• Prórroga presupuestaria: ¿el fracaso del diálogo?

    • Artículo de la concejala del PSOE, Marina Pineda, publicado hoy lunes, 26 de noviembre, en La Nueva España

    Negociamos en todos los ámbitos de nuestra vida:cuando compramos un coche o alquilamos un piso; cuando nuestros hijos adolescentes nos piden ampliar sus horarios de salida; con nuestra familia para elegir el lugar de vacaciones o el menú navideño. Por eso, todos sabemos que el éxito de una negociación requiere una gran capacidad de diálogo y cesiones por todas las partes. Algo que la alcaldesa de Gijón parece ignorar.

    En los últimos meses hemos visto cómo el Gobierno de España y el del Principado de Asturias, con sus presidentes Pedro Sánchez y Javier Fernández a la cabeza, mantienen reunión tras reunión con los grupos políticos de la oposición para tratar de sacar adelante un presupuesto que refleje sus prioridades y atienda las necesidades más perentorias de la ciudadanía.

    ¿Alguien ha visto a la alcaldesa, Carmen Moriyón, en alguna reunión para negociar sus presupuestos? No, porque no lo ha hecho. Año tras año ha delegado en el segundo nivel de su gobierno la responsabilidad de sacar adelante las cuentas de la ciudad. Y tan solo lo ha conseguido uno de los cuatro años de este mandato, 2017, gracias al apoyo de XSP y a cambio de poner en marcha un programa, el de la renta social, que ha sido incapaz de mantener.

    La Alcaldesa de Gijón y su Concejala de Hacienda, Ana Braña, han demostrado sobradamente que carecen del requisito más esencial para negociar un presupuesto para la ciudad: voluntad de alcanzar acuerdos. Porque no demuestra voluntad de diálogo quien rechaza de plano cada una de las propuestas de la oposición, sin ofrecer ninguna alternativa ni ceder un ápice en sus planteamientos. Eso es lo que ha sucedido con los presupuestos de años anteriores, al menos en lo que se refiere a las propuestas del Grupo Municipal Socialista.

    Una falta de voluntad que se ha hecho más patente si cabe con el proyecto de presupuestos para 2019. Porque la Sra. Moriyón no ha hecho el más mínimo intento de negociar su proyecto. No ha habido ni una sola reunión con los grupos municipales, ni antes ni después de que la Junta de Gobierno aprobase un proyecto que consolida la política de recortes de Foro, con una reducción de más de 2 millones de euros en los programas sociales, una rebaja del 25% en los de empleo, un plan de inversiones que sufre un recorte de más de 4 millones de euros sobre las previsiones del Plan Económico Financiero y una dotación para las ayudas a fachadas que no llega ni al 50% de lo previsto, ya de por sí insuficiente.

    Las razones de esta actitud solo las sabe la Sra. Alcaldesa. Pero todo indica que ha perdido el interés por Gijón en su empeño por alcanzar cotas más altas. O tal vez se trate, simplemente, de incapacidad para presentar un proyecto creíble que fije prioridades y atienda a las necesidades de la ciudad, que son muchas.

    Lo que está claro es que la prórroga presupuestaria no es el fracaso de una negociación que nunca ha existido. Si en 2019 Gijón no tiene presupuesto será únicamente porque Carmen Moriyón y su equipo así lo han querido.

  • La derecha insiste en estigmatizar a quienes necesitan ayuda

    Las imágenes que hemos visto esta semana en los distintos centros municipales son la patente demostración que la política social desarrollada por Foro Asturias se basa en la caridad, la beneficencia y la estigmatización de la pobreza. La nueva convocatoria de la denominada Renta Social nos lleva al pasado con largas colas de ciudadanos y ciudadanas solicitando unas ayudas finalistas que en esta ocasión tendrán un presupuesto de 1,8 millones de euros en lugar de los 5,8 de 2017.

    El atasco generado en los distintos puntos de atención a la ciudadanía no está causado únicamente por el recorte, más bien machetazo, de 4 millones de euros. También tiene su raíz en el criterio poco explicable de que las ayudas se van conceder por riguroso orden de entrada en el registro municipal sin atender a otros criterios de prioridad o de reparto.

    Pero además del tijeretazo y más allá de la incapacidad ampliamente demostrada por el equipo de Moriyón, sobre lo ocurrido esta semana conviene realizar alguna consideración adicional. En primer lugar, queda patente que estas ayudas no son una renta por mucho que se empeñe FORO y por mucho que lo hayan repetido sus socios de Podemos. Son unas ayudas al consumo que, tal y como se ha demostrado, ni siquiera tienen garantizada una partida más o menos estable en los presupuestos municipales. Decir lo contrario es un engaño mayúsculo.

