• DE DICTADURAS Y EXAGERACIONES

    • Artículo de opinión de  publicado en La Nueva España el miércoles 14 de octubre 

    Se preguntaba recientemente el concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Gijón/Xixón, el señor Alberto López-Asenjo, por qué los socialistas nos sentíamos acosados tras tomar medidas que tienen como principal objetivo beneficiar y mejorar la salud de nuestros vecinos y vecinas, y a la vez volvía a calificar al gobierno municipal de dictadura socialista. Curiosa manera la de preguntar algo y responderse al mismo tiempo con descalificaciones.

    Lejos de considerar un exceso esas declaraciones, añade ahora que la dictadura socialista que imagina es de carácter arquitectónico marxista, está dirigida por un politburó, evocando así el estilo soviético de gobierno, aunque calificándolo de cortijo para darle quizás un toque más castizo.

    Partiendo del supuesto bienintencionado de que la desbordante imaginación del representante del Partido Popular no le lleva al estado de nublar su visión de la realidad y que, por lo tanto, no cree realmente que esta ciudad esté dirigida por una dictadura del proletariado, sino por un gobierno municipal legítimamente constituido que toma sus decisiones dentro del máximo respeto a las normas democráticas, entiendo que lo que pretende el señor López-Asenjo con tal exageración es simplemente denunciar una supuesta falta dialogo del equipo de gobierno de la ciudad.

    Obvia que la ciudadanía gijonesa valida con un uso generalizado el nuevo espacio puesto a su disposición en el Muro -muy al contrario de lo que se pronosticaba-, que numerosos colectivos ciudadanos consideran necesarias estas actuaciones y que en muchas de las iniciativas desarrolladas en el ámbito de la movilidad que está impulsando el Ayuntamiento de Gijón/Xixón, se han introducido cambios sobre las propuestas iniciales, tras realizarse cuantas reuniones fueran necesarias. La propia plataforma creada ex profeso para oponerse a este cambio, actuando al margen de las asociaciones vecinales de la zona, que como es bien sabido no comparten su criterio, fue recibida tanto por los representantes del gobierno municipal como por los responsables orgánicos del PSOE.

    Conviene, por tanto, recordar una vez más que no compartir los criterios del señor López-Asenjo no nos hace a las y los socialistas ni menos demócratas ni más radicales, simplemente discrepamos en una acción que creemos necesaria al dar mayores garantías para la salud y el bienestar de la gente. Sí, en cambio, es preocupante que por su parte se utilice un tono cada vez más despectivo con quienes representan a opciones diferentes, o simplemente con quienes manifiestan opiniones que no coinciden con las suyas.

    Es cierto que vivimos momentos políticos muy polarizados en los que por parte de la derecha política todo se convierte en excusa para la confrontación y el bloqueo, y sinceramente se lo digo al señor concejal del PP: creo que ya tenemos bastante de eso en la política española. Podemos debatir sobre lo que hace o plantea el gobierno municipal, también sobre las diferentes alternativas para atender las demandas y aspiraciones de nuestro concejo o, por el contrario, dedicar todos los esfuerzos a ponernos etiquetas con palabras exageradas y vacías. Es probable que la ciudadanía valore más lo primero que lo segundo, pero de algo no cabe la menor duda: que depende de cada uno lo que podamos o queramos aportar a Gijón/Xixón. Las y los socialistas apostamos claramente por el debate público democrático, es decir, por el diálogo, pero sin distorsionar la realidad presente con viejos estigmas plagados de dictaduras y exageraciones.

    Iván Fernández Ardura

    Secretario General

    Agrupación Municipal Socialista de Gijón/Xixón

  • 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud

    • Artículo publicado en el diario El Comercio el miércoles 12 de agosto de 2020
    • Roberto Lena, Secretario de Organización de la Agrupación Socialista de Gijón/Xixón

    Juventud, la mera palabra nos lleva a años atrás con añoranza pero con la sonrisa fácil para quienes vivimos un periodo de nuestra vida llena de cambios, transformaciones, experiencias y vivencias que nos moldearon como individuos. A pesar de ello, no debemos olvidar a otras y otros jóvenes que tuvieron, y por desgracia sigue ocurriendo, una juventud marcada por la precariedad en el empleo, por los problemas familiares, económicos o sociales. La juventud de hoy ha vivido dos grandes crisis mundiales, una económica y la sanitaria de 2020. En la primera de ellas las y los jóvenes, junto con las mujeres, vivieron un momento marcado por la falta de oportunidades y de futuro. La mirada del gobierno popular de Mariano Rajoy, ajena a sus necesidades y las políticas orientadas más hacia los grupos de poder, llevó consigo una gran brecha económica, un rejuvenecimiento de la pobreza y un desencanto que hizo que nuestras y nuestros jóvenes con talento buscaran, por la falta de empleo, destinos lejanos, justo en esa edad donde la vida te suele dar el lugar en el que dibujar tu futuro.

    No podemos cometer los mismos errores en esta nueva crisis que les ha tocado vivir, y que nos sigue golpeando duramente. Y no lo vamos a hacer porque las políticas “sociales” del gobierno de Pedro Sánchez no son las mismas políticas “no sociales” del 2008. Este gobierno mira para la juventud a través de políticas que integran oportunidades para que la juventud haga la transición de su formación al mercado laboral. Invierte en sectores como el tecnológico, científico o medioambiental como elementos clave de sostenibilidad y desarrollo. Lleva a cabo medidas que favorecen la emancipación a través de mejoras para el acceso al alquiler, o el aumento de viviendas de suelo público. Realiza acciones en pro a la conservación del medio ambiente, herencia que dejaremos al irnos. En definitiva, un gobierno que sabe que la juventud no es la sociedad del mañana, es la sociedad del hoy, que precisa y necesita medidas adaptadas a sus necesidades para evitar lo ocurrido hace años.

    Por último, no quiero dejar de agradecer a nuestra juventud gijonesa su ejemplo durante el confinamiento. Necesitamos ese comportamiento ejemplar, necesitamos que seáis la barricada para frenar el coronavirus, necesitamos vuestra implicación en esta lucha. Por suerte, aunque sois menos propensos a los efectos de este virus que mata, no podéis llevarlo a vuestras casas donde abuelos, madres, padres no tienen ya vuestra fortaleza física. El hecho de no llevar puesta la mascarilla puede llevar a la muerte de quienes queréis y os quieren. Volved a ser ejemplares, volved a hacernos fuertes.