• Unas 15.000 viviendas que se consideran vacías podrían aliviar los precios de mercado si se ponen en alquiler

    https://psoegijon.es/unas-15-000-viviendas-que-se-consideran-vacias-podrian-aliviar-los-precios-de-mercado-si-se-ponen-en-alquiler/

    El precio actual, los más caros en Asturias, aumentan el riesgo de exclusión residencial
    GIJÓN, 25 (EUROPA PRESS)

    Gijón registra unas 15.000 viviendas que se pueden considerar vacías o infrautilizadas, que si se pusieran en alquiler, al menos una parte, podría contribuir a rebajar los precios del mercado inmobiliario.
    Así se desprende de un Estudio de la Vivienda Vacía y en Alquiler, que ha sido presentado este lunes en el Consistorio gijonés por la concejala de Derechos y Bienestar Social del AYUNTAMIENTO DE GIJÓN, Natalia González, y el coordinador del estudio, José Pablo Calleja, de la Universidad de Oviedo.
    González ha resaltado que se trata de un estudio, encargado por el Ayuntamiento gijonés, que se hace, a su juicio, en el momento “adecuado”, al coincidir con la tramitación de la futura Ley de Vivienda.
    Será además una base para implementar nuevas medidas, dentro de las competencias municipales, si bien ha respondido, sobre un posible recargo en el IBI a las viviendas vacías, que obedece a una cuestión legal.
    Al tiempo, ha destacado que Emvisa lleva tiempo trabajando “duramente” en el aumento del parque de vivienda o con programas como ‘Xixón Alquila’, así como con otras medidas que favorecen el acceso a la vivienda, contando para ello con las entidades sociales.
    También está, entre las medidas, la adquisición de viviendas o la habilitación de locales como viviendas. Sobre esto, ha indicado que está en licitación la compra de cuatro viviendas y se quiere seguir en esa línea en 2022. A esto ha sumado que se está haciendo una redistribución de las viviendas existentes, para amoldarlas a las características de los inquilinos, como pueda ser en el caso de mayores que sean más accesibles.
    Calleja, por su lado, ha explicado que para el estudio han tomado de muestra 600 pisos (80 % aproximado de la oferta en alquiler de Gijón) y un cuestionario a agentes inmobiliarios de la ciudad y también entrevistas a profesionales de intervención social.
    Se ha tomado, además, de referencia para saber si las viviendas están vacías, los consumos eléctricos. También se ha hecho un análisis comparativo de las medidas municipales en materia de vivienda con otras ciudades de similar tamaño. Entre las carencias, está el que en Asturias no hay definición de vivienda vacía. Asimismo, ha señalado que los precios del alquiler son “elevados”, siendo Gijón la ciudad más cara en Asturias, con un precio medio de 576 euros al mes y el más repetido 550 euros. El más barato es de 350 euros mensuales.
    El estudio también refleja que la zona Centro y la Arena son los que tienen pisos más pequeños respecto al tamaño medio, si bien la mayoría son amueblados, tienen ascensor y dos habitaciones.
    No obstante, en la zona Centro y Este el alquiler supera los 600 euros mensuales, cantidad que se rebaja a 500 euros en la Zona Oeste y los más alejados del Centro.
    Por otro lado, ha apuntado que los propietarios de viviendas vacías optan más por venderlas antes que alquilarlas, debido a los miedos a impagos y destrozos.
    No obstante, Calleja ha incidido en que hay una percepción del riesgo mayor a la realidad, ya que no se dan tantos casos de impagos. Eso sí, debido a esa percepción piden más garantías y sacan a veces la vivienda a alquiler a un precio más caro.
    En cuanto a las entrevistas a profesionales de intervención social, ha apuntado que estos se quejan de que no hay coordinación con los juzgados en los casos de desahucios, e incluso alertan de que este otoño habrá un aumento de desahucios cuando acaben las moratorias legales.
    Respecto a las viviendas vacías, ha llamado la atención sobre que un 24 por ciento no tiene a nadie empadronado, unas 32.000, que no quiere decir que no viva nadie, según él. Ha señalado, además, que
    no han encontrado situación de hacinamiento en viviendas, salvo cuatro casos, lo que no quiere decir que no exista.
    Asimismo, ha indicado que el 85 por ciento de las viviendas (108.000) que tienen alguna persona empadronada se declaran como residencial habitual, y de estas 18 por ciento declaran a Hacienda que están alquiladas.
    Por contra, en el 65,5 por ciento de las viviendas donde no hay nadie empadronado, se declaran como residencia habitual, estando alquiladas un 23,8 por ciento.
    Teniendo en cuenta los consumos eléctricos, si se mira el percentil 5, consumo menor a 122kw/hora al año, hablaríamos de unas 7.000 viviendas vacías o infrautilizadas, y con un consumo algo mayor, pero aún así bajo, 15.000.
    Sobre los grandes tenedores de vivienda (más de 10 inmuebles), corresponden sobre todo a la zona Centro y son sociedades anónimas, por lo general. En e caso de grandes propietarios particulares, tienen menos viviendas y están más repartidas (19 el que más).
    Referente a las conclusiones, se alerta de que la situación hace que aumente el riesgo de exclusión residencial por no poder optar a una vivienda.
    También se ve importante implementar otras acciones o medidas, como controlar la escalada de precios del alquiler, reforzar garantías s los propietarios, movilizar vivienda vacía con incentivos y gravámenes, hacer un registro público de contratos y fianzas y también de morosos.
    A esto se suma el hacer un registro de vivienda vacía que sea obligatorio apuntarse a grandes tenedores –sociedades anónimas y limitadas–, apoyar la paralización de desahucios para gente de buena fe e incentivar la dación en pago, y hacer intervención social en los casos que se precise.

    Share

Comments are closed.