    Por otra parte, resulta lamentable e inadmisible que la ausencia de criterio del gobierno municipal haya provocado unas colas que son más propias de otra época. Ni quienes solicitan la ayuda, y que precisamente deben tener más protección, pueden sufrir una situación que les denigra como personas, ni el personal municipal tiene que aguantar una situación límite provocada por una falta de previsión absoluta. En algún centro municipal se terminó de atender a los y las solicitantes a las ocho de la tarde cuando el horario de cierre está fijado a las cinco.

    Tampoco podemos olvidar que el gobierno de FORO y sus socios nos vendieron está línea de ayudas como un nuevo hito, el “no va más “de la política social del siglo XXI, y con lo que nos encontramos son con las viejas colas de la beneficencia o la cartilla de racionamiento. Es decir,  nos llevan al siglo XIX o a los tiempos de la posguerra donde primaban la caridad, el asistencialismo y el señalamiento de quienes sufren la pobreza.

    Por último, hemos de señalar la irresponsabilidad de un gobierno, el casquista, que diseñó estas ayudas y una dotación inicial por un cambio de cromos que le permitió sacar adelante los presupuestos de 2017. Irresponsabilidad acompañada del oportunismo políticas de sus facilitadores, Podemos e IU, que entraron a un juego que ha servido para generar unas expectativas que no se han visto cubiertas.

    Hecha la crítica, volvemos a la casilla de salida. La primera propuesta que el PSOE llevó al Pleno en este mandato tenía que ver con la reordenación de las ayudas sociales existentes y con el diseño de otras nuevas, de forma que todas tuvieran un marco estable y que atendieran a las necesidades reales de las personas. Ese debe ser el punto de partida para desarrollar otras políticas sociales que apuesten por solucionar los problemas de fondo que viven las personas más vulnerables para que no se vean condenadas a depender indefinidamente de las prestaciones sociales.

  • Gobierno a la fuga

    • Artículo del concejal del PSOE, César González, publicado hoy domingo en La Nueva España de Gijón

    A estas alturas y atendiendo a su trayectoria al frente del Ayuntamiento de Gijón, nadie debería esperar gran cosa del proyecto presupuestario presentado por FORO la semana pasada. En el Grupo Municipal Socialista poco esperábamos y lo único que encontramos es la constatación de que el gobierno de Moriyón ha pasado de la respiración asistida a la carencia de signos vitales. Ni la inercia de los mandatos socialistas, ni el buen hacer de los y las trabajadoras municipales, ni la fuerza de una sociedad civil, la gijonesa, caracterizada por su empuje y dinamismo han sido suficientes para dar el último aliento al partido de Cascos.

    Es cierto que FORO ya había esbozado una hoja de ruta poco alentadora con su propuesta de Plan Económico Financiero. Igual de cierto es que la Alcaldesa y su concejala de Hacienda negaron hasta la saciedad que ese plan implicara recorte alguno, pese a que, negro sobre blanco, se anticipaba una importante rebaja en programas sociales, una reducción notable de las inversiones o un aplazamiento sine die en el pago de unas ayudas a fachadas que suman más de 60 millones de euros. Si bien, aplicando los principios de la Ley de Murphy, cualquier situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar.

    Y empeora, entre otras cosas, porque el gobierno municipal renuncia a utilizar toda la capacidad de gasto que le permite la  Ley de Estabilidad Presupuestaria, que ya no es mucha, y prefiere dejar 5 millones de euros en un cajón. Esta decisión provoca, entre otras cosas, que el presupuesto para inversiones en 2019 sea aún menor que el esperado y se quede en unos paupérrimos 9,5 millones que no dan para gran cosa, si acaso para dar una patada a seguir a unas cuantas actuaciones pendientes en la ciudad.

    Pero el problema no solo reside en el cuánto, sino también el qué y en el cómo. A modo de ejemplo, resulta sorprendente que para la remodelación de las avenidas Manuel Llaneza y Pablo Iglesias únicamente se presupueste su pavimentación y se renuncie a mejorar sus aceras (bastante deterioradas), a incorporar un carril bici o a buscar mecanismos para priorizar el transporte público, tal y como se recomienda en los documentos del Plan de Movilidad. Es decir, se opta por poner un parche de más de 500.000 euros (casi nada) que condicionará cualquier actuación en esas calles a corto y medio plazo.

    Tampoco se libra de este despropósito la participación ciudadana. Han pasado más de 10 años desde que los y las integrantes de los Consejos de Distrito tuvieran la posibilidad de realizar propuestas de inversión en sus barrios para ser ejecutadas por el Ayuntamiento de Gijón. El pasado año la mayor parte de las asociaciones vecinales de la ciudad optó por no presentar propuesta alguna para denunciar, entre otras cuestiones, la incapacidad del gobierno de FORO a la hora de completar las actuaciones comprometidas. La respuesta a ese plante vecinal es la renuncia a abrir este procedimiento en el presente ejercicio y en el proyecto de presupuestos de 2019 hay cero euros reservados para la ejecución de inversiones propuestas por el tejido asociativo de la ciudad en los distritos.

