Saltar al contenido
Portada » Últimas Noticias » Que todo cambie para que todo siga igual

Que todo cambie para que todo siga igual

Artículo de la concejala Lara Martínez sobre el Festival Internacional de Cine de Gijón, publicado hoy en La Nueva España.

El recurso que les queda a aquellos que no son capaces de asumir sus errores y tomar decisiones, es pervertir el lenguaje y calificar de consenso y participación una decisión que responde simplemente a una falta absoluta de responsabilidad para con sus acciones políticas. Y el Consejo de Administración de Divertia del pasado viernes ha sido la muestra más evidente de ello.

Cuando los señores de Foro Asturias llegaron al Ayuntamiento de Gijón, una de las primeras decisiones que tomaron fue destituir al director del Festival Internacional de Cine de Xixón (FICX) y poner así punto final a un modelo de festival al que la crítica internacional miraba siempre con respeto, que los gijoneses esperábamos ansiosos cada mes de noviembre y del que nos sentíamos profundamente orgullosos. Aquella no fue ni siquiera una decisión política, fue una decisión profundamente ideológica que generó en la ciudad y en todo el panorama cultural del país, un profundo rechazo al fondo y a las formas.

Cuatro años después de aquel ataque a la línea de flotación de la cultura gijonesa, está más que demostrado que los peores presagios de quienes en aquel momento sintieron que algo en la ciudad se apagaba inexorablemente se han cumplido. El FICX ya no es el festival de cine independiente que era hace años, ya no es referente, no descubre nuevos talentos, no investiga, no es cita ineludible, ya no es casilla de salida de muchos títulos y directores noveles. El FICX se ha convertido en el destino frívolo que da espacio más a la promoción, a las pantallas, photocalls y caterings, que a la búsqueda del cine independiente, transgresor y atrevido.

De todo esto derivan los problemas mucho más mediáticos que en las últimas semanas han puesto al festival en el punto de mira. Los desfases presupuestarios de las últimas ediciones no son más que la muestra evidente de que el cambio de modelo no ha funcionado y que para no afrontar esta realidad, su director, el señor Nacho Carballo, ha contado con la carta blanca de FORO que el permitió hacer absolutamente todo lo que ha querido. Sin límite, sin criterio, sin objetivo más allá de que los flashes deslumbraran hasta hacer perder el recuerdo de que esto algún día fue un festival serio.

Pero por encima del señor Carballo, la adjunta a la gerencia de Divertia, la señora Teresa Sánchez, parece pasar los días sin enterarse de nada de lo que acontece en la empresa que gestiona y de la que fue máxima responsable hasta el nombramiento del nuevo gerente el pasado mes de diciembre. Pero es que su falta de diligencia ha supuesto muchos cientos de miles de euros de desfase presupuestario. Por encima de ellos, el concejal del ramo, el señor Martínez Salvador, lejos de exigirles responsabilidades, defiende a ultranza su gestión, en base a inexplicables argumentos. Quizás el hecho de que la señora Sánchez fuera en las listas de Foro Asturias tanto en estas elecciones como en las anteriores algo tendrá que ver. Que cosas…

Recordará el lector como quienes hoy están al frente del Ayuntamiento de Gijón, así como de las empresas municipales, llegaron con la cansina monserga de su experiencia en gestión, sus habilidades empresariales, su capacidad casi sobrenatural de hacer más con menos… Hoy, han demostrado sobradamente la falsedad de cada una de aquellas afirmaciones. Tal es así que en un repaso rápido de los últimos meses, entre el descalabro de los eventos veraniegos o de las dos últimas ediciones del FICX, la ciudad ha tenido que soportar pérdidas cercanas al millón y medio de euros. Casi nada.

X