta e integradora”

    El socialista José Luis Fernández Fernández se ha convertido en el concejal de Seguridad Ciudadana de una de las ciudades más tranquilas de España y con los índices de criminalidad más bajos. No obstante, hay retos por delante y diversos asuntos que generan molestias entre los vecinos, como las peleas en zonas de ocio nocturno o las despedidas de soltero. Menos tranquilo, parece, su otra responsabilidad, el urbanismo, con una agenda pautada que abruma entre el plan de vías o el PGO.

    – Ser edil de seguridad ciudadana en una de las ciudades más seguras de España no parece difícil? ¿Cuál es su visión?

    -Ese diagnóstico es compartido por todos los ciudadanos. Gijón es una ciudad segura y abierta, en la que todo el mundo puede ir tranquilamente a cualquier hora del día. No solo por el centro, por cualquier barrio. Y estando segura de que no va a tener ningún problema, salvo excepciones.

    – ¿Cuál es principal problema de seguridad en Gijón?

    -Problema específico en cuanto a seguridad no hay. Hubo recientemente, a principios de año, un problema de robos en establecimientos de la zona oeste, pero se reforzaron las brigadas y a día de hoy ese problema está solventado.

    – Las zonas de ocio nocturno son escenario de peleas casi constantes, especialmente los fines de semana. A veces con consecuencias fatales y los vecinos piden mayor seguridad. ¿Qué plantea?

    -Hay bastante presencia policial. De hecho, todos los viernes nos reunimos Policía Local, Nacional y Guardia Civil para afrontar el plan del fin de semana. Las peleas son inevitables porque es una zona de ocio, de copas… A horas de madrugada en las que se concentran miles de jóvenes con ingesta de alcohol. Eso es un cóctel difícil. Ocurre en cualquier ciudad, pero Gijón es en menor medida que en otras. Repito, es una zona muy acotada y se limitan las desavenencias.

    – Continúe.

    -Creo que debemos hacer más concienciación entre los jóvenes de que las trifulcas y peleas no son la mejor forma de relacionarse. Sería un tema de educación, pero deberíamos empezar desde la ESO. Por parte de la Policía cumplimos con nuestro deber.

    – Las despedidas de soltero provocan cierto malestar a una parte de la ciudadanía y hostelería. ¿Se intentará poner veto a este tipo de turismo?

    -No es por el tipo de turismo por el que apuesta Gijón. Al menos yo no apuesto por eso, pero debemos convivir todos en Gijón como ciudad abierta e integradora. Debemos integrar a los visitantes, siempre y cuando respetemos la convivencia. Hay hosteleros que los tienen vetados. Creo que se pueden hacer despedidas de soltero, aprovechar el paisaje, la gastronomía, la oferta cultural y salir a divertirse. Si fuera solo para la ingesta de alcohol les saldría más barato quedarse a cinco kilómetros de su pueblo.

    – Claro, por eso vienen, porque aquí no los conocen como a cinco kilómetros de su pueblo.

    -Sería mejorar la convivencia y el respeto de los visitantes. Ese tipo de actuaciones ni las apoyamos ni las alentamos.

    – El número de perros en Gijón sigue al alza y no todos los dueños cumplen las normas. ¿Hay permisividad?

    -Permisividad no hay. Tengo amigos con mascotas, que si van por la calle con los perros sueltos y hay un policía en los alrededores les da el toque de atención, o si es más de una vez la sanción reglamentaria.

    – A los que van bebiendo al volante no les dan toques de atención, hay una sanción directa.

    -No podemos tener una patrulla al lado de cada perro. Pero en el Solarón, por ejemplo, controlan siempre. Y sí hay sanciones. De verdad. Yo las veo (risas).

    – ¿Seguirá la apuesta por los caminos escolares seguros? ¿Habrá nuevas rutas?

    -Sí. De momento hay ocho colegios y este año está previsto que se incorpore un noveno, el Severo Ochoa. Estamos estudiando más casos de tal forma que pueda incluir a la mayoría. Es un tema que agradecen padres y profesores.

    – ¿Protección Civil seguirá como hasta ahora?

    -Es un servicio que debemos potenciar, porque es fundamental y colaboran estrechamente con las fuerzas de orden público, bomberos, sanitarios y en grandes eventos. Ahora son 70 los efectivos y lo ideal sería llegar hasta los 100. Habrá una partida específica en presupuesto para mejorar eso.

    – Menos tranquila parece su agenda como responsable de urbanismo. ¿Habrá un parque en el Solarón como piden muchos vecinos?

    -Es inviable ahora mismo por la cantidad de dinero que cuesta ese espacio. Si hubiese un buen samaritano que llegase con el dinero que cuesta ese Solarón y nos dijera “aquí lo tenéis”, pues haríamos un parque precioso con fuentes, bancos y demás. Desgraciadamente el dinero es el que hay y si se hace un parque habrá que incrementar los impuestos porque el dinero no cae de los árboles. Estaría encantado de que hubiese un parque, pero las fuentes de financiación son las que son y no hay milagros.

    – El desarrollo del PGO, en el que el PSOE votó en contra. ¿Cómo afronta esta herencia?

    -i votamos en contra fue porque fundamentalmente promocionaba las viviendas unifamiliares en suelo urbano. Por otro lado, las viviendas protegidas las ubicaba en lo que es Eco Jove, lo que da lugar a muy poca integración por parte de la población que va a estar viviendo allí. El anterior plan era mucho más integrador, las viviendas de protección se diseminaban por distintas zonas de la ciudad. El voto negativo iba en esa línea.

    – ¿Pero se va aplicar?

    -De momento está sobre la mesa y es prioritario, pero hasta la semana pasada no se han nombrado técnicos y directores generales y eso es una cosa de mucho calado como para decidir ahora sobre la marcha. Debe haber consenso y acuerdo y debatir largo y tendido.

    – El Gobierno anterior se fue anunciando un espacio para empresas de economía azul en terrenos de Naval Gijón. ¿Sigue en pie?

    -Lo tenemos como tema prioritario. Es un área de 52.000 metros y estamos de acuerdo con la economía azul y que pueda compatibilizarse con un uso residencial. Eso es fundamental para la ciudad. Regenerar toda esa zona que está deprimida debe ir en bloque. Lo tenemos como algo prioritario. También nosotros decimos que es una zona a recuperar.