    Ni la Playa de San Lorenzo, con todo lo acontecido en los últimos meses en arenal gijonés, se libra de los recortes, pues el gobierno ha optado  por eliminar cualquier partida dirigida a estudiar con mayor profundidad la dinámica del principal atractivo turístico de la ciudad. Mientras la ciudad debate sobre si hay más o menos arena en la playa, lo que no hay es debate sobre si el gobierno municipal está o ya se ha ido. Como dijera la señora Moriyón mucho tiempo atrás, la fiesta terminó y ahora hay que pagar.

     

  • Gijón debe volver a ser un referente de ciudad innovadora

    • Artículo del Secretario de Economía e Innovación de la Agrupación Socialista de Gijón, Santos Tejón, publicado hoy en La Nueva España

    El reto de los próximos años en nuestra ciudad será canalizar todo el torrente tecnológico que estamos viviendo para recuperar nuestra posición de referencia y ejemplo de ciudad innovadora, este concepto debe ir más allá del concepto anglosajón de Smart City o ‘Ciudad Inteligente’.

    Una cuidad innovadora tiene que primar el servicio al ciudadano, por tanto como administración publica el consistorio debe gestionar esta tecnología para facilitar su vida y gestionar sectores claves como la sanidad, educación, bienestar y sobre todo en la economía y en el empleo.

    A parte de la iniciativa privada, Gijón ha contado durante todo este tiempo con dos herramientas clave como son el campus universitario y el parque científico tecnológico para convertirse en un referente tecnológico pero uno de los problemas que nos encontramos es la falta de planificación de infraestructuras para las empresas especializadas. Actualmente el parque científico tecnológico está saturado y la actual compra de suelo llega tarde para atender la demanda de posibles emprendedores que se quieran instalar.La falta de planificación para el desarrollo del entorno de Cabueñes y especialmente en la finca de la antigua Pecuaria por parte del equipo de gobierno municipal es inexplicable.

    Aunque el actual equipo de gobierno quiere vender los logros en cuanto a que Gijón es pionera de la compra publica innovadora, sin querer quitar méritos a su futura implantación,me temo que con la actual política de contratación municipal de Foro es difícil que esto llegue a ser algo tangible más allá dela realidad actual, es decir un plan de marketing. Valga el ejemplo que se dio en su presentación , el desarrollo de “Un pavimento para las aceras de nuestra ciudad que no rompa, que sea antideslizante, que no se manche”, tomando el arreglo del despropósito de las obras de Marques de San Esteban.

    Frente a todo esto los socialistas estamos trabajando en buscar soluciones. El concepto de innovación de las grandes compañías es difícil de compartir para el tejido empresarial español de Pymes, puesto que en muchos casos solo se llega a desarrollar un producto en 1 de cada 10 proyectos. Incluso para las grandes empresas este concepto es difícil de trasladar a directivos que solo busquen el beneficio inmediato.

    La Universidad debe de servir para ocupar este hueco no solo para la empresas implantadas en nuestro municipio sino a la hora de dotar de planes e ideas para Gijón, debemos fomentar la colaboración de nuestro municipio con las áreas de especialización de nuestro campus de Ingeniería.

    Creemos también en la necesidad de dotar a nuestra ciudad de servicios de interconexión y gestión de datos que faciliten la vida a los gijoneses y sobre todo tener en cuenta a nuestros mayores para que no se queden atrás tecnológicamente y desarrollando específicamente soluciones para ellos en nuestro planes de movilidad.

    Creemos que para investigar e innovar se debe empezar por el sistema educativo, colaborando con las administración local y autonómica para establecer programas de fomento de la ciencia (Semanas de la ciencia) en colegios e institutos y tratar de mejorar, dentro de las posibilidades de nuestras administraciones, las condiciones laborales de los técnicos e investigadores.

    Si tenemos en cuenta el ámbito estatal, a pesar de la notable reducción del presupuesto dedicado a investigación por parte del anterior gobierno del Partido Popular, la gran esperanza que los socialistas tenemos a día de hoy es que se logren los ambiciosos objetivos que el actual ministerio de ciencia e innovación tiene en mente, partimos con el actual ministro Pedro Duque de un plan estratégico que por primera vez en muchos años estará dotado de una base presupuestaria.

    En definitiva, Gijón fue en tiempos de gobiernos socialistas, cuando en 2010 recibió el distintivo de Ciudad de la Ciencia y de la Innovación, el primer municipio en España en captación de fondos destinados en programas innovadores y debemos recuperar estas iniciativas para volver a convertirnos en un referente nacional, por tanto debemos tener clara nuestra responsabilidad para que las administraciones publicas sean facilitadoras y multiplicadoras de la innovación ayudando a los emprendedores y emprendedoras que generan valor compartido en nuestra ciudad.

