Saltar al contenido

Los patios escolares serán sede de la programación del verano de Gijón

El Ayuntamiento tomará los datos personales de los asistentes a los espectáculos para localizarles en caso de que haya un positivo

IVÁN VILLARGIJÓN.

Los patios y pistas deportivas de varios colegios de la ciudad servirán de escenario para parte de la programación del verano que prepara el área de Festejos de Divertia, que sigue a la espera del visto bueno de las autoridades sanitarias a una propuesta basada en la dispersión de los espectáculos a lo largo de la ciudad para evitar concentraciones masivas de público.

El proyecto presentado al Principado contempla dos tipos de escenarios: tarimas en distintos puntos de Gijón para actuaciones musicales de pequeño formato -similares a las que se suelen instalar para el programa de Arte en la Calle- y las mencionadas instalaciones escolares para actividades orientadas mayoritariamente al público infantil, como teatro y circo, pero también para proyecciones de cine al aire libre -se plantea un ciclo centrado en los años 80- y sin descartar tampoco conciertos en ellos.

Un elemento clave a la hora de elegir los espacios, y del que depende en gran parte la obtención del visto bueno de la Consejería de Salud, es la capacidad de la organización para controlar los aforos. Y no solo para poder garantizar el respeto a la distancia de seguridad entre los asistentes, sino también para saber, si días después de un espectáculo se detecta un caso positivo de COVID-19, qué personas pudieron estar en contacto con él y por tanto en riesgo de contagio. Con este fin, a la entrada de las actividades se tomarán datos como el nombre y el teléfono de los asistentes, que en caso de necesidad serían facilitados a los servicios de vigilancia epidemiológica.

Varios conciertos a la vez

Este control de accesos es fácil de poner en marcha en recintos acotados como los colegios -entre ellos estará el Honesto Batalón de Cimavilla- y en varios de los emplazamientos elegidos para la instalación de tarimas, como el Jardín Botánico Atlántico, el Tendayu del Pueblo de Asturias, la plaza de toros -los días que no haya actividades de Metrópoli- y uno de los espigones de Fomento. Hay otros espacios que aún generan dudas por la capacidad para acotar el acceso a los mismos. Lo que sí está también decidido es que los conciertos que se programen en un mismo día darán comienzo a la misma hora, para fomentar que el público se reparta por los distintos escenarios.

Por otra parte, el consejo de administración de Divertia dio ayer su visto bueno a la programación de julio, agosto y septiembre del Teatro Jovellanos. Reabrirá sus puertas el 17 de julio, con su aforo reducido a 200 personas, casi una sexta parte de su capacidad.