• El Rey desnudo

    https://psoegijon.es/el-rey-desnudo/
    • Artículo del concejal del PSOE, César González, publicado hoy en El Comercio

    Han pasado ocho años desde Foro Asturias accediera a la Alcaldía de Gijón izando la bandera de la transversalidad que enmarcaba el proyecto político liderado por un veterano como Álvarez Cascos. El otrora General Secretario del Partido Popular cambió su chaqueta azul de toda la vida por una prenda multicolor que utilizaba para inaugurar la era de la “nueva política”, proclamar el fin de las ideologías y prometer trabajo a tres turnos. Ahí es nada.

    Pese a lo cruento de la batalla interna que originó la salida de Cascos de su casa, tras las elecciones de 2011, populares y foristas no tuvieron problema alguno en sumar sus votos para aupar a Carmen Moriyón a la Alcadía de Gijón y posteriormente compartir tonalidad de chaqueta para aprobar presupuestos, ordenanzas o lo que fuera menester.

    Ante la cercanía de la elecciones municipales de 2015, el fondo de armario fue ganando amplitud y se hizo sitio para una chaqueta verde que servía para agradecer el apoyo de VOX a la candidatura de Moriyón. Si el presidente de la formación de ultraderecha alertaba del gran peligro que suponía que Gijón cayera en manos de “la izquierda y del populismo más virulento” para justificar su incomparecencia en las elecciones, la regidora compartía el temor y agradecía el apoyo.

    Poco después, con los resultados electorales en la mano y una mayoría de izquierdas que ponía en riesgo el sillón de la Alcaldesa, ésta no tardó en encontrar una chaqueta morada en la esquina opuesta del armario para lograr una entente cordial, como diría Cascos, con los que hasta poco antes eran la grana amenaza para la ciudad. Bajo el lema de que “nos une más que nos separa”, defendió (también convenció) que tanto Foro como Podemos representaban la nueva política y que sus inquietudes eran similares.

    A la vista de lo sucedido en el presente mandato, donde tan pronto pactaba unos presupuesto con Podemos e IU como se presentaba a las elecciones generales con el PP o participaba en la foto de Colón, habrá algún mal pensado que considere que aquello de la transversalidad era un eufemismo y que estamos más bien ante un caso de travestismo político. Cualquier opinión es respetable, pero es indudable que el señor Álvaro Muñiz sigue la senda marcada por su jefa de filas.

    La mejor muestra de ello la tuvimos el pasado fin de semana con la presentación de su candidatura, donde se negó a sí mismo (no sabemos si se sonrojó o no) y llegó a sentenciar que no tenía nada que pactar con VOX. Es evidente que, tras los resultados de las elecciones generales, la cercanía a la extrema derecha no es conveniente y alguien sugirió al señor Muñiz que tomara distancia. Lo que probablemente nadie se atrevió a decirle es que ya no hay fondo de armario y que las chaquetas carecen de color. Quizá nadie le haya dicho al rey que está desnudo.

    Share

Comments are closed.