  • Posverdad

    • Artículo del concejal del PSOE, César González, publicado hoy en La Nueva España

    Mucho se ha hablado y escrito sobre la posverdad en los últimos tiempos, especialmente desde la victoria de Donald Trump en las presidenciales de Estados Unidos. La RAE define este término como distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales, lo cual nos lleva a pensar que sería injusto y falso afirmar que la posverdad empezó con el actual presidente norteamericano. Esa afirmación sería una posverdad.

    Casos de utilización de la posverdad en política hay muchos, y alguno muy cercano. Cualquiera se acordará de la resurrección política de Álvarez Cascos cuando en 2011 fundó Foro Asturias, una fuerza transversal, ni de izquierdas ni de derechas, que iba a preocuparse y ocuparse de lo importante con un trabajo a tres turnos y que iba a eliminar los privilegios de la clase política. Un relato muy simplón que fue bien acogido por un electorado que colocó en la presidencia asturiana a alguien que había representado lo más rancio de la clase política española durante más de 30 años. Un relato que se difuminó en muy poco tiempo cuando comprobamos que los tres turnos eran de media hora y que la mejor manera de dar solución a los problemas de los asturianos era dar la espantada a los nueve meses. Un cuento chino, más que relato, de una formación que se dijo transversal, pero que en el Congreso de los Diputados no ha hecho más que seguir la senda del PP a la hora de aplicar recortes, aprobar contrarreformas e incluso criticar recientemente la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos.

    Lamentablemente el último reducto de poder de Foro Asturias está en Gijón. Aquí el General Secretario tiene buenos discípulos que aplican esa máxima de la posverdad que dice que cuanto más grande sea la mentira que cuentas más fácil es que te crean. Una muestra la tuvimos en el último Pleno municipal cuando el concejal forista, el Sr. Martínez Salvador, dijo con desparpajo que con los gobiernos de Foro Asturias el desempleo había descendido mientras que en Asturias había ascendido. Una gran mentira, pues si se analizan los datos del desempleo en Asturias y en Gijón, desde que los casquistas gobiernan en Gijón el paro ha descendido un 12,72 % mientras que en Asturias el descenso ha sido del 13,62 % (datos extraídos del SEPE entre los meses de julio de 2011 y 2018). Es decir, que en Asturias, lejos de incrementarse, el comportamiento del desempleo ha sido mejor que en Gijón. O dicho de otro modo, si en Gijón la evolución del desempleo hubiera sido como en el resto de Asturias, en nuestra ciudad habría hoy 296 parados menos.

    También el joven concejal de Foro Asturias habló de la evolución de las cifras del turismo y vino a decir que Gijón es el motor de la recuperación del sector turístico en la región desde que Foro gobierna la ciudad. Una explicación que entra de nuevo en el terreno de la posverdad, ya que, según los datos de ocupación hotelera del INE, Asturias, entre 2011 y 2017, pasó de 1.451.994 a 1.753.383 visitantes (un 20,76 % más), mientras que Gijón, en el mismo periodo, pasó de 388.435 a 409.902 visitantes (un 5,53 % más). Traducido para el Sr. Martínez Salvador, la mejoría de los datos turísticos en Gijón desde que Foro Asturias gobierna es sensiblemente peor que en Asturias. Es más, si Gijón se hubiera comportado como el resto de Asturias, el pasado año hubiéramos recibido 80.769 turistas más en nuestra ciudad. Casi nada.

    Estos alegatos y alguno se enmarcan dentro de una campaña que trata de presentar a la Sra. Moriyón como una persona solvente en su carrera como candidata regional. Se puede decir que el pistoletazo de esa campaña lo dio la actual alcaldesa de Gijón en el acto inaugural de la 62 Feria Internacional de Muestras de Asturias con un discurso sobre las supuestas bondades de su gestión. Afirmaba con rotundidad en su intervención que “en siete años no subimos los impuestos”, una versión distorsionada de la realidad pues, si analizamos el índice de presión fiscal por habitante (ingresos de los capítulos I, II y III entre el número de habitantes), resulta que Gijón pasó de ingresar 482,81 euros por habitante en 2011 a 509,30 euros, lo que supone una subida del 5,49 %. Cabe reseñar que dos días antes fue aprobada una subida de las tasas de EMULSA de un 5 % para este mismo año.

    Es indudable que la Sra. Moriyón está en campaña y tiene todo el derecho del mundo a estarlo. Que nadie se preocupe por ello, pues la regidora decía recientemente que los proyectos más importantes estaban avanzados. La pregunta inmediata es: ¿cuáles? Pues eso, posverdad.