    – ¿Qué planes tienen para la playa verde del Rinconín?

    -Es una zona de unos 20.000 metros vinculada a la playa y a la fachada marítima. Se va a desarrollar como estudio de detalle y será desarrollado por sistema de cooperación, en el que los propietarios aportarán los terrenos y las cesiones obligatorias y luego la administración ejecutará las obras.

    – ¿En qué punto está la residencia universitaria? ¿Se podría rescindir el contrato?

    -Es muy sencillo. La empresa Rya Residencias obtiene la licencia. Hubo antes un problema que no les daban licencia definitiva porque no estaba contemplado en el PGO, pero el 3 de octubre 2017 tuvieron licencia definitiva. En 2018 pidieron una primera prórroga de esa licencia por no encontrar financiación. Se les concede. Siguen adelante, aportan documentación y el 6 de julio de este año solicitan una nueva prórroga. Se les requiere que aporten documentación, siempre es la misma, de cara a avalar los informes técnicos y que van a poder certificar que se terminarán las obras antes del 3 de octubre de 2020. Dan documentación que el servicio de licencias ve insuficiente y en fecha 24 de este mes se les requiere nuevamente. Y en esas estamos. Tenemos que velar por lo que dice la ley, no podemos saltárnosla como piden algunos grupos.

    – También preocupa a los vecinos las ayudas para rehabilitación de fachadas. ¿Cuál será el criterio para dar prioridad?

    -Todo el mundo que cumpla los requisitos serán resueltas favorablemente, pero hay una cantidad ingente de expedientes. Este año hemos pasado en cosa de dos meses de 456 expedientes a 428. Lo que tenemos que sentarnos es en septiembre a priorizar y hacer un calendario de pago de todo lo que tenemos pendiente. Va con el paquete que hemos heredado y no me queda más remedio que afrontarlo.

  • Entrevista a Alberto Ferrao, cencejal de cultura y educación

    «Divertia nació mal; el Botánico y los festivales no caben en un mismo tarro»

    Entrevista a Alberto, Concejal de Educación y Cultura, publicada el 29/07/2019 en El Comercio.

    «El compromiso es duplicar el número de plazas de 0 a 3. No da para implantar
    Alberto Ferrao (Gijón, 1972) ha pasado del lado de la docencia, como maestro de Primaria, al de la gestión no solo de las competencias municipales en Educación, sino también de las de Cultura. Sobre la mesa, urgencias como definir el futuro de la antigua Tabacalera y el mandato de buscar una fórmula para disolver la empresa municipal en la que el anterior gobierno municipal fusionó el turismo, los festejos, la programación del Jovellanos y el Jardín Botánico.

    -¿Tan mal resultado da Divertia?

    -Cuando hablamos de cultura no podemos mirarlo todo solo desde el punto de vista económico, sino que hay que hablar de una política cultural global. Divertia nació mal y creció mal. No pueden caber en un mismo tarro el Jardín Botánico y los festivales de rock. Si tenemos un botánico, es con sus características y finalidades. Y si tenemos un Teatro Jovellanos, es un teatro. Queremos recomponer esa estructura para que cada una de las partes tenga un espacio más acorde a lo que pretende. Es lo necesario, lo prudente y lo adecuado.

    -¿Qué plazo se da para la disolución?

    -Marcar tiempos sería osado. Todavía estamos estudiando las diferentes posibilidades.

    -¿Y por dónde irá la solución?

    -El Jardín Botánico irá a Medio Ambiente, Turismo a la Concejalía de Promoción Económica…

    -¿El Teatro Jovellanos será una empresa municipal independiente?

    -Tenemos que estudiarlo. Estamos viendo las diferentes opciones, porque también debemos preservar los derechos de los trabajadores, así como su finalidad y objetivos.

    -De momento, el martes van a cesar al actual gerente.

    -Para esa política cultural global y de ciudad que buscamos es necesario que sus responsables lleven la línea que pretendemos. Desde luego agradecemos al gerente y a la adjunta a la dirección la labor que han realizado.

    -¿Será la exconcejala Lara Martínez su sustituta?

    -Aún no se ha abierto el proceso de candidaturas. Será un proceso abierto que permita valorar a los diferentes candidatos que haya.

    -¿Van a acabarse los conciertos en el Botánico?

    -Hay que tener en cuenta lo que es el Jardín Botánico y para qué ha sido creado. Se trata de un espacio de investigación, que también tiene entre sus objetivos la divulgación. Tenemos que desarrollar mecanismos y acciones para acercarlo a los gijoneses y a quienes nos visitan, pero hay que ver cómo llegar a ellos sin solapar su finalidad principal.

    -¿Tendrán continuidad eventos nacidos los últimos años como el Tsunami, Gijón Life o Metrópoli?

    -Los promotores privados están realizando acciones importantes que están cogiendo peso en Gijón, con un gran respaldo entre la ciudadanía. En muchas ocasiones las administraciones públicas lo que tenemos que hacer es facilitar las cosas. Hay que mirar cómo podemos llevar a cabo esos festivales sin que se solapen.

    -¿Está en la cabeza del gobierno municipal optar a grandes conciertos de estrellas internacionales?

    -En nuestra cabeza caben muchas cosas, pero siempre con coherencia y con una línea clara. En principio, no están en la línea que queremos establecer, aunque estaremos atentos a cualquier oportunidad que pueda salir, siempre con un criterio lógico.

    -¿Criterio económico?

    -Me gusta hablar de inversión cultural, pero también hay que tener en cuenta el presupuesto económico.

    Arcu Atlánticu

    -¿Estamos viviendo la última edición del Arcu Atlánticu?

    -Nadie ha dicho eso. Se ha hablado de valoración, nunca de eliminación. De momento, no se ha parado nada y la programación se mantiene. Pero no sería adecuado que un gestor municipal no valore las acciones culturales que se están realizando en su Ayuntamiento. El festival nació con unas finalidades y hay que ver si se están cumpliendo o no: si ha logrado esa promoción de la cultura tradicional, si ha conseguido los lazos que preveía con el resto de ciudades y regiones del Arco Atlántico… Decidir en caliente, sin mirar eso, sería un error.

    -¿Hay un plan B para cuando la Semana Negra deba dejar los terrenos de Naval Gijón?

