• La alcaldesa confirma negociación de los presupuestos con la oposición

    Gijón, 10 sep (EFE).- La alcaldesa de Gijón, Ana González, ha confirmado este viernes que el gobierno local negociará con la oposición el proyecto de presupuestos con la intención de que sea aprobado con el respaldo mayoritario en el Pleno municipal.

    “Solos no podemos aprobar los presupuestos, este año vamos a presentarlos y negociarlos”, ha dicho González en declaraciones formuladas esta mañana en el Palacio de Congresos del recinto Luis Adaro.

    La alcaldesa ha asegurado que la negociación se hará “poniendo todo sobre la mesa” y los presupuestos van a ser “una decisión mayoritaria del Pleno”, porque el “objetivo” es sacarlos adelante.

    También ha admitido que el proyecto del Metrotrén “se está alargando”, pero ha atribuido la demora al cambio de proyecto del 2012 en el que se decidió modificar la ubicación de la estación.

    “No se puede ocultar la verdad, en 2012 se tendría que haber licitado la obra de la estación, habrá que preguntarle a Francisco Álvarez Cascos y a Carmen Moriyón”, ha expresado la alcaldesa.

    Según ha explicado, el proyecto actual está pendiente de la declaración de impacto medioambiental sobre el estudio informativo provisional del cambio de ubicación de la estación.

    “No sé cuánto van a tardar en hacer la declaración de impacto ambiental, porque eso depende de la complejidad de la obra y se está tramitando un expediente nuevo”, ha afirmado. EFE

  • El Ayuntamiento tramita sus presupuestos más sociales y complejos por la falta de apoyos

    Noticia publicada en el Diario El Comercio el lunes 9 de noviembre de 2020

    El pacto de concertación social fija el destino de 26,2 millones, un 10%, para medidas de Empleo y Promoción Económica

    El Ayuntamiento ultima el proyecto de presupuestos para 2021, posiblemente las cuentas de más compleja elaboración de los últimos años por la incertidumbre en torno a los ingresos y necesidades reales de gasto que genera el escenario cambiante de la pandemia. A ello se suman las dudas sobre los apoyos con los que puede contar el equipo de gobierno para su aprobación, toda vez que Podemos-Equo, cuya abstención posibilitó hace un año que las cuentas de 2020 salieran adelante, ya ha votado en esta ocasión en contra de las ordenanzas fiscales, que configuran los impuestos para el nuevo año y en el que la formación echó en falta la continuidad del denominado «IBI para ricos». PSOE e IU, no obstante, tienen tendida la mano de otros grupos, como Ciudadanos, para negociar un presupuesto en el que todos coinciden que debe de primar la respuesta a la crisis sanitaria y económica, tanto en lo que respecta a la atención social como al apoyo a las empresas más golpeadas por la pandemia.

    Para uno de esos retos, el de la reactivación económica y la recuperación del empleo, en mayo el Ayuntamiento suscribía con la patronal y los sindicatos más representativos el nuevo pacto de concertación social Gijón Reinicia, en cuyo diseño se tuvieron especialmente en cuenta las consecuencias de la pandemia, si bien entonces aún no se había aprobado la segunda tanda de restricciones a la actividad de hostelería y comercio. El acuerdo incluía compromisos de gasto para 2021 por un importe de 26,2 millones de euros en los programas de Promoción Económica, Empleo y Turismo, una cifra equivalente a aproximadamente el 10% del presupuesto que manejó este año el Ayuntamiento -sumados a los 233 con los que comenzó el ejercicio los 44,5 que se fueron incorporando a lo largo del año a través de remanentes- y que el equipo de gobierno debe respetar en su propuesta. En el apartado social, deben de terminar de redefinirse las nuevas ayudas sociales -este año no llegó a aprobarse como estaba previsto el programa que deberá sustituir a la renta social municipal- tras ver en 2020 cómo se disparaban las solicitudes de ayudas de emergencia.

    Empresas municipales

    Un capítulo sobre el que apenas hay margen de maniobra es el de gastos de personal, que se lleva cada año más de 60 millones de euros. O, lo que es lo mismo, casi una cuarta parte del presupuesto. Y en cuanto a las transferencias a las empresas municipales, será clave saber si es necesario incrementar la aportación a las que más han notado los efectos de la crisis sanitaria, como EMTUSA (que en 2020 recibió 10,7 millones, pero ahora necesita una inyección adicional) y Emulsa (que recibe cada año más de 20 millones). La de Divertia bajará, al pasar el Jardín Botánico a ser competencia directa del Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Medio Ambiente.

    En cuanto a las inversiones, debe garantizarse la financiación de obras en marcha como las de la nueva comisaría de la Policía Local y la escuela infantil de la calle Cabrales. A ello se suman la previsible licitación de las obras de reforma interior de Tabacalera y otros compromisos como las mejora en el parque de Isabel la Católica o en el cauce del río Piles.

  • Marina Pineda: “Lo más lógico es pactar el presupuesto con los grupos de izquierdas”

    Noticia publicada en La Nueva España el miércoles 7 de octubre de 2020

    “Podemos nos manifestó que no tiene líneas rojas”, asegura la concejala de Hacienda, que se compromete a analizar “propuestas de todos”

    J. M. Requena 07.10.2020 | 01:06

    “Entendemos que lo lógico y más normal es que el acuerdo se pueda cerrar con los grupos de la izquierda”. Así de clara se mostró ayer la concejala de Hacienda del Ayuntamiento de Gijón, Marina Pineda, al valorar los posibles pactos para que el Consistorio saque adelante las ordenanzas fiscales y los presupuestos para el año próximo. Esa fue la vía que siguió en 2019 el gobierno local (PSOE e IU). Podemos apoyó las ordenanzas y se abstuvo para que pudieran salir adelante las cuentas.

    No obstante, el anuncio de la supresión de la renta social y del IBI diferenciado para el próximo año -este último en base a la crisis económica derivada de la pandemia-, dos partidas de vital importancia para Podemos-Equo, parece a priori alejar posturas en la izquierda y acercar al equipo de gobierno al primer partido de la oposición: Ciudadanos. Una aproximación, similar a la que se da en el ámbito nacional, a la que no se cierra ni la formación naranja ni los socialistas.

    “En la negociación de presupuestos siempre hemos dicho que queremos que reflejen nuestro programa electoral, que es de izquierdas y tiene mayores coincidencias con los grupos de la izquierda”, enfatizó Pineda ayer. Aunque dejó claro que “estamos abiertos a propuestas de todos los grupos y les escucharemos a todos” para conseguir “que el presupuesto sea el mejor posible para la ciudad”.

    Aunque en un primer momento Podemos-Equo sí que dejó claro que sin IBI diferenciado ni renta social no se iban a sentar a negociar, Pineda aclaró ayer que el grupo municipal morada y verde “nos manifestó que no tiene líneas rojas en las conversaciones que ya hemos tenido”. “Sobre esa base comenzaremos a negociar”, apostilló.

    “El abanico para aprobar los presupuestos está abierto siempre”, reiteró ayer Pineda. Aunque sí que pareció relegar el ofrecimiento de Foro para apoyar al gobierno local en esa negociación a cambio de concesiones, como ayudas al empleo o la renta social. “Ya veremos”, se limitó a decir la concejala.

    La edil de Hacienda explicó que “aún estamos elaborando un proyecto que no está totalmente cerrado, porque estamos esperando a la concreción de las medidas del Ministerio”. “En función de eso veremos la cuantía final de los ingresos y cómo se pueden usar los remanentes”, concluyó.