  • FORO frena el deporte

    • Artículo de Alberto Ferrao, secretario de Cultura y Educación de la Agrupación Socialista de Gijón

    En el pleno del Ayuntamiento de Gijón del pasado 1 de agosto estaban incluidas diferentes modificaciones presupuestarias que condicionaban el futuro de nuestra ciudad. Modificaciones que, por las carencias de FORO en la gestión del dinero público y su incompetencia a la hora de llegar a acuerdos, se están haciendo recurrentes en esta legislatura, y más durante el último año. La gestión económica y financiera de FORO ha sido nefasta para los intereses del conjunto de la ciudadanía. Estos ocho años de gobierno de Carmen Moriyón, permitido en la última legislatura, que no se nos olvide, por Xixón Sí Puede, ha hecho retroceder a Gijón hacia niveles desconocidos para mi generación. El gobierno municipal está destartalando una ciudad pionera en proyectos culturales, sociales, educativos, está frenando a una ciudad dinámica, viva, activa, está llenando Gijón de una total falta de gestión y liderazgo político, imposible de ocultar con vaivenes, titubeos, modificaciones presupuestarias y acciones descoordinadas.

    El Partido Socialista presentó una enmienda para llevar a cabo la propuesta solicitada por los vecinos y vecinas de Gijón a través de los presupuestos participativos 2016, el Complejo deportivo de La Calzada. La enmienda pretendía modificar el destino de un millón ciento setenta y nueve mil euros para inversiones en la empresa EMULSA por un millón noventa y un mil euros para la remodelación del complejo deportivo, obra incluida en el anexo de inversiones del presupuesto municipal 2017. Una enmienda presentada con el rigor de quien tiene la responsabilidad de hacer una oposición constructiva para la ciudadanía, con el conocimiento de que EMULSA tiene crédito en sus arcas para la realización de inversiones (y que históricamente nunca ha tirado del presupuesto municipal para las mismas) y pensando que FORO quiere salvar un techo de gasto que el mismo empequeñeció, alejado de las necesidades más acuciantes de la ciudadanía.

    El silencio de FORO durante estos años ante un proyecto prioritario para garantizar la práctica deportiva en la zona oeste de la ciudad podría llegar a considerarse despectivo hacia un barrio con una gran participación cultural, deportiva y social, y un enorme sentimiento y arraigo de ciudad.  La aprobación de esta enmienda por la mayoría del pleno, llevó a FORO a retirar la modificación presupuestaria, evitando así que el proyecto pueda realizarse. De esta forma, FORO ha paralizado la mejora de la vida de un barrio, ha metido en un cajón la adecuación de sus instalaciones deportivas y ha demostrado la falta de sensibilidad de Carmen Moriyón hacia La Calzada.

  • Moriyón abandona Gijón

    Opinión - Lara (Faldón)

    • Artículo publicado por la concejala Lara Martínez en La Nueva España el 7 de agosto de 2018

    Decía el pasado sábado Carmen Moriyón en su facebook “Hoy he podido presenciar en primera persona la salida del Descenso del Sella”. Se le olvidó detallar que había podido hacerlo a costa de despreciar a su propia ciudad y a lo que el Museu del Pueblu d’Asturias significa para ella. Ese mismo día y a esa misma hora, debía celebrarse el Acto Institucional conmemorativo del 50 aniversario de uno de los equipamientos culturales de Gijón por excelencia. Y la señora Moriyón lo sabía desde hacía días, pero no había considerado procedente la presencia en el mismo de la máxima autoridad de la ciudad, es decir, su propia presencia. Le bastaba un secundario, secundaria en este caso, para cubrir el expediente. Alguien debió de explicarle el viernes por la tarde que en semejante efeméride la presencia de un concejal no era suficiente. Preocupante, a la vez que lamentable, es que a la alcaldesa de Gijón alguien deba detallarle qué es importante para Gijón. Quizás no sea consciente la Sra. Moriyón de que antes de su llegada, esta ciudad ya tenía una historia que tiene la obligación de conocer y respetar. Con torpezas de este tipo demuestra que ni una cosa ni la otra. En esa dinámica tan de quienes dicen estar de paso por la política, con la excusa de lo efímero, ni se conoce ni se respeta todo aquello que no se traduzca en una oportunidad para el autobombo. Y la alcaldesa ha dado perfecta muestra de ello una vez más. En la línea de aquello a lo que nos tiene acostumbrados, comenzó el viernes noche una retahíla ridícula de argumentos para justificar lo injustificable: que si un problema técnico, que si la indisposición de una persona, …, para finalizar en el descubrimiento de un nido de avispas que aún ni existía cuando se redactaban los sucesivos comunicados pretendidamente exculpatorios. Reconózcalo señora Moriyón, y dejen de hacer el ridículo con excusas peregrinas, según su criterio era mucho más mediático estar en el Sella que en el Museu del Pueblu d’Asturies. Prioridades de alcaldesa… Así pues, Cámara de Comercio, familia de Luis Adaro, artistas participantes en la celebración, personal del museo, ciudadanía interesada en asistir…, rehagan sus agendas! Si no argaya nada, la alcaldesa de Gijón acabará encontrando un hueco para Gijón en su apretada agenda de candidata autonómica.
    Con un mandato municipal amortizado con el beneplácito de sus leales socios morados, la Señora Moriyón dispone ahora de tiempo y medios para dedicarse a posar allá donde crea que puede obtener algún rédito. Erigida en la única baza de Foro Asturias para su dudosa supervivencia en el panorama político asturiano, la todavía alcaldesa de Gijón se pasea por Asturias, acompañada siempre de cohorte municipal, obviando el primero de sus incumplimientos, el de su paso circunstancial por la política. Con sonrisa y sin sonrojo Moriyón abandona Gijón. Aquí se quedan problemas sin resolver, retos sin afrontar y una ciudad sumida en el letargo por la indolencia de un equipo de gobierno, encabezado por ella misma, que en detrimento del ejercicio de sus responsabilidades municipales, ha decidido destinar todos sus esfuerzos a aupar la candidatura autonómica de la señora Moriyón. La tradición dice que el capitán debe ser el último en abandonar el barco. En Gijón, la alcaldesa, lejos de trabajar por los intereses de la ciudad hasta el último minuto, ha decidido ser la primera en abandonar este barco sin rumbo que es nuestra ciudad. Para no sentirse identificada con la política, como aún declara sin sonrojo, la señora Moriyón ha optado por lo más político que puede haber en un año como el presente, una campaña electoral, que ella ya ha dado por comenzada y que durará diez meses en su caso. El Museu del Pueblo d’Asturies ha sido el primer ejemplo del abandono que esto supone. Y no será el último.
  • 50 años para celebrar