    -Hay un plan A, que es darle continuidad para que siga haciéndonos disfrutar a todos. Es un certamen fantástico y que esté en Gijón es un privilegio. Es verdad que tenemos que ir mirando ya posibles ubicaciones, pero con una planificación adecuada y teniendo en cuenta tanto los intereses de la asociación como los de la ciudadanía: vecinos, seguridad, ubicación de los diferentes espacios que precisa la Semana Negra…

    -¿Podría volver al campus?

    -Es un terreno que se barajó, que está ahí y donde ya se celebran otros eventos culturales. Pero ahí también irá la residencia de estudiantes, cuya constructora sigue intentando cumplir los plazos después de que se le haya prorrogado la licencia. Hay otros terrenos donde ya ha estado y donde podría estar en un futuro.

    -¿Incluye ahí Isabel la Católica?

    -Uno de los condicionantes que he dicho son los vecinos. Ahí, ya en su momento tuvieron su voz. Y si la Semana Negra se fue a otros lugares es por la razón que todos conocemos.

    -¿Cuándo habrá plan de usos para la antigua fábrica de tabacos?

    -La alcaldesa marcó un plazo de tres meses y lo vamos a cumplir. Pretendemos que sea un equipamiento cultural, con un componente arqueológico que dará un tremendo protagonismo a la instalación y con un espacio de creación para los creadores gijoneses.

    -A los vecinos de la zona no les convence la idea de un museo.

    -No saben todavía el plan de usos. En ese llamado Museo de Gijón debemos tener un concepto más allá. No es solo para colgar cuadros, hay todo un proyecto museográfico. Podemos hacer un recorrido histórico excepcional, desde el neolítico hasta el siglo XX, incluso con el propio edificio. Además, Tabacalera no será una isla, sino que formará parte de la red de equipamientos culturales que tenemos en la ciudad.

    Escuelas infantiles

    -¿Cuatro años dan para duplicar las plazas de las escuelas de 0 a 3 años como recoge su acuerdo con IU?

    -El compromiso está ahí. De momento, si podemos abrir las que llevan paradas ocho años ya será un avance. Una acaba la obra a finales de año y después tenemos la del antiguo colegio Cabrales. Pero no nos vamos a quedar ahí. Tendremos que mirar posibles ubicaciones.

    -¿En qué barrios?

    -Veremos qué demandas vecinales hay, y también cuestiones como la natalidad y cómo podemos completar el mapa escolar de 0 a 3. En zonas como El Llano el problema es dar con la parcela más adecuada. Debemos tener en cuenta que hablamos de centros educativos, no de las antiguas guarderías. Y se necesitan unos determinados requisitos.

    -¿Es posible la gratuidad en la matrícula de ese ciclo?

    -Los recursos son los que son, no chicles que se puedan estirar. No da para duplicar las plazas y para esa gratuidad. De momento, aumentaremos la oferta, lo que permitirá que haya más niños en la red 0-3. Cuando consigamos que toda la población tenga escuela, veremos los siguientes pasos.

    -¿La plantilla de educadoras es suficiente? El pasado curso hubo problemas al acumularse las bajas…

    -La pregunta es si la gestión de esa plantilla es la adecuada. Tenemos trabajadoras formadas, con mucha experiencia y que realizan una buena labor educativa. Tenemos que intentar gestionar de manera correcta los recursos que hay para que no ocurra lo de finales de curso.

  • Natalia González Peláez

    “Queremos darle una vuelta a la ayuda a domicilio para atender otras necesidades”

    Entrevista publicada en la Nueva España el 27 de julio de 2019

    Natalia González Peláez, concejala de Bienestar Social y Derechos y Presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales y de la Empresa Municipal de Vivienda.

    Natalia González Peláez es la “superconcejala”: una de esas dos personas que ejercen las labores de coordinación de áreas sobre las que la Alcaldesa ha estructurado su equipo de gobierno. Aunque su cargo oficial es el de concejala de Bienestar Social y Derechos, lo que incluye ser presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales y de la Empresa Municipal de la Vivienda. Licenciada en derecho con puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Laviana como abogada del Centro Asesor de la Mujer fue durante algo más de un año diputada nacional.

    –Vuelve a la Fundación donde ya estuvo hace años pero ahora como presidenta. ¿Abrumada o ilusionada?

    –Es un enfoque diferente. Yo formé parte del equipo de Esperanza Fernández Puerta como jefa de promoción social durante cinco años. Siempre me quedó la sensación de tarea que no habíamos podido culminar y ese fue el motivo para aceptar presentarme a las elecciones, primero en 2015 y ahora con el equipo de Ana González. Quería poder volver a retomar aquella tarea.

    –Tiene una de las concejalías más complicadas y sensibles. ¿Cuál es el reto?

    –Las políticas sociales no se circunscriben a Bienestar Social o la Empresa de la Vivienda. Tienen que ver también con la educación, con el empleo… por eso estamos reforzando la labor de coordinación entre áreas. Los últimos años, con las circunstancias económicas de la crisis, han hecho que los servicios sociales estén en el punto de mira. La tarea que tenemos es compleja. Hay que seguir atendiendo a las situaciones de vulnerabilidad y exclusión social que ya existían, y que han existido siempre, y a la vez tenemos que afrontar el reto de incorporar a nuevos perfiles. Y también el reto de hacer servicios sociales para el siglo XXI. Hay que conseguir una política de derechos sociales donde podamos primar la intervención social, pero una intervención que se adecue a esas nuevas situaciones que no tienen que ver con la exclusión sino con necesidades concretas que se puedan tener en un momento determinado.

    –Pero la realidad es que la Fundación se ha convertido una agencia tramitadora de ayudas sin tiempo para que las trabajadoras hagan intervención social. ¿Cómo se rompe el círculo vicioso?

    –Es el paradigma que tenemos que afrontar. Uno de los grandes retos es la gestión: tenemos que ser capaces de agilizarla. Y no solo es una cuestión de burocracia  en las ayudas sino en la propia relación con las entidades del tercer sector. Hay que buscar fórmulas que separaren la intervención social de la mera tramitación de ayudas. Vamos a trabajar en reorganizar el catálogo de prestaciones y en buscar fórmulas de agilizar la gestión.  Y dos cuestiones más: habrá que reforzar el personal en la línea de entrada incorporando algún otro perfil profesional en los centros sociales y hay que ligar la intervención a los territorios para reforzar  el ámbito de la prevención y la promoción social. Parece que en esta casa esa parte de la actuación más comunitaria ha estado olvidada estos años.

