La alcaldesa de Gijón, Ana González, ha considerado necesario redefinir el programa “Mi Barrio” puesto en marcha para ayudar a la salida de la crisis mediante la compra en comercios de proximidad.

Tras conocer el bajo nivel de compras por parte de los potenciales beneficiarios, la alcaldesa ha considerado que este bajo nivel de gasto quizá se deba a la confusión de lo social con las políticas comerciales.

El Ayuntamiento deberá redefinir las cosas de otra manera, ha indicado la regidora, que ha afirmado que el año pasado las ayudas de emergencias pasaron de 600.000 a 4 millones de euros y en este ejercicio también hay un gasto importante, por lo que hay personas que necesitan ayuda.

Ha incidido, no obstante, en que el pasado año las ayudas de emergencia crecieron «exponencialmente», de 600.000 a cuatro millones de euros, mientras que en el presente ejercicio el gasto está siendo también «muy importante».

«Hay muchas personas que necesitan el apoyo de Gijón», ha recalcado la regidora, quien ha recalcado que quizás el confundir las políticas sociales con las comerciales sea lo que está detrás del no agotamiento del dinero disponible en este programa.

A su juicio, la política social debe ajustarse a las necesidades reales de las personas y no otra cosa. Ha aclarado, eso sí, que no quiere decir esto que no haya que dar apoyo al pequeño comercio, que cuenta con una importante ayuda en el presupuesto municipal, también para su digitalización

Share This
X