    Artículo publicado por Roberto Lena, Secretario de Organización de la Agrupación Socialista de Gijón/Xixón en El Comercio el lunes 6 de agosto

    El Muséu del Pueblu d´Asturies celebró el pasado fin de semana su cincuenta cumpleaños. Lo intentó celebrar como es él, de manera tradicional, abriendo sus puertas e invitando a su casa a todo quien quisiera unirse a la celebración para hacernos sentir, de una u otra manera, parte de su historia. No pudo ser. Horas antes, el despropósito de este gobierno volvió a grabar otra muesca en nuestra ciudad con la suspensión de los actos conmemorativos.

    Yo crecí con la fotografía. Mi infancia está llena de negativos, de fotos en blanco y negro, de líquidos mágicos que convertían el papel en imagen bajo una gran luz roja, de recuerdos capturados en un momento, quizás por eso siento al Muséu del Pueblu d´Asturies tan cercano. Hace años las paneras, los hórreos y casas solariegas configuraban más un espacio de paso que museístico, pero a mediados de los noventa, bajo los gobiernos socialistas de Vicente Álvarez Areces y Paz Fernández Felgueroso, se empezó a levantar con la rigurosidad y modernidad que enseña hoy. Para un hijo de fotógrafo y amante de la fotografía, perderse en las exposiciones que año tras año programan en sus salas es un deleite que se debe saborear con la calma propia del museo, es encontrarse dentro del saber histórico que emana gracias a una extensa y excelsa colección, es vivir Asturias a través de la mirada hacia el pasado, hacia nuestras costumbres, hacia nuestro arraigo.

    El Muséu del Pueblu d´Asturies es un privilegio para los gijoneses y gijonesas y para todo el Principado. Sus fondos, conseguidos con rigor y profesionalidad, son una riqueza patrimonial que permiten conocer la historia de nuestra región a través de lo cotidiano, sus investigaciones, merecedoras de reconocimientos, escarban en nuestro pasado para entenderlo, conocerlo y conservarlo, las donaciones de particulares dan una imagen de lo arraigado que está el museo en Gijón y del respaldo que tiene por parte de la ciudadanía. Cartas, testimonios orales, fototeca, gaitas, instrumentos de labranza, documentos, carteles… colecciones fundamentales y un personal minucioso y amante de su función museística, configuran un museo de Gijón para Asturias.

    La cabecera de la red de museos etnográficos del Principado cumple años, y Gijón tiene que agradecer a Luis Adaro su visión conservadora en aquellos tiempos, a los trabajadores y trabajadoras del museo durante estos años, y a Juaco López, figura clave del equipamiento, con el que el museo está consiguiendo su época de mayor esplendor, convirtiéndolo en un equipamiento moderno y dinámico que no merecía, en fecha tan especial, tal despropósito por parte del gobierno municipal de Carmen Moriyón.

  • ¡QUÉ LAMENTABLE!

    Artículo del Secretario General de la Agrupación Socialista de Gijón/Xixón publicado el viernes 3 de agosto de 2018 en La Nueva España

    La historia del gobierno de FORO en Gijón es la historia de una desidia. Cuando en el futuro alguien haga un repaso de lo hecho en estos años no encontrará que contar. Dos ejercicios políticos baldíos, mucha ineficacia, poco trabajo y ningún interés por la ciudad.