    –Todo lo que dice significa dinero, ¿lo hay?

    –A lo largo de estos años no creo que el problema haya sido  una cuestión presupuestaria, porque remanente ha existido, más bien era una cuestión de falta de liderazgo. Tenemos que ver cómo nos puede afectar la famosa regla de gasto y las reposiciones en el tema de personal porque limitaciones tenemos.

    –¿Un nuevo catálogo de prestaciones supone olvidarse de la renta social?

    –Yo hablo de reordenar, con un catálogo de prestaciones y con una ordenanza que regule las ayudas. Ayudas finalistas siempre han existido pero lo que necesitamos es hacer algo que sea sostenible, tenga una gestión fácil y homogénea, atienda a las necesidades de las personas y tenga su baremación. La imagen  de personas esperando cola para poder acceder a una ayuda en función del momento en que presenta la solicitud no tiene mucho de intervención social.

    –Entonces, ¿la convocatoria de renta social que estaba pendiente se va a hacer?

    –Vamos a valorar todo el catálogo de ayudas. No sé lo que podremos hacer de aquí a final de año y, sobre todo, lo que vayamos a hacer el año que viene.

    –¿Hay cambios tras el pacto con IU?

    –No hay grandes diferencias. Están los puntos que el acuerdo fija y luego la comisión de seguimiento irá viendo.

    –¿Se ha rescindido a Aralia el contrato del servicio de ayuda a domicilio?

    –No. Estamos en el proceso de hacer un seguimiento del contrato. Ya hubo notificación de una posible penalización y en este momento hay un recurso interpuesto dentro de la propia administración local. Es uno de los temas que tenemos encima de la mesa.

    –Al margen de los problemas con esta empresa, ¿qué planes hay para ese servicio?

    –Para empezar queremos hacer una evaluación porque se ha hablado mucho de la ayuda a domicilio pero poco desde la perspectiva del servicio, de lo que le estamos ofreciendo a la ciudadanía. Nosotros entendemos que desde la ayuda a domicilio hay que ser capaces de atender otras necesidades y eso pasa por modificar cosas o por ofrecer nuevos servicios.

    –¿Por ejemplo?

    –Que no sea solo para personas mayores, que pueda ser un apoyo en momentos determinados para la conciliación en las familias. Ahora se da un servicio de comidas que es muy restringido y que podría ser más generalizado. O plantearse un servicio de acompañamiento pensando en personas que viven en soledad. Hay que darle una vuelta a la ayuda a domicilio.

    –¿Se van a mantener las becas comedor?

    –Nadie pretende modificar las becas comedor, que por otra parte es una herencia que Foro recibió de nosotros. Hay que ver cómo avanza el tema de ir ampliando el servicio de comedor a Secundaria y su reflejo en las becas pero no se va a eliminar lo que está funcionado y funciona bien.

    –¿Cómo serán las relaciones con las entidades sociales?

    –Tenemos una tradición de trabajo coordinado con el tercer sector. Fuimos los que creamos la Red de atención a personas sin hogar que ahora se llama red activa de inclusión. Queremos activar esta red porque estos años no ha tenido dirección política, no tenía ese objetivo claro que nosotros teníamos, y eso ha hecho que se haya distorsionado su finalidad Hay que ver cómo lo ordenamos. En este momento uno de los mayores problemas que tenemos es el atasco con los convenios. Yo me estoy encontrado convenios que deberían estar firmados y no lo están. Buscamos agilizarlo pero la realidad es que están como están. Lo que queremos es explorar la figura del concierto y ver como se puede llevar al ámbito local esa figura que hay en la ley del Principado de Asturias. No sé que tiempo nos llevará pero nos va a dar una nueva dimensión en  las relaciones con las entidades del tercer sector.

    –¿Da más estabilidad un concierto que un convenio?

    –Si. No podremos hacerlo en todos los campos pero probablemente podamos ir a esa fórmula en estos convenios que llevan muchos años funcionando. Hay que verlo. En todo caso, la idea es seguir en colaboración con el tercer sector liderando lo que entendemos que nos corresponde, que es la coordinación.

    –Vayamos a la Empresa de Vivienda. Allí se llegó a suspender el pago de ayudas por falta de dinero, ¿cómo está la situación?

    –En Vivienda todavía estoy intentando hacerme con lo que hay porque se da la circunstancia de que la gerente está en periodo de vacaciones y no tengo dimensionada la situación.

    –¿Otro instrumento de acción social que se quedó en tramitar ayudas?

    –La verdad es que la Empresa Municipal de la Vivienda se ha quedado en muy poco cuando era un referente y las ayudas en Gijón funcionaban estupendamente, mucho mejor que las ayuda del Principado. Ha habido un desgobierno absoluto  que ha llevado a  un momento de estancamiento. Hay que agilizar el tema de las ayudas económicas pero también buscar fórmulas para poner vivienda en el mercado. Lo que te dice la gente es que no encuentra vivienda, que los alquileres tienen precios desorbitados…  y lo que tenemos que buscar son mecanismos para que las personas más vulnerables puedan acceder a una vivienda.

    –¿Con eso se relaciona la intención de hacer un censo de viviendas vacías?

    –Antes de animar a que las personas pongan vivienda en alquiler tenemos que saber de qué vivienda podemos disponer.

    –¿También se habrá cambios en la vinculación empleo y acción social?

    –Queremos conectar y coordinar todas las  acciones que se hacen en la Fundación de Servicios Sociales y en la Agencia Local de Empleo, no sólo los planes de empleo. Vamos a sentarnos y hacerlo de forma coordinada porque, a veces, da la sensación de que una pata no sabe lo que hace la otra y queremos que eso no pase, queremos que haya una relación fluida. Aquí atendemos a personas que no tienen más problema que una necesidad económica. Lo único que les pasa es que quedaron sin trabajo y, a veces por la edad, van a tardar mucho en encontrarlo o no lo van a encontrarlo. La intervención con esa personas no es la misma que con aquella que no han trabajado nunca  o están en riesgo de exclusión o en una situación de violencia de género. Si no se dan esas circunstancias lo que hay que hacer es derivarlas a la Agencia de Empleo, que les puede llevar a otro tipo de itinerarios más normalizados. La idea no es intervenir sí o sí con todas las personas, si no que la intervención se adapte a las circunstancias. Tener un empleo es fundamental.  Vivienda y empleo son básicos para una vida digna.

