Skip to content
Portada » Noticies » «Xixón ye lo que ye por haber dáu a la cultura un papel fundamental»

«Xixón ye lo que ye por haber dáu a la cultura un papel fundamental»

Noticia: El Comercio, 3 de mayu de 2020.
Fotografía: Miguel Barrero, delantre del ordenador, na biblioteca de la so casa. Lleva confináu dende la primera quincena de marzu (El Comercio).

«Evidentemente, la Selmana Negra nun va poder ser como hasta agora. Pidiéronnos l’Antiguu Institutu para los alcuentros lliterarios» | Miguel Barreru, director de la Fundación Municipal de Cultura

Miguel Barrero (Uviéu 1980) lleva ensin allegar a les oficines de la Fundación Municipal de Cultural dende’l vienres 13 de marzu. Esta selmana presentó cola alcaldesa, el conceyal de Cultura y la xerente de Divertia un plan local para amortiguar el golpe de la industria cultural y creativo que califica de «realista». Nel planu personal, dedica’l tiempu confináu na so casa a «teletrabajar, lleer, escribir daqué y aprender a tocar la guitarra».

-¿Cómo se xustifica un plan de choque de cinco millones n’esclusiva para’l sector cultural?

-Porque ye un sector especialmente vulnerable énte esta crisis que, desque se decretó l’estáu d’alarma y hasta nun se sabe cuándo, quedóse ensin contratos y ensin ingresos de nengún tipu. Ye un sector que xenera abondo empléu porque la cultura nun son solo los actores de primera llínea y los grandes músicos que conocemos, porque hai muncha xente detrás que dexa que se desenvuelva esta actividá. Y porque la cultura ye un elementu fundamental na vida de les persones. La cultura ye la memoria de la humanidá y fabrícase día ente día. Amás ye un elementu que fai ciudá y Xixón en bona midida ye lo que ye güei por dar a la cultura un papel fundamental nes sos polítiques de los años 80 d’equí p’arriba.

-Pero sabiendo que nun hai recursos pa toos, ¿nun cree qu’otros sectores que mueven más empléu y actividá económica pueden sentise agraviaos?

-Nun creo que’l sector de la cultura tea percima del comerciu o de la hostelería, pero per debaxo tampoco. Tán al par. El Conceyu nun desoi a nengún sector. El que’l plan de choque de cultura sía’l primeru en presentase nun quier dicir nin que sía’l postreru nin qu’haya otres sectores que nun vaigan ser sofitaos. Lo que nun sé ye por qué la cultura siempres se ve como daqué secundariu o prescindible y la postrera del escalafón cuando nun ye asina na realidá.

-¿Qué midíes destacaría d’ente tola panoplia qu’inclúi’l plan de choque?

-De primeres, la medría nes ayudes por concurrencia al sector. Les ayudes a grupos profesionales de teatru y danza asitiar en 75.050 euros, lo que supon triplicar lo que se dio l’añu pasáu. Les ayudes a les artes plástiques y audiovisuales xuben a 52.550 euros y abrimos xuna llínea nueva pal sector editorial xixonés de 24.000 euros. Esa batería d’ayudes ye importante, como tamién lo ye’l compromisu de reprogramar lo que se tuvo qu’atayar col fechu de priorizar na contratación a les compañíes asturianes y españoles. Y creo que puede marcar un camín interesante les posibilidaes qu’abre la programación n’espacios urbanos que vamos tener que faer obligaos. Tamos nuna crisis bien fadiada, pero si échase-y imaxinación tamién puede xenerar soluciones o nueves idees de cara al futuru.

El votu de los actores
-Dalgún malpensante podría acotar que con estes ayudes puede texese o estrechar una rede clientelar con allegaes.

-Nun sé a quién voten los actores nin los músicos nin el escritores y tampoco m’interesa. No último que piensu, bonalmente, ye que si la xente del sector va votame por esto. Yo toi equí pa xestionar la política cultural y poder faer meyor o peor, pero en concencia nunca pensando en que si esti vota al PSOE o esti non.

-La oposición critícalos qu’esmolécense más nos anuncios de grandes midíes y que baxen poco al detalle.

-Eso ye falsu. Llevamos un mes pensando nesti plan. Hai que tener en cuenta xuna cosa. La situación actual ye bien variable y esixe xuna readaptación diaria o cuandoquier selmanal. Nesi orde lo primero foi cubicar en cuánto dineru podíamos amontar el sofitu directu al sector y una vegada afitáu eso les bases de les ayudes de concurrencia yá tán redactaes y espero que salgan puestu y tolo que s’anunció ta en fase de desenvolvimientu, porque otra cosa bona que va traer esto ye que vamos instaurar un protocolu de coordinación entre Divertia y la Fundación de Cultura que tendría de dir más allá de la crisis y la postcrisis porque se vio necesariu que les estructures culturales de la ciudá sían xuna.

-¿Cómo va afectar l’impactu de la crisis santiaria al desenvolvimientu cultural de Tabacalera y la definición del plan d’usos?

-Siguimos trabayando nel diseñu del proyectu y na idea de realizar llicitaciones por que’l centru cultural pueda empezar a funcionar nesti mandatu. Hai que tener en cuenta que nesto, como en tou, tamos trabayando casi nel alambre y la rede qu’hai debaxo mengua por momentos. Faer previsiones más allá d’unu o de dos meses ye complicáu porque nun sabemos a qué vamos a enfrentar.

-Como autor de ‘La tinta del calamar’ sobro la figura de Rambal y el so crime non resueltu, ¿qué-y paez la iniciativa p’amestar el so nome a Tabacalera?

-Que se reinvindique la memoria de Rambal paezme siempres estupendu. Vi la propuesta y nun tuvi muncho tiempu p’analizala. A mi gustaríame que’l centru cultural Tabacalera caltuviera como edifico históricu la so identidá cola alusión tanto lo que foi como a les muyeres que trabayaron nél. Pero qu’haya ellí una alcordanza a Rambal tampoco me paez mal y, inclusive, ye pertinente. Quiciabes podría llamase asina a la sala escénica. Nun ye incompatible xuna cosa cola otra.

-¿Puede antemanar cómo va ser la Selmana Negra d’anguaño?

-Evidentemente, nun va poder ser como yera hasta agora. Ellos tienen na cabeza delles opciones y xuna d’elles pasa por celebrar los alcuentros lliterarios nel Antiguu Institutu, pa lo cual yá pidiéronme permisu. Dempués d’evalualo espliquémoslos que nun hai problemes en que se faiga siempres y cuando que se diseñe un protocolu que dexe que tou se desenvuelva conforme a la normativa que tea vixente pa garantizar la seguridá de el escritores y la ciudadanía.

X