    De aquellos famosos tres turnos nada supimos, lamentablemente todo se quedó en medias jornadas y en tiempo perdido, en esconder la cabeza como los avestruces ante los problemas, sin aportar soluciones ni propuestas. Todo lo que da trabajo es responsabilidad de otros.

    Pero la situación de este verano en la playa de San Lorenzo está siendo el colmo de la dejadez y la inutilidad. No vamos a dudar de los análisis de la calidad del agua de baño que han realizado tanto los técnicos del ayuntamiento como los del Principado y que parece permiten que el agua cumpla unos parámetros mínimos para el baño, pero los incidentes ocurridos en nuestra playa, las continuas manchas de residuos son injustificables y dado el valor simbólico, medioambiental y económico que tiene San Lorenzo, razón suficiente para dimitir una alcaldesa que, además, se ha nombrado a sí misma concejala de medio ambiente.

    Los vertidos y manchas de fecales y residuos del mes de junio y los que aparecen y aparecerán cada vez que haya grandes lluvias o tormentas, tienen varias razones de ser, pero hay una fundamental, de responsabilidad municipal, que no tiene ninguna posible explicación política: la falta de un Pozo de Retención de Aguas de Tormenta del este en el entorno del parque de los Hermanos Castro.

    Este proyecto ya estaba previsto entre las actuaciones inmediatas que iba a ejecutar la Empresa Municipal de Aguas (EMA) hace ocho años. Ya en ese momento se había determinado su urgencia como acción complementaria a otra obra, que a pesar de estar ya aprobada FORO tardó casi cuatro años en ejecutar, el colector desdoblado de Viesques, hecho con el objetivo de evitar inundaciones y problemas en ese barrio de Gijón, y que, sin el pozo de tormentas del este, tiene limitada la eficacia de su funcionamiento.

    A mayores, el gobierno local y quienes los apoyan, no supieron actuar ni exigir al gobierno del PP, durante estos ocho años, agilidad y efectividad en relación a la Depuradora del Este. Estaban tan alejados de la realidad y de los intereses de Gijón que no tuvieron ninguna duda. FORO y PODEMOS, los mismos que estas semanas han estado quejándose del estado de la depuración, rechazaron en el Pleno municipal una iniciativa socialista para reclamar al Ministerio de Medio Ambiente que pusiera en marcha el desarenado y el desengrasado con celeridad, así como que resolviese sin demora la elaboración de una nueva evaluación ambiental.

    Parecía que el problema no iba ni con el gobierno municipal ni con su concejala del medioambiente, nunca nada va con ellos, son otros los que tienen que solucionar los problemas. Por no estar no estaban ni en la reivindicación, al fin y al cabo el gobierno de la nación, del PP, y el de la ciudad, de FORO, tenían muchas cosas en común y ninguna pasaba por atender los intereses de Gijón.

    Pero además de toda esta desidia y falta de trabajo que al final están perjudicando el funcionamiento y el crecimiento económico y social de Gijón, están también las malas acciones, todo lo que se hace con el fin de deteriorar los instrumentos positivos que el ayuntamiento de Gijón tenía, y afortunadamente en muchos casos se siguen manteniendo, para gestionar muchos de los proyectos de ciudad que estaban en marcha hace ocho años.

    Por ejemplo el ciclo integral del agua, que se llevaba a cabo desde la Empresa Municipal de Aguas. Durante los mandatos de FORO, las inversiones en saneamiento, abastecimiento, etcétera han casi desaparecido, han bajando más de un 43%. Los beneficios de la EMA, que siempre fueron importantes, siempre volvieron a los gijoneses en forma de inversiones, necesarias para tener unas redes de abastecimiento y de saneamiento modernas, sin pérdidas, con calidad, para ir acometiendo obras y nuevas inversiones en drenaje urbano que evitasen las consecuencias indeseadas de las grandes tormentas y los periodos climáticos difíciles.

    En el año 2011 en la EMA quedó diseñado un gran plan de actuación sobre todo el área urbana de la ciudad, con un importante número de proyectos para desarrollar, debidamente ordenados y planificados, y que sólo debían ir siendo contratados, atendiendo a la situación presupuestaria anual de la empresa. Tenía también entonces un equipo técnico de probada capacidad y experiencia. La persecución que se llevó a cabo contra algunos de estos técnicos y, consecuentemente, la pérdida de algunos de ellos repercutió negativamente sobre la eficacia de la empresa, de ahí que los nuevos “irresponsables” que FORO puso al frente, la única decisión que tomaron esos cuatro primeros años fue la de paralizar las inversiones..

    Si en vez de perder el tiempo y el dinero de la EMA en persecuciones banales de técnicos y antiguos responsables, se hubiera trabajado pensando en el bien de Gijón, hoy el problema de la playa de San Lorenzo sería mucho menor.