    –Vamos por edades, ¿planes para los mayores?

    –Estamos trabajando en una estrategia y en relación con el Principado de Asturias. Se irán haciendo proyectos concretos de envejecimiento activo. Hay que tener en cuenta los nuevos perfiles de personas mayores porque parece que sólo nos centramos en lo que tiene que ver con el deterioro o con los mayores más mayores.

    –¿Y en infancia, adolescencia y juventud?

    –Queremos plantearlo como un continuo y desde un punto de vista positivo, no como siempre desde la prevención de problemas.  En la Fundación tenemos la competencia clara sobre la desprotección infantil pero iremos a un modelo más coordinado y transversal con la Fundación de Educación y Cultura. Vamos a hacer el cambio poco a poco. No vamos a quitarlo de aquí hasta que no sepamos cómo lo vamos a ubicar.

  • Investidura de Ana González como alcaldesa de Gijón / Xixón

    Dicurso de investidura

    Decía el escritor Italo Calvino que “las ciudades son un conjunto de muchas cosas: memorias, deseos, signos de un lenguaje”. Añadía que las ciudades son lugares de trueque, pero señalaba que esos trueques no consistían tan sólo en un intercambio de mercancías, sino que se fundamentaban principalmente en un intercambio de palabras, de deseos, de recuerdos.

    Gijón es una ciudad con memoria, tiene muy presentes sus orígenes y la historia que desde entonces la ha venido conduciendo hasta el presente. Y precisamente porque no olvida su pasado, sabe hacia dónde quiere ir. Gijón expresa esa memoria, esos deseos, con su propio lenguaje. Se manifiesta de muchas formas: en los movimientos ciudadanos, en las voces de las asociaciones vecinales, en las informaciones de los medios de comunicación, en las celebraciones en la que sus vecinas y vecinos se encuentran y se reconocen mutuamente y festejan lo vivido y aguardan lo que está por venir.

    También se manifiesta en las urnas, que son las que nos han traído hoy hasta aquí. Quiero empezar esta intervención agradeciendo a las gijonesas y gijoneses que depositaran mayoritariamente su confianza en mí y en el partido al que represento, el PSOE, para dirigir sus destinos durante los próximos cuatro años. Es un honor y un orgullo, tan grandes que no encuentro adjetivos que puedan designar su dimensión verdadera. Y es, también, una responsabilidad que afronto con consciencia y con ilusión. Con ilusión, porque no puede haber tarea más ilusionante que la de regir la ciudad en la que he decidido vivir, aquélla con la que más me identifico, la que mejor me ha recibido y la que más me ha dado. Con consciencia, porque sé que la tarea exige esfuerzo, tesón y disciplina, tres virtudes que tanto yo como mi equipo de gobierno nos comprometemos a desarrollar desde el minuto uno hasta agotar nuestras fuerzas. Les aseguro que nuestro horizonte, siguiendo a Simone Veil, será “trabajamos en lo posible para cambiar lo imposible”; frase que aúna lo que debe ser la tarea y la responsabilidad política que hoy asumimos.

    Así tiene que ser, porque así nos lo exigen los tiempos y también la ciudadanía. Vivimos una época de cambios constantes, con nuevas necesidades a las que debemos dar respuesta y preocupaciones urgentes que debemos resolver. Es cierto que el ayuntamiento es la administración más pequeña, pero también la que está siempre en contacto directo con la ciudadanía, la que trata a diario con la gente de tú a tú y sabe por ello qué le interesa o qué le inquieta. Es, por esa razón, una administración predestinada a hacer sociedad, a establecer vínculos entre las personas para que se sientan partícipes de un espacio común. El ayuntamiento debe ser la casa de las vecinas y vecinos de Gijón. El lugar al que pueden ir para compartir sus desvelos, para expresar sus opiniones, para hacer sus propuestas. Quiero que las gijonesas y los gijoneses empiecen a ver el Ayuntamiento como un espacio acogedor y sensible a sus demandas, y como alcaldesa me comprometo a estar constantemente a pie de calle para palpar el estado de ánimo de la ciudad. Para ver Gijón con los mismos ojos de la gente que la habita. Para abordar las cuestiones de mayor calado y también para cuidar los detalles. Porque los detalles, que muchas veces se desprecian, casi siempre son fundamentales para lograr una integración plena. Los Consejos de Distrito o el Consejo Social, , el rico y variado entramado asociativo gijonés, serán órganos claves en mi labor de gobierno, porque no olvido que desde hoy soy la alcaldesa de todas y todos los gijoneses, y quiero conocer de primera mano todas sus necesidades, pero también contar con interlocutores que me trasladen aquello que yo no llegue a ver. Pues como dice Mary Beard, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales de 2016: “ Hay que considerar el poder de forma distinta (…) pensar en el poder como atributo o incluso como verbo (“empoderar”) no como una propiedad.”

    Gijón es la primera ciudad de Asturias en cuanto a tamaño y población. Es una ciudad que ha crecido mucho en unas pocas décadas y cuya vertebración no ha sido en los últimos años todo lo fluida que debiera. Ese crecimiento se debió, primero, a la industrialización que en la segunda mitad del siglo pasado la convirtió en uno de los principales motores económicos de nuestra comunidad autónoma. Y después, a su reinvención como una ciudad amable y emprendedora, inquieta e innovadora, que supo arriesgar en busca de nuevos nichos y dotarse de un carácter que llegó a ser admirado en España y en el mundo.

    Las cosas han cambiado en los últimos tiempos. No se puede negar que existe un grave problema de desempleo que debemos afrontar de cara y sin excusas. Y entiendo que esa solución pasa por buscar oportunidades en la tecnología, en la innovación, en los nuevos sectores económicos que pueden encontrar aquí un espacio privilegiado en el que desarrollarse, gracias al apoyo que ofrecen el Parque Científico-Tecnológico, el puerto de El Musel o el Campus Universitario de Viesques. Espacios que ampliaremos con nuevos parques –Naval Gijón, La Camocha…- para acoger también nuevas empresas.

