• La reformulación del modelo recogido hasta la fecha por el Plan Especial tiene como objetivo el desarrollo de un modelo más verde, con parcelas más pequeñas y la reordenación de edificabilidad
  • La nueva superficie sumaría un total de 23.600 metros cuadrados entre zonas verdes y espacios libres ya previstos

La alcaldesa de Gijón, Ana González Rodríguez, se ha reunido esta tarde con los consejeros municipales de la sociedad Gijón al Norte (GAN), Aurelio Martín (IU), Rubén Pérez Carcedo (CS) y Alberto López Asenjo (CNA) a quienes ha presentado el nuevo modelo urbano para la gestión integrada de la APU-1A, en el ‘Solarón’.

En la reunión, en la que también han participado la concejala de Urbanismo, Dolores Patón, y los directores generales de Obras Públicas y Urbanismo, Pedro Fernández Guerrero y Gonzalo Canga, respectivamente, se ha presentado un modelo urbano cuyo objetivo prioritario es que la operación ferroviaria permita establecer una nueva ordenación sostenible, con una mejor integración con la fachada marítima de Poniente y el resto de elementos de la ciudad.

Para ello es indispensable un tratamiento de la APU-1A con mayor  verdificación del ámbito y un modelo de comercialización que permita incrementar sustancialmente la concurrencia en los procesos de venta de parcelas, superando los intentos de comercialización realizados hasta ahora. Asimismo, debe permitir igualmente una reordenación global de la edificabilidad, tanto de la torre de 20 plantas prevista, como de las restantes torres situadas fuera del ámbito de esta unidad.

La propuesta que se hace plantea el reajuste de la sección viaria de las calles Mariano Moré y Del Carmen, y la plaza de la estación de Langreo. Tiene como objetivo un incremento de las zonas verdes y de los itinerarios peatonales a costa de una significativa  disminución de las calzadas de doble sentido previstas en el proyecto aprobado inicialmente.

De esta forma, la sección destinada a tráfico rodado de doble sentido, pasa a ser de sentido único, al entender que de esta forma de adecúa mejor a las características del barrio limítrofe, y al no constituir los viales de la unidad un elemento de larga conexión urbana, ya que este papel debe jugarlo el vial situado en la calle San Crespo, que penetra hasta la calle Álvarez Garaya, algo que no contemplaba el Plan Especial.

 El resto del límite norte se transforma en conexión peatonal al servicio del barrio y del espacio de reserva de equipamiento que el Estudio de Detalle prevé entre las calles Mariano Moré-Numa Guilhou y la plaza Estación de Langreo.

La nueva superficie aumentaría 5.000 metros cuadrados en zonas verdes, pasando de 8.729 metros cuadrados a 13.729 metros cuadrados, que junto a los espacios libres ya previstos sumarían un total de 23.600 metros cuadrados.

Por último, el nuevo modelo de comercialización de la APU-1A  habría de plantearse dividiendo los dos lotes actuales H1 y H2, al menos, en dos sub-lotes (H1.1, H1.2 y H2.1, H2.22), permitiendo de esta forma que la concurrencia aumentase sustancialmente y repercutiendo así en una mayor confluencia de ofertantes, al acercarse los costes y el tamaño de la promoción, a un mayor número de posibles empresas.

Share This
X