Saltar al contenido
Portada » Últimas Noticias » El Ayuntamiento de Gijón suspende tasas y agiliza pagos como medidas temporales ante el COVID-19

El Ayuntamiento de Gijón suspende tasas y agiliza pagos como medidas temporales ante el COVID-19

  • El diseño de programas para contribuir a la recuperación económica, a la espera de que se conozca si se permite utilizar el remanente
Publicado en el Diario El Comercio: GIJÓN.
Créditos foto: Juan Carlos Tuero
Las dudas sobre el tiempo que durará el estado de alarma, sobre el impacto que tendrá finalmente en la economía de empresas y autónomos y en los propios ingresos municipales, sobre las necesidades que dejarán sin cubrir otras administraciones y sobre si se permitirá o no utilizar los remanentes de años anteriores para hacer frente a la crisis impiden al Ayuntamiento avanzar en la concreción de programas orientados a impulsar la recuperación económica una vez finalice la actual situación de excepcionalidad. «Cualquiera que adelantemos sería papel mojado», apuntan fuentes municipales. Desde el primer momento, en cualquier caso, se ha apostado por la adopción de medidas provisionales que ayuden a paliar el impacto del obligado cierre de negocios y, en algunos sectores, la paralización del grueso de la actividad.

Cuatro días después de la entrada en vigor del decreto del estado de alarma, pero con aplicación retroactiva hasta la fecha de su inicio, una resolución de Alcaldía dejó en suspenso el cobro de las tasas por la instalación de terrazas y por la ocupación de puestos en el Rastro y en el mercadillo de La Camocha.

La alcaldesa anunció también entonces la supresión temporal de una de las medidas fiscales más destacadas del último presupuesto, que es la puesta en marcha de un tipo diferenciado del IBI para propiedades con un valor catastral superior al millón de euros y que alberguen establecimientos comerciales, hoteles o locales de hostelería, actividades que más están notando el impacto de la crisis. «Hemos decidido suspenderlo hasta el próximo año», avanzó. Respecto al sector turístico, suprimió el cobro de las cuotas de los programas de calidad turística, a los que están adheridas 200 empresas.

Además, el Centro Municipal de Empresas dejó de cobrar el alquiler a las empresas que ocupan sus instalaciones en lugares como Cristasa y el Parque Científico y Tecnológico, y aprobó moratorias en la devolución de los préstamos participativos concedidos. La Empresa Municipal de Aguas, por su parte, aplicará «bonificaciones en las facturas de las empresas y autónomos que se han visto más afectados por la crisis», además de facilitarles el aplazamiento y fraccionamiento de pagos. Y también se ha dejado de cobrar el canon por las concesiones de las cafeterías instaladas en equipamientos municipales.

Por otra parte, intentan agilizar los pagos a proveedores para facilitar que dispongan de liquidez. El Centro Municipal de Empresas y la EMA, por ejemplo, se han fijado el objetivo de abonar las facturas que reciben en un plazo de una semana. Solo en el primer fin de semana tras la aplicación del estado de alarma, el Ayuntamiento abonó 1,3 millones de euros.

Además, se ha puesto en marcha una campaña para promocionar los comercios minoristas, principalmente de alimentación, que siguen abiertos y que preparan pedidos o incluso los llevan a domicilio.

X