    Tenemos que atraer esos nuevos sectores económicos, limpios, tecnológicos y también ligados a la salud y lo social, al mismo tiempo que apostamos por el talento de nuestra juventud, apoyando su formación y facilitando sus primeras oportunidades laborales. Tenemos que luchar para que ningún joven tenga que abandonar Gijón si no es por voluntad propia, y eso exigirá que nos comprometamos todos con el objetivo de hacer de ésta una ciudad atractiva y dinámica, una ciudad en la que las empresas quieran instalar sus sedes cuando descubran que, por mucho que busquen, difícilmente encontrarán un lugar mejor.

    Lograr eso implica, a su vez, solucionar otras cuestiones que están pendientes y que constituyen, además, uno de los grandes motivos de preocupación de nuestro tiempo. Me refiero a la movilidad y el medio ambiente, dos factores que se relacionan mutuamente y en los que debemos trabajar con la convicción de que de ellos dependerá, en gran medida, nuestro futuro. Gijón debe ser una ciudad cada vez más libre de humos, en la que el transporte público tenga la suficiente vitalidad como para que se pueda prescindir de los coches en los desplazamientos urbanos. Gijón debe identificarse con la limpieza, con el bienestar, con la salud. Tiene que mantener su apuesta por el reciclaje. Y en la línea de las grandes ciudades europeas, tiene que ser una ciudad concebida para el paseo, lo que es tanto como decir para el encuentro y el diálogo, tan importantes a la hora de construir sociedad y crear conciencia de ciudadanía. Tenemos el reto de convertirnos, por lo tanto, en un modelo de unión entre la industria y la sostenibilidad, entre la actividad económica y el cuidado del medio ambiente, porque sin un entorno saludable no hay posibilidad de futuro. Y no me refiero sólo al aire. También el agua juega un papel fundamental en esta ciudad a la que el mar arropa y que tanto se reconoce en él. No podemos consentir que se repitan imágenes como las que hace apenas un año mostraban el Cantábrico enlodazado en la playa de San Lorenzo. El símbolo por antonomasia de Gijón no puede mancillarse porque los símbolos son importantes, y una ciudad que empieza por descuidar sus propios símbolos termina por descuidarse a sí misma. Debemos poner en marcha la depuradora del este y velar porque la calidad de nuestras aguas, en San Lorenzo y en las otras playas del concejo, sea siempre la mayor posible. Y también tenemos que explotar todas las posibilidades que ofrece nuestro magnífico litoral para abrirlo aún más a la ciudadanía, para reforzar esa simbiosis entre la ciudad y el mar que hace que la una no pueda explicarse sin el otro.

    Estamos hablando, en definitiva, de acometer una gran transformación urbana que de manera definitiva incorpore esta ciudad al siglo XXI, que la actualice y la prepare para todo lo que pueda estar por venir en las próximas décadas. No podemos trabajar con una perspectiva de tan sólo cuatro años. Tenemos que pensar en el Gijón de los próximos veinte o treinta años y diseñar los cimientos de una ciudad que perdure y que innove sin dejar de permanecer fiel a sus esencias. Ya se están dando los primeros pasos hacia esa transformación. El Plan de Vías, al fin en marcha tras muchos años de parálisis, supondrá un impulso imprescindible. Porque supone mucho más que la construcción de una estación y la llegada de la alta velocidad o el fortalecimiento de nuestra conexión con el exterior. Supone también romper con las fronteras que se han venido levantando entre los barrios. He dicho muchas veces que Gijón es una ciudad multicéntrica. Una urbe estructurada a partir de la suma de muchos barrios, cada uno con su propia identidad, y que se siente orgullosa de la personalidad plural que le confiere esa diversidad. Esos barrios deben estar siempre conectados entre sí. Una ciudad que se precia de estar siempre conectada con el exterior no puede tener fronteras internas, y el Plan de Vías y el metrotrén facilitarán esa reconexión entre los distintos corazones de Gijón.

    La puesta en marcha de ese Plan de Vías coincide, además, con la organización del Área Metropolitana Central, que también busca mejorar la movilidad sostenible en nuestra comunidad autónoma. Como primera ciudad de Asturias, Gijón tiene que ser un motor para la configuración de ese Área Metropolitana y participar de ella incorporando sus principales señas de identidad. Porque también ese Área Metropolitana busca reforzar el reconocimiento mutuo entre las asturianas y los asturianos. Crear un gran espacio del que todos y todas nos sintamos partícipes y que refuerce nuestra pertenencia a una ciudadanía plural. Sabemos bien que la unión hace la fuerza, y es el momento de que esas palabras se hagan realidad en Asturias. Tenemos que convertir la diferencia, lo diverso, en una razón más para unirnos. Eso Gijón lo ha venido haciendo desde sus mismos orígenes, y ese empeño, y sus excelentes resultados, la han llevado a convertirse en esta ciudad de la que tan orgullosas y orgullosos nos sentimos.

    Y dentro de ese proyecto de ciudad que defiendo, y que quiero desarrollar junto a las mujeres y los hombres que conforman mi equipo de gobierno, también la educación juega un papel nuclear. La educación garantiza el pleno ejercicio de nuestros derechos y constituye, junto con la cultura, un elemento civilizatorio. Es cierto que el Ayuntamiento carece de competencias propias en materia educativa, pero no es menos cierto que tiene la capacidad de arropar las políticas autonómicas. Quiero recuperar, con toda su potencia, la idea de Gijón como ciudad educadora. Una ciudad que ofrezca recursos continuos para la educación de nuestra infancia y juventud, pero que también sea por sí misma un agente educador. Debemos lanzar un proyecto coherente para los centros educativos y fortalecer la formación continua de la ciudadanía, potenciar eso que venimos llamando “aprender a aprender” y que se ha de llevar a cabo desde la Universidad Popular, la Red de Bibliotecas, los Centros Municipales Integrados, la Red de Museos y el Teatro Jovellanos.