    De todo esto hoy empezamos a hablar de consecuencias. Mientras PODEMOS reclama una Comisión del Agua, se olvida, no sabe, que desde el año 1991, hay un Convenio tripartito de las tres administraciones para el Plan de Saneamiento, y que en estos siete últimos años, tan cruciales para la ciudad, no se ha celebrado ni una sola reunión.

    Sinceramente los socialistas de Gijón sabemos que ni la Sra. Moriyon, ni sus apoyos, van a aportar soluciones a los problemas de nuestra ciudad. Como siempre la alcaldesa eludirá responsabilidades, mirará hacia otro lado y esperará que otros le hagan el trabajo. Como siempre se olvidará que los alcaldes deben enfrentar los problemas en primera fila y que no está entre sus usos el esconder la cabeza como las avestruces.

  • Generar falsas expectativas

    • Artículo de la concejala del PSOE, Marina Pineda, publicado en La Nueva España

    La pasada semana el Pleno del Ayuntamiento de Gijón debatió sobre la difícil situación que afecta a las viviendas del Grupo 52 de La Camocha. Unas viviendas incluidas en el plan de liquidación de la empresa, aprobado hace años por el Juzgado y que ahora llega a su fase final, con la venta de todos los bienes, directamente o, si ello no es posible, en subasta pública.

    Conscientes de la difícil situación que  viven muchos y muchas de las inquilinas de estas viviendas, desde el Grupo Socialista hemos realizado varias gestiones (y lo seguiremos haciendo) para buscar una solución satisfactoria y viable para estas personas. Ese ánimo fue el que nos llevó a presentar varias enmiendas a la iniciativa sometida a debate.

    Porque la solución, sea la que sea, estará condicionada por el marco legal que regula la adjudicación de viviendas públicas del Principado de Asturias. Tal y como explicó nuestro Portavoz en el Pleno, fuera de esa normativa no hay espacio.

    Insistir en que hay posibilidades de acceder a una vivienda pública sin respetar las reglas que regulan su adjudicación es crear falsas expectativas a los y las vecinas de La Camocha.Queramos o no, nos guste más o menos, si las viviendas son adquiridas por una Administración, sea el Principado de Asturias o el Ayuntamiento de Gijón, pasarán a formar parte del parque público de vivienda y su adjudicación, mediante una venta o un alquiler, social o no, estará sometida a la legalidad y deberá tener en cuenta la situación de cada una de las personas afectadas, en este caso muy variada. Por poner un ejemplo concreto de un aspecto que recoge la normativa actual, nadie entendería que se buscara una alternativa habitacional, en el caso de que no consiguieran mantener sus viviendas, o que se vendieran o alquilaran estas casas en condiciones favorables, si alguno de los inquilinos o inquilinas es propietaria de otro inmueble.

    El PSOE no pretende meter a todas las personas afectadas en una bolsa para solicitar viviendas de emergencia, simplemente se trata de buscar soluciones que no vulneren la legalidad y, por tanto, de dar a las personas afectadas la seguridad de una adjudicación de vivienda jurídicamente incuestionable.

    Del mismo modo, plantear que desde las administraciones públicas se encarguen tasaciones para revisar los precios es una ficción que para nada contribuye a buscar un arreglo satisfactorio. Es cierto que las tasaciones son elevadas para la situación actual del mercado, pero la fijación del precio de venta es algo que compete en exclusiva a los administradores concursales y al juzgado mercantil. Es más, ya que se pone como ejemplo lo sucedido en Ciñera de Gordón, allí la adquisición de los inmuebles y su posterior venta se realizó al 50 % del precio de tasación, de igual modo que se plantea para La Camocha. Cuestión aparte es que la tasación del Grupo 52 se realizó en otro momento y que el valor de una vivienda en La Camocha es mayor que una en Ciñera.

    Dejando a un lado los aspectos legales, lo más sorprendente del Pleno fue el rechazo a una enmienda del PSOE que abría la posibilidad de que el Ayuntamiento de Gijón pudiera participar en una posible adquisición de las viviendas con un texto muy claro: Instar al Gobierno del Principado y al Gobierno Municipal a realizar las gestiones oportunas por todas las vías posibles para la adquisición de las viviendas afectadas a precios adecuados y no superiores a los existentes en el mercado y proceder posteriormente a esta adquisición a ceder las viviendas a las actuales familias afectadas a través de un alquiler social o la venta, de acuerdo a la normativa por la que se regula la adjudicación de viviendas públicas en el Principado de Asturias.

    El actual Gobierno Municipal comenzó este mandato hablando de adquirir viviendas para ampliar el parque municipal, precisamente para atender a situaciones como la que ahora viven los vecinos y vecinas de La Camocha. Por ello, a nadie debería extrañarle esta propuesta, que pide la implicación real del Gobierno Municipal en la búsqueda de soluciones. Porque lo importante es eso, buscar soluciones que den respuestas posibles a la difícil situación en que se encuentran los vecinos y vecinas de La Camocha.

     

     

Página 2 de 1012345...10...Última »