    En mi etapa de consejera, siempre defendí que la educación conducía a la cultura y que ésta constituye a su vez un continuo proceso de aprendizaje. La cultura asegura la humanización y la racionalidad y, en consecuencia, propicia nuestro crecimiento como sociedad. La cultura es recepción y es producción. Es garantizar que la ciudadanía tenga acceso a las manifestaciones culturales y es velar para que las personas que crean encuentren las condiciones idóneas para trabajar y difundir sus obras. La cultura es, también, diálogo y conexión. Gijón, que siempre ha sido conocida y reconocida como una ciudad innovadora, dinámica y creativa, lo sabe bien y durante muchos años trabajó para dotar a esa convicción de fuerza y contenido. La literatura, el cine, la música y el teatro han sido los cuatro grandes pilares sobre los que esta ciudad construyó un modelo cultural que tenemos que recuperar y potenciar. No podemos desaprovechar nuestros propios recursos, ni tampoco dejar de apoyarnos en equipamientos como Laboral Ciudad de la Cultura o LABoral Centro de Arte, que aunque dependen del Gobierno del Principado de Asturias forman parte de nuestra ciudad y deben seguir jugando un papel importante en su actividad. Y además, tenemos por delante el apasionante reto de la Fábrica de Tabacos, que debe erigirse en el símbolo que represente una nueva definición de nuestra oferta cultural y de nuestra rotunda apuesta por la creación.

    La educación y la cultura, si lo son realmente, suponen transformación, mejora, bienestar y crecimiento. Son innovación. Una ciudad que se aprecie, que crea en sí misma, tiene que ser una ciudad innovadora, porque todos los días piensa en cómo ser mejor. El pasado no es puerto de llegada ni de anclaje, es el punto de partida para un presente mejor y un futuro hecho desde la consciencia. Gijón ha gozado del reconocimiento nacional e internacional por su dinamismo transformador para, siendo ella, ser cada día mejor, más habitable, más humana, sensible a las necesidades de sus vecinas y vecinos. Esto justamente era el denominado modelo Gijón. Volveremos a la senda de ese modelo. Volveremos a la senda de la innovación porque es la manera de no perder el futuro, de hacerlo con nuestras manos para que, en este complejo mundo global, sea nuestro. Un futuro que está en Europa o, mejor dicho, con Europa, que ya no es una idea abstracta sino que se concreta en sus ciudades. Gijón fue una de ellas, y volverá a serlo, porque volveremos a Europa. Aprenderemos con ellas porque nuestro camino de futuro se hace conjuntamente, desde valores profundos y compartidos, que se resumen en derechos, libertades e inclusión.

    Todo nos importa, todo nos afecta y en todo hemos de tener una posición y un papel. Nuestra tierra y nuestro mar nos comunican con el mundo en el que queremos estar; del que queremos ser agentes y serlo para extender y compartir derechos, sostenibilidad y bienestar. Por ello, los Objetivos de Desarrollo Sostenible han de ser nuestros objetivos también y nuestra contribución, desde el día a día de sus vecinas y vecinos, de sus barrios y plazas, a un mundo mejor y sostenible. Mirar hacia fuera nos exige realizar un trabajo dentro: los Objetivos de Desarrollo Sostenible nos apelan directamente en nuestro entorno cercano. Y nunca, las gijonesas y los gijoneses, hemos rehuido nuestro trabajo.

    Decía Linda McDowell que “las ciudades son el cuerpo físico de la ciudadanía; el espacio igualitario genera salud a la ciudadanía. Habitar en igualdad una ciudad genera calidad de vida”. Por ello, he querido dejar para el final un elemento indispensable para convertir en realidad todo lo que he expuesto hasta el momento. Me refiero a la igualdad entre mujeres y hombres. Nada de lo que queremos hacer será posible si no convertimos la igualdad en el eje que oriente nuestras políticas. No podremos construir una ciudad inclusiva, en ningún sentido, si esa inclusión no se extiende a toda la ciudadanía. Es indispensable terminar con la discriminación y la desigualdad que padecen las mujeres, porque esa desigualdad atraviesa las esferas económicas, las sociales, las culturales, e imposibilita el desarrollo pleno de la sociedad que queremos, que debemos, construir. Lo dijo bien Amelia Valcárcel, quien dirige la escuela feminista que lleva el nombre de Rosario Acuña, una gran pensadora que falleció en nuestra ciudad, con unas palabras que quiero citar literalmente: “La feminización de la pobreza es un hecho. La falta de oportunidades de empleo acordes con la formación, otro. El acoso y, cuando cabe, la violencia, otro más. Todo ello para un colectivo cuyo único defecto visible parece ser el no haber tenido la previsión de nacer con otro sexo.”

    Y este, nacer mujer y tener o haber tenido pareja, ha sido la única razón para que, en los últimos 16 años, 1000 mujeres fueran asesinadas en nuestro país. Una cifra escalofriante que debería mover todas las conciencias, voluntades y políticas en un esfuerzo conjunto por erradicar la violencia contra las mujeres y la desigualdad que la sustenta.

    También Gijón fue pionera y referente en el reconocimiento de esta realidad, de este desajuste, y en la lucha para combatirlo. La primera casa de acogida de Asturias estuvo en Gijón (1988). Hoy la Casa Malva es un claro referente en la atención a las mujeres que sufren violencia de género, y de sus hijas e hijos. Además, no podemos olvidar que fue una asociación de mujeres de esta ciudad, Les Comadres, quienes, en colaboración con la Asociación de Mujeres por la Igualdad de Barredos, en Laviana, pusieron en marcha el Tren de la Libertad, aquella iniciativa, en principio modesta, que terminó marcando un punto de no retorno y convirtió nuestra ciudad en un foco de la cuarta ola del feminismo. Tenemos que recuperar ese protagonismo y volver a situarnos en la vanguardia; porque como señalaba Francis Wright “la igualdad es el alma de la libertad; de hecho no hay libertad ni ciudadanía plena sin ella”.

    Ésa es, en resumidas cuentas, nuestra meta: reinventar el Gijón que queremos para mejorar el presente y ganar el futuro. Es lo que la ciudadanía nos exige, es mi compromiso como alcaldesa y es el deber de todos los aquí presentes, en tanto que representantes electos de la voluntad de las gijonesas y los gijoneses. Garantizo que daré lo mejor de mí misma para lograrlo, que antepondré los intereses de la ciudadanía a cualesquiera otros y pido a los grupos políticos que verdaderamente defienden convicciones democráticas que antepongan el diálogo y la voluntad constructiva a cualquier otro interés de índole partidista. El diálogo y construir conjuntamente serán las herramientas que desde el gobierno municipal utilizaremos para que Gijón avance. Las elecciones ya han pasado y nos aguardan cuatro años en los que nos jugamos el futuro de una ciudad, la nuestra, que no puede perder más tiempo. Es un trabajo arduo el que tenemos por delante y es, sobre todo, una gran responsabilidad que no podemos desatender de ningún modo. Nuestras convecinas y nuestros convecinos no nos lo perdonarían, y a partir de hoy es ante quienes respondemos.

    Muchas gracias.

  • PSOE e IU acordarán un programa de gobierno conjunto a partir del sábado

    • Ambas fuerzas políticas acuerdan una declaración política “por el futuro de Gijón”

    La candidata del PSOE a la Alcaldía de Gijón, Ana González Rodríguez, ha agradecido el apoyo manifestado por Izquierda Unida en la votación que, previsiblemente, la hará alcaldesa de la ciudad en el pleno de constitución del próximo mandato que se celebrará el sábado.

    González ha destacado el compromiso de las dos fuerzas políticas para volver a activar Gijón en el mandato que está a punto de comenzar, cuatro años de capital importancia por la cantidad de problemas que hay que resolver y proyectos que habrá que impulsar tras los ocho años de parálisis de FORO.

    La candidata socialista ahecho hincapié en que las medidas que se acometerán deberán ser fruto de un debate sereno y profundo, pero sobre todo, de un trabajo responsable que comenzará a partir del sábado 15 de junio. No obstante ha señalado que, si bien el equipo de gobierno trabajará “desde la izquierda”, “somos conscientes de que hay cuestiones de gran relevancia que requerirán de un amplio consenso”, como por ejemplo, el Plan de Vías, y por eso se intentará sumar a todos los grupos políticos que manifiesten su disposición a sumar.

    Respecto al decálogo presentado por PODEMOS y a la posibilidad de aceptarlo de cara a contar con el voto de los morados en el pleno del sábado, González ha reconocido que prefiere dejar las cosas fluir, ya que no es necesario un trabajo poco profundo y poco serio con el único objetivo de “parecer que cuento con más apoyos de los que tengo”.

    En este sentido ha reivindicado la necesidad de comenzar un trabajo de profundidad que defina claramente el presente, para el futuro de Gijón, “y el presente no es el 15, empieza el 16”, ha señalado. Por ello ha emplazado a PODEMOS a una nueva reunión que se fijará la primera semana de julio.

  • Lealtad institucional

    • Artículo del concejal del PSOE, César González, publicado hoy en La Nueva España

    Nadie podría esperar de una primera toma de contacto que se llegara a grandes concreciones y tampoco era ese el objetivo del PSOE cuando impulsó una ronda de contactos con los grupos políticos de la corporación. No obstante, estos encuentros han dejado claro que los partidos mantienen la hoja de ruta de la campaña electoral e incluso se podría decir que la tónica sigue siendo la misma del mandato que estamos finalizando. Ni siquiera el clamoroso retroceso electoral sufrido por Podemos y Foro Asturias parece haber modificado sus posiciones; unos siguen con su particular apuesta de todo o nada, mientras que otros siguen ofreciendo una particular interpretación de la realidad donde ya no se sabe si hablan de Gijón o del País de las Maravillas de Alicia.

    Como ya no sorprende que los decálogos de Podemos tengan tamaño flexible y sabemos que en cuestión de horas pueden pasar de cuatro a diez o cuarenta puntos, nos centraremos en la última astracanada del presidente local de Foro Asturias a cuenta de la supuesta falta de lealtad sufrida por el equipo de Moriyón. Una especie de lección magistral que mezcla los conceptos de respeto y lealtad ignorando que no son lo mismo y que su significado varía según se aplique a una persona o a una institución.

    Decir que el PSOE de Gijón no ha tenido lealtad institucional es una auténtica falta de respeto, también a la verdad, a una nuestra organización. Porque los y las socialistas tenemos muy claro que las instituciones son las principales herramientas de cambio y transformación social. Y por ello, porque creemos en lo colectivo frente a lo individual, y creemos en un estado fuerte frente a quienes prefieren su adelgazamiento, a lo largo de nuestros 140 años de historia hemos dado innumerables muestras de esa lealtad institucional y no hace falta remontarse al golpe de estado del 18 de julio de 1936, a la represión vivida en la dictadura o más recientemente al coraje que durante varias décadas demostraron nuestros compañeros y compañeras del País Vasco.

    Si nos centramos en lo cercano, me temo que desde Foro Asturias no se podrá poner ningún ejemplo de esa falta de lealtad o respeto institucional. Sea por el acuerdo de las derechas en 2011 o por el desacuerdo de las izquierdas en 2015, la señora Moriyón ha sido Alcaldesa de Gijón y eso es incuestionable. Es más, desde el máximo de los respetos a la persona y desde la discrepancia política, aprovecho para agradecerle los servicios prestados porque ser regidora de una ciudad como la nuestra no es tarea fácil. Pero lo cortés no quita lo valiente, al PSOE le ha tocado liderar la oposición y eso es lo que hemos hecho, con decisiones más y menos acertadas y con posiciones más y menos entendibles. Hemos realizado innumerables propuestas, hemos ejercido la correspondiente labor de seguimiento y control del gobierno, hemos participado activamente en la confección de ordenanzas, hemos colaborado en la mejora de un documento como el PGO, hemos estado presentes en todos los barrios de la ciudad atendiendo demandas territoriales y sectoriales… Y hemos trabajado con mucha intensidad y dedicación, tal y como merece la ciudad, sus vecinos y vecinas, y la Institución.

    Y como ocurre en democracia, aunque nadie hablara con nosotros y los socios preferentes fueran otros, hemos apoyado algunas iniciativas y otras no. También, como no, hemos cuestionado aquellas actuaciones que no nos parecían adecuadas, empezando por la primera decisión que tomó Foro Asturias en 2011, cuando en un alarde de lealtad institucional expulsó a la oposición de los consejos de las empresas municipales, unos órganos que hasta entonces tenían representantes de todos los partidos políticos. Si lo que esperaban es que apoyáramos y aplaudiéramos cualquier proyecto del gobierno saliente, más que lealtad, lo que el presidente local de Foro reclamaba era sumisión.

     

     

Página 1 de 8412345...102030...Última »